CNT considera inadmisible la carga policial contra la manifestación estudiantil del 12 de marzo

La Confederación Nacional del Trabajo (C.N.T.) quiere expresar su rechazo a la violenta actuación policial del jueves 12 de marzo, cuando efectivos de la Unidad de Intervención Policial (U.I.P.) cargaron contra un grupo de estudiantes que se manifestaban pacíficamente contra la imposición del Espacio Europeo de Educación Superior, más conocido como Plan Bolonia.

Es totalmente injustificable que se produzca, no una carga, sino dos, por el mero hecho de que una estudiante se suba a un muro, pues no hubo ningún tipo de provocación por parte de los manifestantes. De la violencia policial da testimonio la docena de lesionados. Paradójicamente no consta ningún detenido, lo cual viene a demostrar que no hubo ningún tipo de resistencia a los golpes y porrazos repartidos a diestro y siniestro por los UIP, quienes buscaron además eliminar las pruebas fotográficas de su actuación acosando a quienes portaban cámaras.

Consideramos intolerable este tipo de intervenciones represivas, contrarias a los derechos de libre expresión y manifestación, realizadas aprovechando una posición de fuerza, la que da el entrenamiento del personal de cuerpos como UIP, Unipol o Grupos&nbsp de la Guardia Civil, y de impunidad, la que les ampara desde instancias administrativas como la Delegación de Gobierno y la propia justicia.

Lo cierto es que la violencia de los cuerpos del Estado se están convirtiendo en una costumbre que exigimos se corte de raíz. Recordemos la intervención de la Guardia Civil en Cho Vito, que se saldó con varios lesionados en un desalojo sin resistencia. La carga de la UIP contra el piquete anti-sgae de CNT en el concierto de Extremoduro, finalizada con la detención de dos personas y la agresión física a una de ellas dentro de un coche policial estando esposado. O algunas de las actuaciones de la ya tristemente famosa Unipol.

Por ello exigimos se retire a estos cuerpos de las labores a las que se les está destinando, es decir, vigilancia del orden en las manifestaciones y concentraciones, pues es su actitud chulesca y falta de talante democrático la que en muchas ocasiones supone que se caldee el ambiente con el objetivo claramente definido de “repartir leña”. Recordamos aquí y ahora la frase, incierta en su afirmación, que se le pudo escuchar a un guardia civil en Chovito: “No sé para que nos mandan aquí. No hemos repartido ni una hostia”.

Secretaría de Acción Sindical y Social – CNT Tenerife

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS