Clorpirifós: Daños conocidos

Por Lutte Ouvriere

Se conocen los daños provocados entre los obreros de la banana, los cánceres de próstata inducidos por este veneno que no ha dejado de extenderse durante cerca de veinte años desde que ha finales de los años 1970 se señalasen los riesgos sanitarios de su uso. El mismo escándalo criminal aparece con el clorpirifós.

El clorpirifós pertenece a la gama de sustancias químicas que fueron utilizadas como agentes enervantes durante la Segunda Guerra mundial, luego como insecticidas, estos en dosis infinitamente más bajas. Desde hace cincuenta años, este pesticida es utilizado en agricultura para erradicar el pulgón y la oruga.

A finales de los años 1990, la autorización del uso de este pesticida en los Estados Unidos y en la Unión Europea fue renovado, tras los estudios reglamentarios que estimaron que el producto era poco o nada tóxico. ¡Estos estudios fueron realizados por la propia Dow Chemical, la multinacional agroquímica que produce y comercializa el clorpirifós!

Otros estudios de seguimiento entre la población, llevados a cabo durante años, han mostrado que la exposición a este pesticida antes del nacimiento o en los meses posteriores está asociado a un retraso en el desarrollo del cerebro de los niños, con déficit de desarrollo mental y del coeficiente intelectual. Otros han podido verificar lesiones cerebrales en aquellos cuyas madres vivían a menos de dos kilómetros de los lugares de pulverización del pesticida. Todos estos estudios llevados a cabo independientemente de Dow Chimical han puesto en evidencia la toxicidad del clorpirifós para el desarrollo del sistema nervioso central de los niños, tanto debido a las trazas de veneno que permanecen en las frutas y las verduras como en suspensión en el aire después de las pulverizaciones.

Ocho países europeos no autorizan ya su utilización. En Francia, la prohibición es parcial pues está establecida una excepción para las espinacas, cuyas semillas pueden todavía ser rociadas por el pesticida. ¡Quién puede entender esto! Solo el peso financiero de las multinacionales explica que sus intereses vayan por delante de la salud de la población.

Sophie GARGAN

Lutte Ouvriere

Anexo * España:

El ‘clorpirifós’, un insecticida detectado en casi todos los ríos examinados, «es motivo de preocupación» para Ecologistas en Acción, a pesar de estar permitido, «ya que revela el uso prolongado y extenso en España». Es un producto «detectado en un mayor número de alimentos», añade la experta. Al parecer, según evidencias científicas, esta sustancia «afecta al sistema nervioso de los seres humanos». De hecho, Ecologistas en Acción advierte de que en ranas expuestas a niveles ambientales de este producto durante los primeros años de vida «desarrollaron malformaciones físicas, esqueléticas y de la estructura de las branquias».

No es muy soluble en agua, de manera que generalmente se mezcla con líquidos aceitosos antes de aplicarse a cosechas. Se utiliza para afrontar plagas de cochinillas, mosca blanca, orugas, algunos escarabajos y otros insectos. Diario de León

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS