Cinco jóvenes borrachos y de ultra derecha matan a un obrero por el grave delito de ser rumano

En el municipio de La Cabrera, en Madrid, un albañil que estaba sentado junto a un amigo (también obrero y minusválido a consecuencia de una caída de un andamio) en una plaza, fue atacado por un grupo de cinco jóvenes que, cubata y gasolina en mano, lo asesinaron. Se les oyó gritar: “Rumano de mierda, te vamos a quemar”. (En la foto, dos personas observan una foto de Gigi, junto a donde fue asesinado).
Era grandote como un olmo centenario, 33 años de tío "noble" y, cada vez que andaba de fiesta, le salía a modo de voz la bocina de un buque. Iba a cumplir dos otoños en España y, para sus amigos más cercanos, el albañil rumano que asesinaron a patadas el viernes en el municipio madrileño de La Cabrera, era como un Robin Hood.

Aquella madrugada andaba sentado en un banco de la plaza contando estrellas, lata de cerveza en mano junto a Dumi, el colega de las piernas de trapo desde que cayó del andamio. Hasta que la noche salió cruz y se les vino el cielo entero encima.

Los cinco chicos de entre 19 y 25 años que venían de montarla en tres bares del pueblo, asomaron por allí, les insultaron y hubo alguna chispa sin determinar que nadie vio, pero que amenazaba incendio. Luego los cinco volvieron con unos cubatas en la mano y bidones de gasolina por lengua.

Rumano de mierda, te vamos a quemar.

Lo abordaron con un "tú, levántate", se liaron a golpes con Gigi Musat, le dieron un puñetazo que le tiró al pavimento y hubo rehala rabiosa. No, no lo quemaron. Tres de ellos le patearon la cabeza tratando de aplastarle el cráneo hasta matarlo allí mismo.
NOTICIAS ANTICAPITALISTAS