Colección Clásicos de la Renta Básica – La Renta Básica. Un programa de implantación

Decimotercera entrega - Número 2 de la Colección

Clásico nº 2, “Antes se ha mencionado que se describirían dos propuestas en dos espacios económicos diferentes el irlandés y el español […] Expuesta brevemente la propuesta irlandesa de financiación del SUG, paso ahora a la única, hasta el momento, propuesta de financiación para el espacio económico español, la de Iglesias (1995)”. Daniel Raventós, 1999

Siempre que explicamos la propuesta de la Renta Básica (RB), sobre todo en su comienzos (desde 1994), una de las preguntas más frecuentas y reiteradas era de dónde saldría el dinero para financiar una propuesta tan novedosa y rompedora. Con un mapa que diseñamos exclusivamente para fotografiar la amplitud y magnitud de un proceso distributivo como él de la concesión de una renta básica individual, universal e incondicional a nivel de todo el Estado español, era que esta política de rentas se apoyaba sobre dos grandes pilares: a parte del modelo (débil o fuerte), el de su legitimación ética y su viabilidad económica-financiera.

«Una de las preguntas más frecuentas y reiteradas era de dónde saldría el dinero para financiar una propuesta tan novedosa y rompedora (…) El Clásico nº 2 tiene el mérito histórico de ser el pionero en estos cálculos»

Sobre el primer pilar respondimos a las objeciones que se le hacían, especialmente desde cuarteles considerados de izquierdas, con un amplio estudio que aparece en esta Colección como La Renta Básica según San Pablo. En el mismo demostramos, aparte de su connotación con la moral cristiana, como el trabajo asalariado no es fuente de socialización sino de explotación y alienación, pues en el capitalismo no hay trabajo digno ni salario justo.

Sobre el segundo pilar, la viabilidad financiera, realizamos el estudio de carácter más general sobre las posibles fuentes fiscales que podrían financiar a toda la población clasificada según sus diversos niveles de necesidad; estas fuentes aparecen divididas con respecto al sistema impositivo y con una reasignación del gasto público. Este primer estudio en el país se hizo de una manera muy general pero ya se vislumbraba que el problema que presentaba la implantación de la RB era más de índole político que económico y financiero; al final, de lo que trataba era de distribuir previamente la totalidad del PIB que se estimaba producir cada año y distribuirlo de acuerdo con el criterio de un 50% en forma de RB y el otro 50% en origen de acuerdo con las fuerzas del mercado. Es decir, se reparte lo que se estima producir cada año; los años de crecimiento, en los que se produce mucho se reparte mucho; los de decrecimiento o crisis, se reparte menos. El umbral de pobreza,[1] como criterio de reparto, oscila según la tasa de crecimiento de la actividad productiva. Posteriormente, ya con más conocimiento sobre la RB, abordaríamos más detalladamente el estudio de la posibilidades, pero también limitaciones de la implantación de la RB en Cataluña (2002), en el cual estableceríamos un método de cálculo más completo y con posibilidades de aplicación en países (o territorios) ricos y pobres.[2] En este estudio, elaboraríamos un modelo de implantación de la RB que podría ser aplicado en cualquier momento a la realidad económica y financiera de las diversas comunidades del país. Más adelante, diversos colectivos que transitan por el espacio social Baladre, llevarían a efecto estos estudios: Extremadura y Andalucía en 2004 y 2005; Barrio del municipio de Alfafar – Valencia 2011; Municipio de La Orotava – Tenerife 2011; Galicia 2012; Asturias 2019.

El Clásico nº 2 tiene el mérito histórico de ser el pionero en estos cálculos, editado por la Fundación de Investigaciones Marxistas, en los Papeles de la FIM, nº 7, 2ª época, 2º semestre de 1996, número temático dedicado a El ingreso universal.

Leer el clásico La Renta Básica. Un  programa de implantación

Ver todos los clásicos de la Colección Renta Básica

Índice del artículo completo

0.- Enmarcando el tema
1.- La Renta Básica
2.- El programa de implantación de la Renta Básica
El Estado y la financiación de la Renta Básica
Las necesidades humanas
Los colectivos y la implantación por fases
El coste de la RB
La financiación de la RB. El aspecto financiero
a) Los Presupuestos Generales del Estado
1. Políticas de Gasto público
2. Ingresos tributarios.
3. Inspección fiscal.
4. Otras fuentes de financiación
b) Otras propuestas de recaudación fiscal
5. Rentas del capital financiero
6. Apropiación privada de los recursos colectivos
7. Fichajes, contratos blindados, e ingresos millonarios
8. Incrementos anuales del producto social
La financiación de la RB. El aspecto político

[1] Este es el primer trabajo a nivel de Estado Español que aborda la financiación de la RB y que toma el umbral de pobreza como cantidad a repartir por persona censada en el territorio. Esta definición es tomada de la Unión Europea que define esta cantidad como la mitad de la renta nacional per capita.

[2] Ver el Clásico nº 9, Las rentas básicas. Un programa de implantación territorial.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS