Clément Rosset, el gai saber filosófico

Publicidad

Por Iñaki Urdanibia

« Cada vida va a acabar y no puede sustraerse a esta regla. He aquí ahora frente a lo real más indeseable. Pienso que la finitud de la condición humana, la perspectiva intolerable del envejecimiento y la muerte, explican la obstinación de los hombres a escapar de la realidad »

Antes de ayer, martes, día 27, falleció a sus setenta setenta y ocho años ( nacido en 1939 en Carteret, La Mancha), en su apartamento parisino, este filósofo que iba a su bola, alejado de escuelas , corrientes o modas , nada digamos de cualquier tipo de sistema, cualquier jerga tan ausente como cualquier pedantería, y que deslizaba sus libros pegados a la realidad y a las preocupaciones de los humanos, combatiendo los intentos de escapar de esta realidad que en no pocas ocasiones les resulta, a los humanos, agobiante hasta lo insoportable. En sus obras se recurría con notable frecuencia a sorpresivas, y no tanto, referencias cinematográficas, literarias( W. Styron, F.S.Fitzgerald, Marivaux, Marcel Proust, Homero, Stephan Mallarmé, Henri Michaux, Julio Verne, Hermann Melville, Samuel Beckett, Racine, Sófocles, Baltasar Gracián …), musicales ( Chopin, Bach… y hasta sus propias composiciones como consumado amante de la música, haceindo suya la afirmación nietzscheana de que el mundo sin música sería un error), de cómics ( Tin Tin…) o de situaciones de todos los días, humanas, demasiado humanas, sin olvidarse , por supuesto, de la huella de diferentes filósofos: en especial, Schopenhauer del que era un consumado especialista, y con libros a él dedicados había comenzado su carrera, y Nietzsche… y también Pascal, Montaigne, Spinoza, Marx, Epicuro, Lucrecio, Platón, Herbert Marcuse, Deleuze, Foucault,

Alumno de la prestigiosa École normale supérieure, logró una agregaduría de filosofía, iniciando su labor docente en Montréal durante un par de años, para posteriormente ocupar una plaza en la universidad de Niza-Sophia Antipolis, puesto que mantendría hasta su jubilación en 1998.

Toda su filosofía, representaba un realismo radical y gozoso, su quehacer fue una apuesta por lo real ( no se ha de pensar, strictu sensu, que estamos ante la tríada lacaniana: lo real, lo imaginario y lo simbólico), lo real tal cual es: « por mi parte, no me intereso más que por lo real. Lo que no quiere decir que pase mis días a cuatro patas olfateando lo real por todos los rincones de mi habitación. Una gran parte de mi trabajo filosófico desde hace treinta años consiste en desenmascarar los esfuerzos, las extraordinarias gimnasias intelectuales a las que se entregan la mayoría de la gente, y los filósofos en primer lugar, con el fin de no estar en contacto con la realidad» . La realidad toda entera, con sus más y sus menos, aceptada tal cual , aceptación realizada tal aceptación con alegría, con la felicidad de estar vivo ( por cierto lo decía un desenfadado bon vivant que amaba los buenos caldos, la buena mesa, que no era dado a lucir elegantes prendas sino que vestía de modo informal y que adornaba su presencia con una llana campechanía y una abierta sonrisa, permanente), evitando las huidas , basadas en meras ilusiones, supuestas salidas en la que habían caído prácticamente todos los filósofos a lo largo de la historia, desde Platón hasta Heidegger por las sendas metafísicas, que dan esta realidad por no-real, o al menos no deseable, y, en consecuencia, suponen – y hasta afirman- la verdadera realidad en un más allá, en un mundo de las Ideas, por emplear la terminología del autor de La República. Tal postura no pertenecía únicamente al nivel del pensamiento sino que él mismo dio pruebas de esta alegría y entereza, coherente, con la que afrontó sus momentos de enfermedad, cuando una fuerte depresión le hizo dudar de si no se habría encaminado , en lo que Deleuze, llamaría un devenir-vampiro ( Route de nuit. Épisodes cliniques. Gallimard, 1999; obra en la que narra, a modo de diario, la caída en la enfermedad y el aprendizaje a saber vivir en tal situación. Verdaderas lecciones sobre los síntomas de la enfermedad, recomendaciones de lecturas literarias relacionadas con el tema… y hasta una composición musical escrita en los correspondientes pentagramas : Pièce bréve et interminable ); lo que no nos mata nos fortalece que diría Nietzsche. Amor a la vida que tiene un inequívoco carácter trágico – en el sentido nietzscheano- como ya dejaba ver desde una de sus primeras obras: Logique du pire. Eléments pour une philosophie tragique ( PUF, 1973), en donde dejaba ver su alineamiento con Dionisos, frente a las rigideces apolíneas.

Sus primeras derivas por la obra de Schopenhauer – imprescindible su luminosa exposición sobre el filósofo en su Schopenhauer. Philosophe de l´absurde ( PUF, 1967)- van a señalar el tono que van a ir adoptando algunos filósofos contagiados por el pesimismo y la concepción del absurdo presentes en la obra del maestro de Frankfurt, como Jean-Paul Sartre o Albert Camus, posición que no va a ser la suya que va a estar teñida, de principio a fin, por la alegría, la dicha de la asunción de la realidad en vez de proponer un doble de sustitución, en otra parte o en otro tiempo, que es lo propio en la mayoría de propuestas filosóficas que en vez de enfrentarse con la realidad pura y dura buscan otras realidades no-reales sino ideales, campo apropiado para el florecimiento de todo tipo de charlatanes, profetas y vendedores de humo; siempre empeñados en la búsqueda de un sentido oculto – metafísico, ontológico, trascendente- que orientaría el presente y, más en especial, el futuro. Cuestión que iba completando en diferentes entregas : desde sus aclaraciones iniciales expuestas en L´Anti-Nature ( PUF,1973) – que fue su tesis doctoral , dirigida por Vladimir Jankélevitch, y leída en 1965- , en dicha obra se empeñaba en analizar la idea de la naturaleza misma, sin caer en la ilusión de lograrlo, ya que la completud de ella convertía la tarea en irrealizable pues la naturaleza es completa en sí misma, para lo bueno o lo malo ( para la concepción de los humanos) y evitando las versiones nostálgicas con respecto a una naturaleza perdida, virgen y primigenia, o elaborada por la “ideología dominante”, y posicionándose abiertamente en contra de quienes adoptaban una postura idealista de los postulados naturalistas…acordando un lugar esencial al azar. La labor desmitificadora continuaría en su Le réel et son double ( Gallimard, 1976), en donde partiendo de la afirmación hegeliana de que « la gran astucia es que las cosas son como son», explora el tema del doble, ya visitado por Rank o Freud, para presentar variaciones realmente finas, llenas de humor volteriano, en sus análisis de la tragedia griega, los pagos de la metafísica…una labor deconstructora que concluye con una lúcida aproximación a los diferentes tipos de estupidez; trabajo continuado en sus posteriores « Le Réel. Traité de l´idiotie » ( Les Éditions de Minuit, 1977), dejando expuestas sus ideas sobre los continuados empeños, por parte de los filósofos, en explicar lo que no se ve en detrimento de lo que tienen enfrente de las narices, remplazando lo real por su doble, posicionándose , él, a favor de la alegría, cuya condición resulta de hacer coincidir el deseo y lo real. Proseguía su saltarina, pero entretenida y rigurosa, travesía con sus « L´objet singulier» ( Minuit, 1979), proponiendo los diferentes tipos de objetos ( terroríficos, objeto de deseo, cinematográfico, musicales, etc.), «La force majeure» ( PUF, 1983), elevando la alegría en esa fuerza mayor que se ha de reivindicar , en la búsqueda por conciliar la vida y el conocimiento de la verdad, subrayando – en la onda de Nietzsche y Cioran- la insignificancia de la muerte; en dicha obra, por cierto, dedica una amplia nota a Nietzsche ( sesenta páginas de las cien de que consta el libro) que hace que se pueda pasar a considerarle / incluirle entre los grandes especialistas hexagonales del filósofo alemán, como Deleuze, Klossovski, Blanchot, Bataille o Derrida. La travesía fundamental de su quehacer concluía, si así se puede decir, con su « Le philosophe et les florilèges» ( Minuit, 1985), repaso por diferentes filósofos y sus postulados en pro de lo otro, el doble, lo de más allá, revestidos de positividad ante la negatividad de lo real, pura ilusión fantasmal.

No finalizó ahí su tenaz peregrinar en torno a lo real y las ilusiones sustitutivas en torno a ello, sino que en base a tal se aventuró a esbozar una hipotética ética, « Le principe de cruauté» ( Minuit, 1988), en donde ponía el acento en la necesidad de enfrentarse sin paños calientes con la verdad, sin proponer atenuar la crueldad de ella, las asperezas de lo real, en un atractivo balanceo entre el principio de realidad y el principio de incertidumbre . Sin olvidar sus análisis sobre el conocimiento de sí, « Loin de moi, Étude sur l´identité» ( Minuit, 1999), en los avisaba, no obstante, de los serios riesgos que se corría en la exploranión de sí,ya que si se llegaba a conocerse uno podía verse asaltado por estados de pánico, o algunas variaciones sobre algunas fantasmagorías provocadas por la fotografía, y reflexiones – como él mismo señala- extensibles a la pintura y a la reproducción sonora: « Fantasmagories. suivi de Le réel, l´imaginaire et l íllusoire» ( Minuit, 2006)..Seguro que hay más, pero me detengo allí hasta donde he seguido al siempre sugerente pensador .

Se ha ido este furtivo del campo filosófico, ese francotirador tenaz del que podría decirse – y perdón por la expresión- que era poseedor de un pensamiento-ladilla, siempre removiendo las mansas aguas del conformismo y de las concepciones heredadas. Un claro defensor de la joie de vivre, que frente al mayor delito del hombre calderoniano, alzaba la bandera del gozo de vivir… impartiendo lecciones y zancadilleando las vanas ilusiones, siguiendo las estrictas pautas de enseñar deleitando.

Concluyo con las insensatas palabras – con el que él concluía su La force majeur– de un adagio medieval de Martinus von Biberach:

No sé de dónde vengo,

No sé quién soy,

No sé cuando muero,

No sé a dónde voy,

Me sorprendo de ser tan dichoso.

Rosset en directo

https://www.youtube.com/watch?v=uVbh-8s7UL0

https://www.youtube.com/watch?time_continue=17&v=cZvQIcvc0uA

Nota aclaratoria

No sería justo por mi parte, señalar algunos resabios que hace que la lectura gozosa se convierta en algunas ocasiones en ciertos rasponazos, ya que aun dando por buena la admonición spinozista de « Non ridere, non lugere, neque detestari, sed intelligere » – ni reír, ni llorar, detestar, sino comprender- , no la veo contradictoria con la defensa del cogito de Camus ( me rebelo luego somos) sino que considero que pueden, y hasta deben , ser complementarios. Dejando e lado, claro está, las promesas desmedidas de futuros luminosos y de les lendemains qui chantent., que no pocas veces – por no decir en todas- han finalizado en llanto y uniformado cuartel; dicho lo cual, también es verdad que se puede luchar por la justicia sin recurrir a promesa alguna.

Viene esto a cuento de que en algunos momentos en su afán por luchar contra las ilusiones falaces ( ¿ hay alguna que no lo sea ?) parece darse una aceptación y hasta un absoluto sometimiento a lo real,tal cual, juzgando cualquier oposición a ella, muy en concreto las posturas contestatarias como rechazables ( es uno de los aspectos en el que discrepaba con su amigo Michel Foucault, de quien admiraba su capacidad analítica para detectar algunos asuntos históricos, mas no admitía su empeño en la denuncia…)…Así resultando recomendable la lectura de sus obras, a todas luces, lo más justo es tomarlas a modo de antídoto – cual impenitente labor de pepitogrillo -. ante las verdades ( tentado me siento a colocar la palabra con mayúsculas), su obra resulta una cabal medicina contra el pensar fácil, con el catecismo de turno en la mano, y siempre dando cuenta de una amplia cortesía del filósofo, la claridad, que exigiese Ortega y Gasset, lo cual hizo que sus obras consiguiesen amplio eco y que su huella como maestro, abriendo innumerables caminos, orientase no pocas carreras .

                                           Vieux Boucau-les-Bains, 29 de marzo

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More