Colombia. ELN: Balance 2016

Publicidad

Otro Orden Mundial, ¿Sin Guerra?

El año que termina deja al 2017, un proceso en que de la crisis económica global, se pasa a la crisis política, mientras por el lado va la crisis de refugiados y el desenlace de las guerras en el Medio Oriente y el Norte de África (MENA).

Después de la crisis financiera de 2008, ha crecido rápidamente la acumulación de riqueza en pocas manos; ahora el 1 por ciento de la población súper rica, posee el 51 por ciento de la riqueza mundial, mientras el 50 por ciento de la humanidad sólo posee el 1 por ciento. Pero llegó al límite la fórmula de mantener tasas bajas de interés e inyectar grandes masas de dinero a la especulación financiera, por lo que el sistema capitalista busca nuevas maneras de extracción acelerada de riqueza. Simultáneamente, la desigualdad social crece sin cesar y con ella el descontento de la mayoría de la sociedad. Por esto, la proliferación de referendos y los resultados negativos que resultan; lo que evidencia la profunda crisis de democracia, que sufre el sistema dominante.

En los Estados Unidos, la crisis económica y como cabeza imperialista, abrió paso a opciones de plutócratas, como Trump, el nuevo presidente; y en el viejo continente, parece abrirse un camino de desintegración de la Unión Europea, tras las pérdidas de los referendos de Gran Bretaña e Italia.

Al tiempo que en la guerra en Siria, se cierra un ciclo en que las tropas de Assad, apoyadas por Rusia durante los últimos 15 meses, logran vencer al Estado Islámico, sostenido por la OTAN y sus aliados árabes, encabezados por Turquía, Arabia Saudí y Qatar. Ni en Siria ni en Irak, pudo imponerse la estrategia de guerra de los EEUU. Con desastres peores, esta estrategia también deja hundidos a países otrora prósperos, como Libia.

Estas nuevas realidades obligan a la OTAN a ajustar su estrategia, para dejar de ser sólo de confrontación con Rusia, y comienza a incluir niveles de cooperación con ella, en base a intereses comunes.

Por esta vía, la recomposición de los bloques de poder mundial, entra en una fase en que la globalización económica, recibe críticas agudas desde sus impulsores estadounidenses, ya que Trump anuncia el abandono de Tratado Trans Pacífico (TPP); lo que favorece la iniciativa de las potencias agrupadas en el BRICS, tras los acuerdos financieros y comerciales, de su VIII Cumbre de octubre pasado.

La crisis del capitalismo neoliberal y la declinación imperialista de los EEUU, propulsa una reacción conservadora en todo el mundo, que en América Latina y el Caribe cobra especial fuerza, por tratarse de la esfera de influencia inmediata del imperio norteamericano.

“Fea y marcada por astros adversos, esta era que se abre con el ascenso de Trump y el deceso de Fidel”, se lamenta la escritora Laura Restrepo [*].

La destitución de la presidenta Roussef, por la vía de un golpe parlamentario, muestra la prioridad de los EEUU, que es revertir los avances de los gobiernos progresistas de la región, así tengan que aliarse con políticos de le extrema derecha mafiosa como Capriles, Temer, Macri y Peña Nieto; con los que ha capturado a Mercosur y expulsado a Venezuela de su seno.

Mantener las instituciones de integración política y económica de América Latina y el Caribe, basadas en los objetivos comunes como Patria Grande, es la primera necesidad de los pueblos, tanto para enfrentar la reacción imperialista, como para tratar con las potencias mundiales, que aumentan su presencia en la región.
_____

[*] “Nuestro mejor sueño”, Laura Restrepo, diario Página 12, 29 de noviembre de 2016.

—————————————

El Cuento Navideño de la Economía

El ambiente no daba para muchas celebraciones, por lo que el coctel que se tomaban los ministros, no les sabía a bueno.

En el año que termina, el crecimiento de la economía, por segundo año consecutivo, resultó la mitad de lo esperado. El ingreso petrolero fue nulo. Las exportaciones e importaciones siguen cayendo y el balance comercial sigue siendo negativo; mientras el desempleo se acerca al 10 por ciento, evidenciando que la industria y la agricultura siguen postradas.

– Nos quedan los baldíos, dijo un ministro.

-Los extranjeros no vendrán a invertir en agronegocio, sin que primero se desmovilice la guerrilla, agregó otro integrante del consejo de ministros.

-Pero la pérdida del plebiscito, ¡deja mal parado al gobierno! Expresó el más realista de los burócratas allí reunidos.

Y el de Hacienda respondió, no importa, porque la confianza de los inversionistas se mantendrá cuando apliquemos esta reforma tributaria.

– El ‘hueco fiscal’ terminó siendo un barril sin fondo -continuó diciendo-, porque ya hemos hecho varios recortes a los gastos del gobierno y la Comisión de sabios tributarios ideó la reforma más drástica posible contra las clases medias y bajas, pero el déficit fiscal sigue siendo alarmante.

– Y las exenciones de impuestos a las empresas, ¿cómo van a seguir? Se atrevió a preguntar la encargada de asuntos laborales.

– Inalteradas, para que vengan nuevos inversionistas, dijo un vocero de las grandes corporaciones.

Así transcurrió el intercambio en la sede del gobierno, en el supuesto que estaban decidiendo cómo conducir la economía de este país; porque en realidad los grandes capitalistas -quienes son los que deciden-, desde hace varios años han dejado de reinvertir 2 tercios de sus ganancias anuales… situación que va en dirección a hacer estallar pronto, esta enorme masa monetaria inoficiosa, llevando al sistema a otra crisis mundial -dicen que peor-, que la de 2008.

A Colombia dejaron de llegar las Inversiones Extranjeras Directas, al caer el precio de las materias primas; pero además, los capitales que llegaron al país atraídos por las altas tasa de interés, también se han ido, dejando devaluada la moneda -a más de 3 mil pesos por dólar-, y trepando el costo de la deuda externa, con lo que agravó todavía más el déficit fiscal… que como siempre, el gobierno aspira a cubrirlo, en parte, adquiriendo una mayor deuda externa. Además, ahora los ‘capitales golondrinas’ vuelan hacia Estados Unidos, porque allá acaban de aumentar las tasas de interés.

La calamidad está en que por más les den condiciones a los inversionistas extranjeros, estos no van a venir; y Santos en cambio, al cargar con más impuestos al pueblo trabajador, sólo va a agravar su empobrecimiento; que es la dirección que el gobierno ha dado a la actual reforma tributaria. Los empresarios y los trabajadores al no lograr acuerdo sobre el aumento del salario mínimo, el gobierno hace una ridícula alza por decreto que se perderá en los primeros meses de 2017 por el aumento de la inflación.

Los regalos de navidad del gobierno para la sociedad colombiana son menos gasto social desde el Estado, más impuestos, menos salario, más desempleo, menos ingresos de los hogares y más entrega de bienes públicos, como los terrenos baldíos de la Altillanura, que piensa entregar a las multinacionales del agronegocio.

Por esta vía, Colombia se hundirá más en la desigualdad y la exclusión, para avanzar a ser el país más desigual del continente, puesto en que compite con Perú, pues en este país, la mitad de los trabajadores devengan un salario mínimo y en Colombia lo ganan el 49 por ciento.

El gobierno hace discursos, sobre la ampliación de la Refinería de Cartagena y su aporte al crecimiento industrial del país; pero esconde que los corruptos robaron 8,5 billones en estas obras, sin que nadie sea capaz de investigarlos y penalizarlos. Este robo supera, los 6 billones que Santos aspira a recolectar en 2017 con los nuevos impuestos, que ahora está descargando en hombros de los colombianos.

Al régimen no se le pasa por la cabeza, cambiar la orientación neoliberal de su modelo económico, para impulsar alternativas de producción nacional, con las que dejemos de depender de la extracción desenfrenada de recursos minero energéticos. Tampoco tiene la voluntad política, para declararse en quiebra y proponer una reestructuración de la deuda externa.

Reorientar la economía en función de los intereses nacionales y en beneficio de la sociedad, es la mayor democratización que exige el país en este momento; y para lograrla habrá que hacer a un lado a gobiernos como el actual, que solamente actúan a favor de las multinacionales y de los grandes capitales financieros.

Fuente: https://www.eln-voces.com/index.php/2-uncategorised/897-balance-2016-parte-1-otro-orden-mundial-sin-guerra

https://www.eln-voces.com/index.php/2-uncategorised/896-balance-2016-parte-2-el-cuento-navideno-de-la-economia

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More