Colombia: El Gringo en el “Patio Trasero”

El 26 de mayo de este año, estuvo el Vicepresidente Joe Biden, e inmediatamente el presidente Santos le tocó atender la visita del jefe de la ultraderecha venezolana y anunciar que Colombia se pone al servicio de la OTAN, que es la maquinaria militar para invadir y someter a los países que son de interés para el imperialismo.

Ahora llega a Bogotá el secretario de Estado norteamericano, John Kerry y la prensa oficialista dice que vino a disculparse y dar explicaciones por los actos de espionaje contra Colombia, que publicó el ex agente de la CIA Edward Snowden; también dicen que vino a respaldar el proceso de paz que adelanta el gobierno con la guerrilla. Pero todos conocemos que entre los gobiernos de Colombia y el de los EE.UU. hay una relación de sometimiento y míster Kerry vino a impartir nuevas órdenes.

Es necesario recordar que John Kerry, pronunció un discurso el 12 de abril de 2013, en la Cámara de Representantes de EE.UU., en donde planteó que: “América Latina es nuestro patio trasero (…) tenemos que acercarnos de manera vigorosa” (…) “Trataremos de hacer lo posible para tratar de cambiar la actitud de un número de naciones, donde obviamente hemos tenido una especie de ruptura en los últimos años”. Además, anunció que varios funcionarios del gobierno de Obama saldrían en gira por el continente, para aplicar estas directrices.

Así que míster Kerry no vino a pedir disculpas, sino a supervisar lo que consideran “su patio trasero”, para imponer sus dictámenes de “manera vigorosa” y para planear las agresiones contra los países que han hecho ruptura de la hegemonía gringa, dentro de los cuales se destaca Venezuela y los demás integrantes de la ALBA.

Cambia la jefatura militar

No es coincidencia, que con la llegada del secretario de Estado gringo, el presidente Santos anuncie el cambio anticipado de la jefatura de las fuerzas armadas y de policía. Algunos han interpretado este relevo, como una purga de los oficiales que le son fieles al ex presidente Uribe, es decir que salen los mandos que se oponen a terminar la guerra y llega otra jefatura comprometida con el proceso de paz.

Lo real es que la doctrina militar colombiana, la formación de todos sus oficiales y los planes a desarrollar, son determinados por el Pentágono. Pertenecer a los oficiales superiores significa estar alineados incondicionalmente con los intereses imperialistas y haber hecho los suficientes “méritos” en el campo de batalla contra los intereses populares. La nueva cúpula militar es tan guerrerista como la saliente y están por mirarse las nuevas misiones que le imponen sus amos del norte, en la geopolítica continental, especialmente en la desestabilización del legítimo gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.
 

A barrer los conflictos sociales

Ahora con la impunidad garantizada y con licencia para delinquir y asesinar que les da el “fuero militar”, las fuerzas armadas se envalentonan para seguir reprimiendo el creciente movimiento social, que se manifiesta contra las nefastas políticas económicas neoliberales, la exclusión y persecución política, la ausencia de los servicios públicos elementales y por la búsqueda de la paz.

Se adelanta el paro de los pequeños y medianos mineros, que se niegan a ser criminalizados y desaparecidos, para darle vía libre a la gran minería de las compañías multinacionales. Para el 19 de agosto está programado el Paro Nacional Agrario, de los transportadores y del sector de la salud.

La mayoría de los gremios de agricultores y la economía campesina se encuentran quebradas por la apertura económica y los Tratados de Libre Comercio, pues no tienen posibilidad de competir frente a los productos subsidiados de los países industrializados. Además se reclama una reforma agraria integral, con el manejo soberano de las tierras y territorios por parte de las comunidades.

Los trabajadores y usuarios de la salud insisten en la defensa de la atención pública y gratuita, contra la privatización de los traficantes de la muerte. Que el Estado intervenga para saldar la deuda que las EPS tienen con los hospitales públicos y para que se rebajen los precios de los medicamentos que son de los más altos del mundo.

Los transportadores reclaman el cumplimiento de anteriores acuerdos con el gobierno de rebajar los combustibles y peajes, de respetar las tarifas para la carga, de facilitar la importación de repuestos y de mejoramiento de las redes viales.

Los estudiantes universitarios se aprestan a defender el proyecto de reforma a la ley de 30 de la educación superior. En varias regiones la población se levanta a defender la vida y el agua contra los megaproyectos minero-energéticos. Cada día crece el clamor de los colombianos exigiendo la paz con justicia social y con transformaciones estructurales del Estado y la sociedad.

Como “escoba nueva barre bien”, la nueva jefatura militar tiene como prioridad contrarrestar este clima de gran agitación social, reprimiendo las movilizaciones, intensificando el Terrorismo de Estado, reactivando los grupos paramilitares y generalizando las amenazas y los atentados contra los dirigentes de la oposición política y las principales organizaciones sociales.

Mientras en La Habana, se pretende imponerle a las FARC-EP la desmovilización, sin ninguna reforma del Estado y sin tocar su modelo de dominación; simultáneamente al ELN se intenta imponerle condiciones para abrir los diálogos con el gobierno y en Colombia se intensifica la guerra de extermino social y de tierra arrasada.

El secretario de Estado gringo, vino a escalar la guerra en Colombia y a preparar agresiones contra los países vecinos. Estas son las recetas imperialistas para recuperar el dominio sobre lo que Kerry sigue llamando “nuestro patio trasero” y estas son las misiones que deben cumplir las nuevas cúpulas de las fuerzas armadas y de policía.

Es insoportable tanta postración y entrega de la oligarquía y los gobiernos colombianos, frente al capital y los intereses imperialistas. Colombia y Latinoamérica no pueden seguir siendo el patio trasero de nadie, ya los países de la ALBA están mostrando el camino libertario. Tenemos dolor de patria y llamamos a todos los demócratas y personas con dignidad a rescatar la soberanía de Colombia.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS