Colombia. ¿Cuántos muertos necesita Duque para ir al Cauca a dialogar?

Publicidad

El Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) informó que el pasado 19 de marzo, en el corregimiento de Mondomo Vereda La Agustina, desde la 7 de la mañana, agentes del Escuadrón Móvil de Carabineros (EMCAR), el Escuadrón Móvil Antidisturbios de la policía Nacional (ESMAD) y el Ejército Nacional arremetieron contra la comunidad indígena de la Minga Social.

Uno de los mingueros relató: “En el punto de concentración la Agustina hay presencia de hombres de civil portando armas de fuego de largo alcance contra la comunidad, ráfagas de fusil de manera constante, y se evidencia que la fuerza pública y el ESMAD ha incursionado en territorio indígena persiguiendo a los mingueros y mingueras”.Producto de los disparos con armas de fuego de largo alcance fueron heridas 3 personas:Manuel Mósquera, Weimar Lame y la promotora de la Misión Médica, quien prestaba sus servicios allí.

El régimen Duque/Uribe está dando tratamiento militar a indígenas que están únicamente “armados” de valor moral, con sus bastones de mando, y para intentar justificar lo injustificable, difunden mentiras por los medios de comunicación a su servicio. El CRIC rechazó con firmeza las mentirosas declaraciones del comandante de la Policía del Cauca, coronel Fabio Rojas, a Blu Radio, inventando un supuesto “ataque con ácido” a un patrullero de la policía.

Aclaran que se presentó un incidente en un retén, donde un Policía dio la orden al conductor de una chiva de destapar un recipiente que contenía un agente químico, lo cual produjo el accidente en el cual resultaron heridos el conductor del vehículo y el patrullero.

En relación con el “hostigamiento armado contra la fuerza pública” reportado sobre la vía alterna Santander de Quilichao-Popayán en el municipio de Suárez, el CRIC señala que las organizaciones que hacen parte de la presente «Minga por la Defensa de la vida, el Territorio, la Democracia, la Justicia y la Paz» rechazan contundentemente cualquier accionar armado de grupos al margen de la ley, que «causan desarmonización» en sus territorios y que le han hecho daño a las comunidades.

Según el ya mencionado, coronel Fabio Rojas, policías del ESMAD “estaban en un procedimiento para desalojar indígenas de la panamericana, cuando desde lo alto desconocidos dispararon armas de largo alcance”.

¿Quiénes son esos desconocidos? ¿paramilitares? ¿guerrilleros? ¿delincuentes comunes? ó ¿agentes de la policía vestidos de civil?

El ataque (¿y la respuesta de la fuerza pública?) dejó varios heridos, uno de los cuales lamentablemente falleció.

Y según informó Caracol en Popayán: “En medio de las fuertes ráfagas de fusil ha quedado la población civil que reside en la zona donde hay niños, adultos y mujeres que están en medio del fuego cruzado” lo cual dejó varios heridos, incluyendo al parecer al minguero Manuel Mosquera y la promotora en salud. ¿Estando desarmados quién les disparó…el ESMAD o el grupo de» desconocidos»?

Los indígenas denuncian que la forma en que se ha presentado esta noticia en los medios de comunicación, relacionándola con los mingueros y mingueras movilizadas en una protesta legítima y pacífica de carácter civil, pretende justificar un ataque inminente a la MINGA.

A este perverso propósito se está prestando, nada más y nada menos, que el corrupto fiscal colombiano Néstor Humberto Martínez.

Con información falsa ambientan la “justificación” para un mayor y desproporcionado uso de la fuerza por parte del ESMAD y otras fuerzas armadas contra la protesta social.

El ESMAD el 13 marzo en el punto de concentración de Mondomo hirió a 13 personas con armas no convencionales y armas de dotación de forma no convencional.

El 16 de marzo en la vereda El Cairo del municipio de Cajibío, quemó y destruyó las instalaciones y alimentos, y robó pertenencias de la comunidad, incluyendo computadores y celulares, y durante cerca de una hora secuestró a 30 personas, dejando heridas a varias personas, entre ellas una mujer: la señora Nora Hurtado.

En ese lugar agredieron al periodista William Becerra, quien fue pateado mientras estaba en el suelo por negarse a entregar su teléfono celular, y sufrió traumatismo craneoencefálico al ser golpeado en la cabeza con su propia cámara que finalmente le fue arrebatada.

Hasta el momento el ESMAD ha herido seriamente 40 personas, 5 de ellas con armas de fuego.

La Minga Social lucha por intereses que nos son comunes: la defensa del agua, del territorio, la tierra y el Derecho a Vivir en Paz y con dignidad. Lloriquean los medios por las «enormes» pérdidas que sufre la burguesía y el comercio en esa región, pero ellos saben la verdad: Iván Duque es el directo responsable de la situación económica y política que afecta al Suroccidente de Colombia, por no dar respuesta a las diversas comunicaciones que le fueron enviadas, y consciente de negarse a acudir a dialogar con la Minga, dejándolos “plantados”, en momentos en que NO se había presentado ninguna clase de obstrucción sobre la vía Panamericana.

En junio de 2018 durante la campaña presidencial para la segunda vuelta, Duque sí pudo reunirse con grupos indígenas en Leticia y Puerto Asís, pidiendo sus votos, pero ahora envió a una despistada ministra a decir que “por agenda es absolutamente imposible” atenderlos.

Hace 5 días los gobernadores del Valle, Cauca y Nariño le enviaron una carta pidiéndole dialogar para resolver el conflicto, el 18 de marzo recibió a los gobernadores creyendo, de la misma forma que hizo hace unos meses con los estudiantes, que si recibía a los rectores se solucionaba el paro.

Con toda claridad y sensatez el gobernador de Nariño, Camilo Romero, lo invitó a dialogar, a que el Estado cumpla su palabra, y precisó: “El presidente Duque debería ir al territorio”.

Duque sabe que de ir al Cauca se suspenderían de inmediato las llamadas “vías de hecho” pero se muestra indolente, porque igual que Álvaro Uribe, está más interesado en la guerra que en la Paz.

La MINGA espera que el régimen Uribe/Duque cumpla su obligación de proteger y garantizar el Derecho a la protesta social, respete el derecho a la Vida de los indígenas, campesinos y afrodescendientes, y deje de violar el Derecho Internacional Humanitario.

Con humor se dice en redes sociales: “que si el Sr. Presidente no puede venir al Cauca…que por favor mande a Duque”.

Nos preguntamos: ¿Cuántas personas tendrán que morir, para que Duque deje su arrogancia y desprecio hacia los indígenas y el Pueblo colombiano, y viaje al departamento del Cauca?

¿Acaso cree que con el fascismo y el uso de la fuerza bruta impondrá el “orden”?

¿La burguesía, con su feroz odio de clase, supone que el conflicto socio-económico y político de la MINGA será solucionado a bala, causando más dolor y sufrimiento a los Pueblos indígenas?

¿No es esto un crimen de lesa humanidad?

Martha Lucía Ramírez decía hace dos meses algo que se aplica al Sr. Iván Duque: “La única persona que se le pasa por la cabeza semejante atrocidad, de poner a sus militares a disparar contra un pueblo indefenso, contra un pueblo hambriento (…) es a un criminal de lesa humanidad”, y “va a tener que responder algún día ante la Corte Internacional”… ¡Duque debería tomar nota!

pacocol.org/index.php/noticias/nacional/7723-cuantos-muertos-necesita-duque-para-ir-al-cauca-a-dialogar

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More