Chile: Violencia del gobierno, claro que nos compete

La premura del tiempo (municipales ad portas) y del accionar de los movimientos sociales que ya no confían en soluciones institucionales, son los factores que están presionando a los representantes de la clase política binominal (Alianza y Concertación) para acercar posiciones en sus respectivos reductos en las elecciones que se aproximan. Cupularmente levantan y quitan candidaturas en negociaciones en las que no están ausentes los pelambres, las zancadillas y los cálculos presidenciales.

Por eso ahora en Chile es posible escuchar a candidatos hablando de sus “potenciales habilidades políticas” para solucionar los problemas del país y al mismo tiempo observar impresionados, la brutal represión del gobierno a los luchadores sociales de Aysén, a los estudiantes movilizados y a los mapuche en sus territorios. Como dos escenas de un mismo drama nacional; una que parece ficción y otra muy real.

Los políticos binominales y sus aliados nos quieren llevar mansamente a la ficción, pero nuestro drama real, las demandas sociales insatisfechas por culpa del sistema económico imperante, no nos deja tragar el dulce binominal tan fácilmente.

Aboquémonos al drama real, la gran pregunta es ¿porqué se reprime la movilización social de la forma que se hace? hasta senadores de la DC y RN (lo que es increíble) critican el actuar de las FFEE de Carabineros en Aysén. Aventurando una primera respuesta, quizás es para que estemos mansitos cuando lleguen las elecciones municipales.

No olvidemos tampoco que la Concertación en el gobierno fue implacable en la represión a los mapuche y los estudiantes. Recordemos que se acuñaba la frase, “Dejad que las instituciones funcionen”, claro que, aunque fuera a palos y lacrimógenas.

Otra actitud ingenua sería decir o implorar al cielo, que por favor termine la violencia por parte de los gobernantes (chilenos) en contra de los ciudadanos (también chilenos) que no encuentran soluciones en la institucionalidad para sus graves problemas de subsistencia. Pero estos gobernantes (grandes empresarios) cegados por el privilegio de las ganancias y sus riquezas, hace mucho tiempo que por mirar sus billeteras no miran al cielo, así que lamentarse e implorar no tiene sentido.

Nuestra generación conoció del miedo, sabe lo que llegaron hacer algunos jefes militares y de carabineros en la época de la dictadura, fueron brutales con el pueblo, como lo atestiguan los juicios de derechos humanos que se han realizado en todos estos años. Por ello, resulta muy repudiable ver una inexplicable foto en diario El Mercurio, con motivo del último aniversario de la Escuela Militar de todos los chilenos, aparece en ella su dueño, conocido golpista de 1973, junto a los actuales Comandantes en Jefes de nuestras FFAA y Carabineros, con el Ministro de Defensa incluido.

Este gobierno de derecha, heredero del modelo de Estado impuesto por la dictadura de Pinochet, a lo mejor piensa en actualizar el miedo con la represión, para que los movimientos sociales y en especial los jóvenes, consideren que es imposible cambiar este sistema y que solo encausen sus aspiraciones institucionalmente, dejando de lado sus luchas democratizadoras.

O quizás el gobierno -deberíamos meditar al respecto- utiliza como carne de cañón a las FFEE de Carabineros, para que ellos al reprimir a los movimientos sociales, representen la brutalidad y el abuso en el imaginario popular, y no el propio modelo económico que es la injusticia que nos oprime. Total dar de baja a violentistas de verde, no les cuesta mucho.

Recordemos que Pinochet en su tiempo representaba el odio popular, lo sacaron en una muy hábil componenda de transición y nos alegramos. Años después nos dimos cuenta del engaño (no se cambió su Constitución) y ya era tarde. Aunque… nunca es tarde, hay que repudiar a los binominales en cada elección u oportunidad que exista.

El país no está bien, estos señores han vendido a pedazos la patria, terminarán licitando cada vestigio de riqueza y obviamente esa pequeña minoría de malos chilenos se quedará con las respectivas comisiones por sus “brillantes servicios” prestados. Para qué detallar, todos sabemos que Chile hace muchos años que no invierte en desarrollar su industria nacional, hoy los grandes y “patrióticos” negocios son vender los que nos queda de materias primas o entregar la administración de riquezas estratégicas como el agua, el litio y tantas otras, a manos extranjeras.

La masividad de las movilizaciones es a lo que temen los malos chilenos, es lo que ha logrado avances puntuales el 2011 y la moralización que nos anima. Imaginémonos la utopía de que todas esas luchas fueran coordinadas, en las calles y en las redes sociales. Estaríamos dados para el éxito, como se dice en las poblaciones. No hay violencia derechista exitosa, si los que queremos terminar con la injusticia y el abuso en el país estamos juntos.

Pero la injusticia no escucha todavía. Por lo pronto, el Presidente se fue de viaje y nadie sabe quién ira a negociar con los héroes de Aysén. Solidarizamos con ellos.

Construyamos un Chile Digno

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS