Cine: René Vautier ha fallecido

En la memoria quedará como un cineasta militante cuyos filmes han contribuido a denunciar los crímenes del colonialismo.

Joven resistente a los 16 años, René Vautier realizo al final de la guerra estudios de dirección. En 1949, la Liga de Enseñanza le encargó un filme sobre la vida de los campesinos del África Occidental francesa, que en aquel momento agrupaba a Senegal, Costa de Marfil, Níger, etc. Tuvo que afrontar la ley Laval, ministro de las Colonias en 1934, con la que la administración colonial pretendía controlar su filme. Hubo de emplear toda su  astucia y tenacidad para hacer caso omiso y, a pesar del embargo de 33 bobinas, realizar un documental de 44 minutos, “África 50” que, de manera clara y contundente, denunciaba la explotación de los africanos por las empresas francesas y apoyaba su revuelta contra la dictadura colonial.

Este filme le proporcionó un premio internacional de la crítica pero, también, por parte del Estado francés, trece condenas y prisión. Con el apoyo de la redes de los Jóvenes Comunistas, de los Jóvenes Socialistas y de los Albergues de juventud, este filme fue visto clandestinamente por al menos un millón de espectadores.

En 1951, Vautier filmó “Un hombre ha muerto”, sobre la lucha de los huelguistas de Brest. El filme sostenía las orientaciones de la CGT y del PCF, partido del que era miembro. Después dirigió dos filmes en Túnez  y varios en Argelia entre 1955 y 1957, entre ellos “Argelia en llamas” sobre los maquis del FLN argelino (¡filme también prohibido!). En 1959-1960, fue encarcelado por el FLN, víctima de las guerras de fracciones en su interior. Al salir de la prisión, dirigió filmes para la Argelia independiente y formó allí a cineastas.

Vautier volvió en 1972 sobre la guerra de Argelia, vista desde el lado de los llamados bretones ( grupo de reclutas bretones que se rebeló), con su filme más conocido, “Tener 20 años en Aurès”, donde Philippe Léotar interpretaba el papel de un oficial manipulador. En 1973 hizo una huelga de hambre contra la censura del filme Octubre en Paris que denunciaba la matanza de argelinos del 17 de octubre de 1961, bajo De Gaulle y Papon.

Políticamente, Vautier se mantuvo fiel al PCF después de 1968, sin dejarse limitar por la política de este partido, y sin imponerla a los cineastas con quienes colaboraba, lo que le valió la etiqueta de “franco-tirador”. La denuncia del colonialismo francés, en una época en la que el PCF defendía la Unión francesa, es decir el saqueo de las colonias por el imperialismo francés, permanecerá ligada a su nombre.

Jacques Fontenoy

Lutte Ouvrière

Traducción de Francisco Ponzán

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS