Colombia. Cayó en combate el Comandante Uriel, cumpliendo su destino

San Paulo, una fina lluvia se apoderó del cielo, trayendo una sensación de humedad al aire, antes seco. Mirando los mensajes en una aplicación de teléfono celular, me encontré con una nota y un video, que traía la triste noticia de la caída en combate del Comandante Uriel, uno de los comandantes del grupo guerrillero más grande de Colombia, el Ejército de Liberación Nacional -ELN.


Inmediatamente, mi mente se transporta miles de kilómetros de distancia y casi puedo sentir la densa humedad del aire y el calor de la selva de nuevo en el lecho del Río San Juan en el Chocó, Colombia. Este es el lugar donde conocí al Comandante Uriel. Y el primer recuerdo de él, que me viene a la mente, es su amplia sonrisa, siempre cubierta por una máscara en las fotos públicas que circulan por Internet, este espacio que, al igual que la selva, también fue su campo de batalla.

Uriel era un entusiasta de las nuevas tecnologías y de la comunicación, herramientas tan poderosas como las armas que manejaba. Así, creó perfiles en las redes sociales para distribuir sus mensajes y fue uno de los pocos en el ELN que concedió entrevistas a los medios de comunicación.

Estuve en el Chocó, en la región de Uriel, en 2018, para visitar una zona guerrillera. Desde entonces, los recuerdos de esos pocos días en que estuve entre los guerrilleros del ELN marcan mi memoria y mi vida. Ahora, dos años después, leo la noticia de la caída de Uriel a través de la prensa, que trae el anuncio hecho por el Presidente colombiano Iván Duque, quien viajó al Departamento del Chocó el domingo pasado (25) para dar esta declaración. La muerte de Uriel fue considerada el mayor golpe a la guerrilla, desde que comenzó su Gobierno, en 2018.

La capital del Departamento, Quibdó, también fue visitada por el Procurador General de la Nación, Francisco Barbosa; el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo; y la cúpula de las Fuerzas Militares y la Policía. “Para hacer efectiva esta orden de captura que ordenó la invasión de una casa ubicada en la vereda Barranconsito, del Municipio Nóvita, en el Chocó. En el marco de esta diligencia, se produce un enfrentamiento que da lugar a la muerte del Sr. Uriel”, dijo el Fiscal General.

Pocos días después de los entusiastas anuncios de los representantes del Estado colombiano, el jueves (29) sale a la luz pública la nota del ELN en honor al comandante Uriel, “quien entregó su vida con alta dignidad a los grandes ideales de transformación, justicia social, soberanía y futuro de la humanidad”.

Comunicado Oficial del ELN.

 

Y así es como recuerdo a Uriel, alguien con destacados sentimientos de amor y compromiso con la humanidad, con los desposeídos, los maltratados, los miserables del mundo. En nuestras entrevistas con el Comandante, nos pidió que, como periodistas y militantes, lleváramos el mensaje de compromiso con la revolución y la lucha del ELN a todo el mundo.

La camaradería entre los que luchan por el socialismo era una certeza para Uriel, quien pidió que no se les dejara solos en esta batalla. “Aquí estamos para todos, y esperamos que muchos lo estén para nosotros. Son bienvenidos”, nos dijo en la selva colombiana.

Entre los recuerdos que tengo del Comandante Uriel están las conversaciones relajadas, sus frases sobre la lucha, sus gestos, su voz. Otros son de sentimientos, de coraje y la rebeldía que él y los demás guerrilleros inspiraron. También guardo el recuerdo de los objetos que nos regaló: camisetas, cintas de colores con frases del Che Guevara – que da el nombre del Frente Guerrillero del ELN que él comandaba.

Y uno de los “regalos” del Comandante es un microchip, que sumergí en un polvo compacto de maquillaje alrededor del territorio de la guerrilla por temor a que pudiera ser descubierto en alguna requisa del Ejército al atravesar el río.

Años después, vuelvo a buscar en las muchas carpetas y archivos del microchip. La mayoría de ellas son canciones revolucionarias, poemas de compromiso con la lucha, comunicados y videos del ELN producidos por los jóvenes del Frente Guerrillero Che Guevara. Junto con la fuerza para luchar con las armas en mano, también estaban la ternura y la fraternidad entre los compañeros de lucha, demostrada por esos archivos, piezas de los recuerdos de Uriel.

En los abrazos de despedida después de unos días con los miembros del Frente Guerrillero del Che Guevara, imaginé que posiblemente no los volvería a ver. Aunque, en el fondo, los quería volver a ver.

Ahora, cuando recibo la noticia de que el comandante Uriel se ha ido, descubro también su nombre de bautismo: Andrés Felipe Vanegas Londoño. Pronto recuerdo los muchos nombres que usamos con motivo del encuentro en medio de la clandestinidad; yo, como María, junto con mis compañeros de viaje Jorge y Gustavo; en un encuentro con los guerrilleros y guerrilleras Lucía, Yaneth, Yadira, Emerson, Yesenia y su perro Coronel, y tantos otros “elenos” y “elenas” que también pueden haber caído en combate.

Cuando la muerte se presenta como una cara de la lucha, ese es el destino. Así que traje una de las canciones que el comandante Uriel me presentó como una de sus favoritas, Del amor y la lucha: “Si la muerte me viene a buscar / De pie me va a encontrar / Aquí estoy forjando mi destino”. Y hoy, Comandante Uriel, recordando su canción, “para llegar a ti, por eso escribo”.

*Este crónica fue escrita por Vivian Fernandes, periodista y jefa de la Redacción Internacional de Brasil de Fato. Puede ver su publicación original aquí.

.

[Crónica] Cayó en combate el Comandante Uriel, cumpliendo su destino

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS