Coherencia Roja

INFORMACIÓN

El pasado martes 12 de diciembre, tuvo lugar el acto de presentación con el que la formación política Corriente Roja –que tanto interés suscita últimamente en medios alternativos–, ofreció una visión general de su situación, antecedentes y objetivos políticos, así como salir al paso de algunos de los entuertos más recurrentes, esclarecer dudas genéricas y atender las preguntas de la concurrencia.

Como se venía anunciando, el acto estuvo presidido por su portavoz más visible: Nines Maestro, a quien secundaron –por orden de intervención–, Mariano Pujadas, Luis Ángel Parras y finalmente, Tito.

 
Unos 50 asistentes

El evento, que contó con cerca de medio centenar de asistentes –entre afiliados, simpatizantes y público en general–, siguió los ejes esbozados en el programa que desde hace algunos días se encuentra publicado en la Red(1), cuya difusión ha ido pareja a la de la propia convocatoria del evento. Tras una breve intervención a cargo de cada uno de los cuatro ponentes, se abrió un turno de preguntas, que se mantuvo hasta satisfacer a la última de las cuestiones planteadas, siguiendo en todo caso los cauces de respeto y cortesía –no hubo ningún reventador–. Al término, se ofreció un generoso aperitivo casero, mientras ya en pie, corros de hasta seis personas prosiguieron con el coloquio de modo más distendido.

 
Y luego, a festejar la entrada de Pinocho en el Averno

De vuelta a la calle, muchos de los asistentes optamos por sumarnos a la concentración que se desarrollaba a escasos metros, frente a la Puerta del Sol, para celebrar la desaparición del golpista, criminal de guerra y dictador Augusto Pinochet, lamentar las reiteradas dilaciones en la instrucción de las causas penales dirigidas contra él, y denunciar la necesidad de que la justicia depure las responsabilidades a que hubiera lugar, no ya contra el máximo culpable del asesinato del presidente Salvador Allende, sino también contra el resto de su cúpula militar, los sucesivos gabinetes ejecutivos del gobierno ilegítimo y en general, contra todos aquellos que de un modo u otro hubieran incurrido en la comisión de atrocidades al amparo de la impunidad que les brindaba el régimen totalitario de los militares y la derecha chilena.

 
__________
(1) Documento disponible en: http://www.corrienteroja.net/b2-img/qu__es_corriente_roja.pdf

 

OPINIÓN

Tras escuchar a Nines, Mariano, Luis Ángel y a Tito, todo quedó muy claro: la saña con la que desde hace algunos meses vienen cebándose algunos de los más aguerridos caber-activistas contra todo lo que ‘huela a corrienterrojismo’, es perfectamente comprensible.

Los ataques contra Corriente Roja son lógicos, porque la verdad: si yo mismo compartiera las circunstancias personales de sus detractores, quizá terminaría por actuar como aquellos que se aferran al insulto vacío, o incluso a la descalificación personal, pero que se cuidan mucho de no adentrarse jamás en el campo del debate de los contenidos políticos. Ejemplos hay muchos, y están en la memoria de nuestras retinas. Si alguien lo niega alegando sincero desconocimiento, solo debe echar un vistazo a los exabruptos vertidos en los foros que acompañan al texto de muchas de las noticias y artículos de análisis relacionados con esta joven y fértil fuerza política.

 
Reservemos nuestra fuerza para el enemigo de clase, que no es Corriente Roja

Los militantes de cabeza y corazón deberíamos reflexionar con mayor detenimiento antes de caer en el fácil acto-reflejo de criticar al equipo visitante “porque sí, porque son ‘los otros’, y ‘en casa somos de tal equipo, manque pierda’, haga lo que haga, cobren lo que cobren, jueguen o no, entrenen o no”…

Seamos serios: esto no es el terreno de juego de ningún espectáculo de masas, pero lo cierto es, que de lo que estamos hablando es de disputar el mismo espacio político (la izquierda de verdad), con las mismas jugadoras y jugadores (el proletariado consciente de su clase), pero con otro cuerpo técnico (otras caras, otras formas de hacer, otras aspiraciones, otras ambiciones)… un cuerpo técnico escindido de aquel que sigue ostentando la titularidad de un club de renombre… pero también un cuerpo técnico que hoy por hoy, nada tiene que ocultar, que dirige un equipo joven que de momento juega bien, dan espectáculo y basan su buen juego en la instrucción y el trabajo, con modestia, pero respetando a la cantera, y a las socias y socios… y todo eso no es casual.

 
Más que disputar espacios, deberíamos jugar con el equipo al completo

En este sentido, lejos de defenderse atacando, Corriente Roja –en la voz de Nines–, se mostró conciliadora, e hizo un llamamiento a la reflexión, mostrándose como una fuerza que abre sus puertas a “cualquier camarada, organización política, sindical o social que comprenda que la recuperación de la izquierda revolucionaria en el Estado español es una tarea impostergable en el proceso de conformación de las resistencias al capitalismo”.

 
Si vuelve la izquierda no lo hará de la mano de quienes provocaron que ésta debiera volver

La clase trabajadora no puede permitir que se siga perdiendo el tiempo en falsos procesos de regeneración, cuya realidad solo busca satisfacer la ambición puntual de caciques aislados, a los que unas veces se liquida desde aquellos órganos cuya estabilidad se ve amenazada, y otras –las menos–, logran colarse en un Olimpo cuya comodidad les hacen cambiar de rol, pasando de jugar como atacantes a especializarse en defender la plaza. El eterno “ocupa y resiste” de una burocracia vanidosa y sobredimensionada, ajena a todo lo que considera exógeno, incluido su cometido primordial, que debería ser la defensa del proletariado.

 
A perro viejo, todo son pulgas

Una manzana puede sanar sus golpes y rozaduras, pero es incapaz de recuperarse del ataque de un gusano que logre penetrar en su interior. De igual modo, deberíamos desconfiar de quienes en mitad de Roma ardiendo, se alzan como defensores de la ilusión… atreviéndose a mancillar apellidos, siglas, libros y las pocas palabras que todavía no han perdido su significado original; incurriendo en la misma ausencia de ética que condujo a la presente desmovilización de decenas de miles de camaradas, y a una huida masiva del electorado.

 
Para que surja la vida, las aguas requieren corriente

Desconfiad de los pescadores en río revuelto –depredadores de saldo–, que tratan a sus camaradas como a presas de sus llamativos cebos, y no ven o no quieren ver que sus pies se encuentran embarrados en lo que ya no es sino un estanco putrefacto. Para que surja la vida, las aguas requieren corriente. Se precisa de buenas fuentes, hacen falta afluentes, caudal, fuerza, transparencia, dulzura… y no lo olvidemos, si queremos llegar a buen puerto, si queremos reabrir camino y erosionar las piedras colocadas con malicia sobre el lecho de nuestro río: cada gota cuenta.

El buen hacer no se improvisa. Los embustes masivos a la clase obrera tienen sus minutos contados, un discurso ‘cala’ cuando se ve respaldado por una incuestionable solidez moral e intelectual… y esa norma es tan buena hoy, como hace 2 años, como lo fue hace 85.

 
Talento, preparación y humildad, una mezcla difícil de encontrar

Las líneas que perfilaron el transcurrir de las diferentes ponencias en el acto de presentación de Corriente Roja, denotaban la existencia de una buena preparación marxista, unida a la capacidad para conectar con la realidad presente, y extraer análisis tangibles, realistas, cercanos a las preocupaciones y las circunstancias personales y familiares de la persona trabajadora de nuestros días. Nada de repetir frases hechas desconociendo su desarrollo y contexto original… nada de apropiarse del sufrimiento de camaradas que nos precedieron en la lucha, nada de ofrecer visiones extremistas rozando la utopía, nada de permanecer en el cómodo terreno de la corrección política y no atreverse salir de él, nada de esperar dos segundos antes de responder clara y directamente a las preguntas planteadas.

Se explicó la génesis del proyecto político, sin rodeos ni complejos… pero sin trasmitir rencor alguno. Se mostró la realidad de una fuerza que presume de una estructura flexible, de un funcionamiento directo y participativo, de una política que fluye en todos los sentidos, de su geométrico crecimiento territorial y de su organización interna.

 
Calado y solidez de los contenidos políticos

En cuanto a los contenidos políticos, se expusieron con precisión y claridad: República, Antiimperialismo –tanto el estadounidense como el europeo– y Unidad anticapitalista.

República, entendida como la superación del orden institucional burgués heredero del régimen franquista. República entendida como un proceso revolucionario hacia una auténtica democracia, es decir, la capacidad del pueblo para decidir sobre cualquier cosa imaginable: sistema económico (superar el capitalismo), organización del Estado a través de nuevas instituciones populares (separación de poderes), límites fronterizos (autodeterminación), protección de la soberanía (OTAN no, bases fuera; terminar con las ingerencias políticas del Estado de la Ciudad del Vaticano), verdadero respeto a los principios revolucionarios de Libertad, Igualdad y Fraternidad, pacifismo, austeridad y transparencia en la gestión de las cuentas públicas, democracia directa, universal y participativa, etc.

Antiimperialismopráctico, efectivo y sin medias tintas: identificando con meridiana claridad su procedencia e instrumentos. Apostando por una política exterior que disminuya progresivamente la hegemonía de estadounidense sobre el conjunto del Planeta, y más en concreto en la defensa de los pueblos más damnificados por su acción colonizadora: los casos de Cuba y Venezuela, junto con Colombia, Palestina, Afganistán y tantos otros. Por otro lado, no se puede permanecer impasible ante el proceso construcción de una Europa basada en el modelo neoliberal, una nueva forma de imperio que se yergue no solo contra su propia clase obrera, sino que además constituye una formidable amenaza para aquellos pueblos que de un modo u otro, serían candidatos a alimentar un expolio sistémico diseñado para saciar a una reducida élite de insaciables.

Y por encima de todo: unidad anticapitalista, entendida como la reconstrucción de la unidad de clase, fortaleciendo la resistencia y la movilización frente a la precariedad, las expulsiones y la Ley de Extranjería, por los papeles para todos, contra los despidos, las regresiones en derechos, las deslocalizaciones, etc., es decir, por todos los derechos sociales y laborales para todo el proletariado.

Otros aspectos del debate político que se abordaron con naturalidad fueron el de la protección de la Naturaleza, la presencia y defensa del mundo estudiantil (sobretodo a la vista de la espada de Damocles que se cierne sobre la Universidad Pública, a raíz de lo que se ha dado en llamar el “Plan Bolonia”), los problemas relacionados con la dificultad para acceder a una vivienda digna,la creciente precarización e inestabilidad laboral, expuesta de casos concretos como el de Mercadona, los despedidos de la SEAT con la connivencia –cuando no la traición activa– de las actuales grandes centrales sindicales, o el caso de la criminalización de los trabajadores del aeropuerto del Prat, entre otros.

 
Ausencia de silencios

En ningún momento se evitó abordar temas que tradicionalmente son tabú en cualquier fuerza política, asuntos como la posición de Corriente Roja respecto a la lucha armada, al marco institucional, a su financiación interna, a la política internacional, a los conflictos laborales, a su relación con otras organizaciones, sindicatos y movimientos sociales… fueron tratados con normalidad, humildad y de un modo que no dejaba lugar a la duda, ni en cuanto a la seguridad de la respuesta, ni en lo tocante a la conveniencia misma de responder.

Y todas esas son cosas que se agradecen. ¿O acaso no habéis sentido nunca –hablando con el político profesional de turno–, que se os está vendiendo la moto? ¿Alguien se imagina a los representantes de cualquier partido –del nuestro, por ejemplo–, enfrentándose a la prensa bajo los efectos de alguna sustancia que les impidiera mentir?

 
Es la coherencia, estúpidos

Pero la preparación intelectual no fue el principal rasgo a la hora de definir las diferentes exposiciones… la característica común a todo lo que se pudo ver y oír fue la coherencia. Lacoherencia ética con el proyecto de izquierdas: la empatía hacia las inquietudes de la clase obrera, la genuina humildad del lenguaje –verbal y no verbal–, el respeto hacia quienes primero escuchamos y más tarde interpelamos a los organizadores, respeto en las formas y respeto en contenidos. En ningún momento se vislumbró ese pragmatismo hipócrita que tantas veces en nuestra vida hemos visto inundar el ambiente, en ocasiones hasta desplazar por completo al oxígeno.

Seré un sentimental, o quizá me estoy haciendo mayor, pero la verdad es que hablar de valores como respeto, coherencia y honradez, cuando se realiza el análisis de un acto político, es algo que no se ve todos los días… ni siquiera una vez por década. Y que nadie se lleve a engaño: quizá seamos tontos pero no demasiado, ni me siento utilizado, ni formo parte de Corriente Roja.

Y a quienes tratan de manipular militancia, amistad, miedo o ambición para convertirlos en cómplices del silencio, les diré, que más bien deberían preocuparse por su propia militancia, revisar su concepto de amistad, valorar sus propios miedos y moderar sus ambiciones. Yo jamás le impondría silencio a un amigo, ni le prohibiría pensar a un camarada. Quien lo haga, sabrá por qué.

Quien tenga interés en analizar a analista, léale. Váyase a las fuentes, cuestiónese todo, hasta llegar a conclusiones propias, evitando consumir pensamientos pre-cocinados.

 
El trabajo
bien hecho, espanta a los tahúres

¿Qué temen quienes demuestran tanto empeño en desprestigiar a organizaciones como Corriente Roja, o el Partido Comunista de los Pueblos de España? ¿Qué están reconociendo en realidad, quienes afirman que se está en Corriente Roja para ‘prosperar’? Aquí podría citar el refranero, pero la verdad es que cuando la talla de los adversarios es como la que todos conocemos, responder no solo carece de mérito, sino que además es inútil e inelegante.

En política, las cosas no son tan fáciles como tildar de ‘anticomunista’ a todo aquel que nos moleste. El debate ideológico, la solidez de contenidos, la transparencia informativa, la construcción de un programa sincero y participativo… nada tienen que ver con la descalificación vacía. Cuando leamos u oigamos un insulto, preguntemos el por qué. Si sabemos de una acusación, pidamos pruebas. Porque de lo contrario, esto habría dejado de ser una sociedad civilizada.

A los tiburones arponeados y demás lobas heridas, les diría que recapaciten, porque el mundo es un pañuelo. La vida sigue, seguiremos viéndonos las caras por mucho tiempo. No hay como la reflexión. ¿Tan difícil es asumir que la mejor forma de llegar al propio bien, es hacerlo a través del bien de la comunidad? Me atrevo a pediros sentido de Estado –sin creer en él, si se quiere, entiéndaseme–, perspectiva histórica, altura política… hacer un exhorto a la honestidad política e intelectual.

Permíteme que sea simplista: ¿Quién es tu amo? ¿El patrón, tú mismo o el proletariado? Ahora piensa, elige y actúa con coherencia… y si es posible, con coherencia roja.

Celebro que la coyuntura crematística y pecuniaria de Corriente Roja en la actualidad, resulte inatractiva para burócratas, robaperas y otros parásitos de la clase obrera. Ojalá consigan mantener el espíritu revolucionario que hoy fluye por sus neuronas, y sepan afrontar el desafío de un crecimiento que redemuestra inversamente proporcional a la toma de consciencia de muchas y muchos camaradas vejados por la realidad de otros lugares, otros discursos, otras formas, otras caras y otras siglas.

  

(esto es un artículo firmado, cuya opinión solo representa a su autor. Kaos en la Red como colectivo, no asume necesariamente los planteamientos que figuran en él, y solo muestra su opinión consensuada cuando lo hace de modo explícito, firmando como colectivo)

  

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS