Colombia. Barranca. URIBE VELEZ está señalando el camino

Publicidad

Nunca olvidaremos… COMO OLVIDAR… al maestro Eduardo UMAÑA LUNA, cuando en SINTRAPOPULAR, por allá en la década de los ochenta en Bogotá, señalaba que la burguesîa tradicional colombiana, era una de las más ilustradas de latinoamérica.  Se educaban y aún se siguen educando en Europa y Estados Unidos.  Juan Manuel SANTOS CALDERON, entre otros, es un claro ejemplo de ello.

Si, la anterior apreciaciôn histórica del citado maestro, es cierta y sigue teniendo vigencia.  En esa mimsa lînea de pensamiento podrîamos afirmar que la otra burguesía, la emergente, mâs que inteligente, es astuta.  Alvaro URIBE VELEZ, el más fiel representante de esa clase social.

Lo que subyace en realidad, en el proceso de paz; entre el estado colombiano, su clase dirigente… LOS VERDADEROS DUEÑOS DEL PAIS Y DEL PODER… y una de las insurgencias, las Farc-Ep, es una lucha de clases entre las oligarquías,por el poder y por diferencias de responsabilidades que no quieren compartir, en materia de impunidades frente a a crîmenes de estado. Quien pierda el poder serâ perseguido como responsable.

La justicia nacional e internacional estará encima, no importa el tiempo que sea necesario. En ese contexto, no es justo en el marco de la verdad histórica y procesal, lo que afirmara un magistrado de justicia y paz de un tribunal, respecto de URIBE VELEZ.   Acoba que era imposible, refiriéndose a éste personaje que, era imposible meterse a una piscina y no resultar mojado.  Se le olvidô talvez que URIBE VELEZ, no es mâs que un chivo espiatorio.  AHI TODOS, EL ESTABLECIMIENTO EN SU CONJUNTO, RESULTARIAN MOJADOS.

Las diferencias oligárquicas en consecuencia, no son tanto en relaciôn al proyecto polîtico NEOLIBERAL(lo comparten) y que ahora pasarâ a su etapa NEO-CONSERVADURISTA-RELIGIOSA, sino en cômo acomodar el nuevo modelo de gobierno que surja, para impedir que una clase oligârquica sea perseguida.   La de SANTOS, obviamente.  La de URIBE le espera la justicia nacional e internacional como ya se viene presenciando.  .

Una vez iniciara el proceso de paz, la burguesîa en su conjunto, esta  fue clara en afirmar que, el régimen captalista y su proyecto polîtico neoliberal, no estaba en negociaciôn.  Entendiéndose por esto los conceptos de tradiciôn, familia y propiedad.

Es de aclarar que en esto, hasta razôn tienen las oligarquîas.  La insurgencia no logrô en su trasegar polîtico-militar-guerrillerista, un desiquilibrio estratégico a su favor, no obstante ser una guerra desigual que, intentara siguiera presionar en la mesa de negociaciôn, el cambio de proyecto polîtico y pasar siquiera del Estado de Derecho al Estado Social y Democrâtico de Derecho.

Una vez pasado el plebiscito por la paz y que obligara al gobierno de SANTOS CALDERON, reunirse con los PROMOTORES DEL NO, ante los resultados adversos a la consulta, URIBE VELEZ insiste en que sea consultado nuevamente, el constituyente primario.   El sabe  hasta el momento que, las mayorîas las tiene en las consultas populares y no en el congreso.  Por eso su insistencia y no porque sea un demôcrata o depronto hasta un poquito si.

Temas como la conexidad del narcotrâfico con el delito polîtico, la participaciôn en polîtica de los mandos de la insurgencia incursos en delitos de lesa humanidad y la jurisdicciôn transicional en materia de penas alternativas, son entre otras, sus preocupaciones existencialistas.  En otras palabras, lo que estâ buscando es hacer del proceso de paz,  un proceso de sometimiento judicial y saldar deudas pendientes con las Farc-Ep.

Llama la atenciôn la insistencia de URIBE VELEZ, en hacer uso de la DEMOCRACIA DIRECTA, a través de los llamados mecanismos de participaciôn popular una vez mâs, entre ellos el plebiscito y/o referendo(segûn el escenario de consulta y/o de reforma que sea necesario) para des-refrendar el acuerdo de paz.  No es que sean URIBE VELEZ y mucho menos SANTOS CALDERON, sean unos demôcratas frente a este escenaro de participaciôn popular.  Son de lado y lado, câlculos polîticos de poder entre las oligarquîas.

Si en nuestro paîs existiera una verdadera democracia, temâs de soberanîa nacional, como las bases militares, el proyecto polîtico-econômico neoliberal, los tratados de libre comercio y la doctrina de seguridad nacional al interior de la fuerza pûblica, entre otros de carâcter estratégico,  serîan materia de consulta popular.  Estos si son temas de paz.

Nos preguntamos, si las oligarquîas no permitieron discutir ciertos temas y que para ellos en su democracia representativa deben pasar por el CONGRESO DE LA REX PUBLICA, por qué motivo o razôn, los partidos o movimientos polîticos alternativos, no tomaron esa iniciativa y PLANTEARON ESTOS TEMAS ESTRATEGICOS en el PLEBISCITO QUE ESTA CONVOCANDO el URIBISMO Y QUE POSTERIORMENTE NOS LLEVARA A UN REFERENDO O ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE?  Faltô audacia, pero aûn SE PUEDE.  La paz no la definen las oligarquîas y las insurgencias.  La paz la definen las mayorîas nacionales.

El Uribismo a nivel interno, necesita desde ya, ir midiendo fuerzas electorales para cualificar y cuantificar sus propuestas, candidatos y adeptos,   Es cuestiôn de correlaciôn de fuerzas.  Ademâs a nivel externo la geopolîtica le favorece.  Los Estados Unidos girarâ aûn mâs a la derecha-evangelizadora y como si fuera poco, existe un retroceso a nivel regional, de gobiernos progresistas, proclives a lo pactado en el proceso de paz.  Este panorama favorecerâ indudablemente sus iniciativas polîticas-confesionarias.

Este escenario interno y externo, de tener éxito, lo llevarâ una vez mâs al poder y al gobierno y a redefinir el actual proceso de paz.  Veamos:

No habrá amnistîas ni indultos para conductas relacionadas con crîmenes de lesa humanidad, lo mismo que aquellas conexas con el narcotrâfico.  Habrá cárcel como pena.

No habrá participaciôn en polîtica para aqellos que hacen parte de la  lînea de mando del secretariado, del estado mayor, de los bloques y de los frentes, por estar incursos en delitos de lesa humanidad.  Solo aquellos que no hayan incurrido en delitos de rebeliôn podrân hacerlo.

No habrân garantîas de no extradiciôn.  Aquellos insurgentes que estén pedidos en extradiciôn por conductas relacionadas con el narcotrâfico, irân a parar talvez a los Estados Unidos.   La extradiciôn estarâ a la orden del día.

No habrâ ninguna protecciôn constitucional que impida rehacer posteriormente otra vez, el acuerdo de paz en reformas acordadas.  Por iniciativa de URIBE VELEZ, el proceso de paz, ya no estarâ cubierto en su integridad por el bloque de constitucionalidad.  El congreso ante unas nuevas mayorîas proclives al URIBISMO, podrâ desacordar lo acordado.  En otras palabras…NADA ESTA ACORDADO HASTA QUE EL URIBISMO LO ACUERDE OTRA VEZ.  La realidad al parecer se mueve desafortunadamente hacia allâ.

Ahora bien, el escenario que estâ proponiendo el uribismo, puede estar indicando el camino a seguir.   Podrîa  estar favoreciendo a mediano y largo plazo, el uso de mecanismos de DEMOCRARCIA DIRECTA y que irîan mâs allâ de lo pactado en el actual proceso de paz.  Una nueva cultura polîtica de participaciôn polîtica popular en temas estratégicos, podrîa estar naciendo. Eso desde tiempos atrâs, deberîan estar proponiendo los partidos polîtidos y movimientos sociales democrâticos y de izquierda.

Con el URIBISMO hay que hablar ya y nada tendría de raro que aceptaran esas inciativas.  No hay que desconocer que es una realidad polîtica, asî sea de extrema derecha.

La paz es con todos y con grandeza histôrica, para evitar seguir en guerra, pués la guerra continûa. y al parecer se acrecentarâ aûn mâs.

En fin, en términos de DANTON…falta audacia, mâs audacia, siempre audacia.

Desde Barrancabermeja y con olor a petróleo,

Luis Manuel CARRERO GOMEZ

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More