Colombia. Basta ya de violencia contra las mujeres

Publicidad

Comunicado conjunto de la Coordinadora de Mujeres de la Zona de Reserva Campesina del Valle de Río Cimitarra

Comenzamos rechazando todos los actos de violencia en contra de las mujeres que hoy por hoy hemos venido levantando nuestras voces para decir ¡Basta ya!

Es importante nombrar que todo se trata de un proceso que se fundamenta como estrategia de poder, lo que podemos definir como un método de opresión y dominación ejercido por un sistema patriarcal y capitalista, que por décadas ha sido alimentado por el machismo en formas crueles de violencias hacia una población muy importante de nuestra sociedad como son las mujeres.

Invitamos a las todas las mujeres de Cantagallo, del Magdalena Medio, de Colombia, de América Latina y de todo el mundo a denunciar todo acto de violencia que atente contra su integridad.

Las invitamos a entender que nuestras luchas también pasan por la sanación de nuestros cuerpos que han tenido múltiples heridas de opresión, ya que en nuestros cuerpos es donde se radica la energía vital para la emancipación.

Hacemos un llamado a todas las mujeres a la solidaridad y sororidad reconociendo nuestra diversidad y pluralidad, destacando las capacidades de cada una de nosotras pero respetando la diferencia de pensamientos.

Hoy somos muchas las mujeres maltratadas, violadas, golpeadas, acosadas y asesinadas. Son muchos nombres los que escuchamos a diario: Olga, Yesenia, María, Carolina, Ester, Luz. Por cada uno de estos casos nos hemos indignado, hemos gritado ¡Basta ya! pero la historia se repite una y otra vez.

¿Estaremos haciendo lo suficiente para que esto se acabe?

¿Será que el Gobierno Nacional se está pronunciando ante esta situación?

¿Será que con crear más leyes está ayudando a acabar con la problemática?

¿Será que los protocolos creados por la institucionalidad sí ayudan a mitigar la violencia?

Consideramos importante materializar, activar y difundir las leyes, las rutas y los mecanismos populares que nos convoca a la movilización y que nos ayuden a erradicar las formas de violencia ejercidas hacia las mujeres y por qué no decir, contra esta cultura machista en la cual vivimos todas.

Hoy tenemos cifras muy preocupantes en nuestro país y en gran parte de los casos los agresores son sus propias parejas o exparejas. En feminicidios un 80% y el 60% ocurren en sus casas o en el caso de abusos a niñas y niños, el 40% son familiares o personas muy cercanas.

Lo desafortunado es que la sanción para los agresores llega cuando la víctima ya ha muerto o queda lesionada, por eso necesitamos entender que el problema es de todos y que la clave está en prevenir y eso lo hacemos entendiendo el enfoque de género para que todas y todas desde las escuelas, las casa, las iglesias, las instancias de gobierno local responsables de garantizar nuestra integridad, tomemos conciencia del trabajo de difundir y criminalizar a quienes violen estos derechos.

Para así entender que las mujeres merecen el mismo respeto e igualdad de derechos que los hombres y que tienen la oportunidad de alzar su voz y de movilizarnos por una transformación social con hombres y mujeres nuevas.

prensarural.org/spip/spip.php?article23495

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More