Chile. Viento fresco sacude a La Moneda

Publicidad

Meteorólogos anticiparon en el pasado mes de marzo que en Chile central este invierno sería de baja pluviosidad, pero muy frío. Hasta este momento el pronóstico se ha cumplido cabalmente. Y si hay un lugar en el territorio nacional donde el viento es helado y la temperatura desciende con inusitada velocidad, es en el palacio de gobierno. Allí, la ventisca antártica ha sido constante.

En algo más de 60 días, el gobierno encabezado por Sebastián Piñera ha retrocedido dramáticamente en lo referido a probidad y transparencia, instalando, además, una enorme duda respecto de lo que es y no es moral en política, cuestión que en estas últimas semanas ha sido acompañada por varios trastabillones (‘patinazos’, les llaman los chilenos) que ponen en seria duda la afirmación lanzada por el mandatario durante su campaña, cuando aseguraba que él y su equipo tenían suficiente experiencia para gobernar.

Algo funciona mal en el palacio de gobierno, pues los errores se suceden sin pausa. Veamos algunos de ellos. El nepotismo navegando a vela desplegada fue tal vez el primer patinazo de Piñera y de algunos de sus ministros. Designó a su hermano (Pablo Piñera) como embajador de Chile en Argentina, y fue tal el escándalo que tuvo que echar pie atrás.  Pero, ya había nominado a su primo hermano –Andrés Chadwick- en el cargo de Ministro del Interior y jefe del gabinete ministerial (además de ser quien le subroga en caso de ausentarse del país, vacaciones, licencias médicas, etc.).

Este ministro, a su vez, instaló a su hijo en la Moneda, quien finalmente fue cuestionado por la Contraloría General de la República ya que no contaba con los requisitos exigidos para desempeñar el cargo. No sólo a su hijo, también había instalado a su nuera (Josefa Solar) que, luego de las críticas, decidió presentar su renuncia. Además, la hija de Andrés Chadwick –Camila Chadwick.Costa- permanece trabajando como jefa de gabinete de la Ministra de Medio Ambiente, Marcela Cubillos.

Según el diario derechista “La Segunda” (de la cadena El Mercurio), veintitrés serían las personas que tienen relación familiar directa con autoridades de gobierno, lo que conformaría una especie de mapa o red que da cabida al nepotismo.

En otras funciones propias del gobierno, hasta este momento son 26 los seremis que hubieron de renunciar a su nombramiento, ya fuese por descubrírseles que estaban inhabilitados para ocupar un cargo público, o porque no cumplían con los requisitos mínimos exigidos por la normativa jurídica vigente. La preselección hecha por los partidos oficialistas fue, a no dudar, deficiente… y la capacidad de la Moneda para determinar inhabilidades en las personas que designaría en cargos del gobierno interior fue aún peor.

Semanas más tarde, la Subsecretaría del Trabajo estuvo protagonizando, por algunas horas, un verdadero papelón al promover una charla que dictaría una asesora en modas a sus funcionarias en el día de la madre. “Cómo ser diva y no morir en el intento”; ese era el título de la charla. Muchos dirigentes de las tiendas derechistas no entendían qué estaba ocurriendo en esa subsecretaría, y se lo hicieron saber al  ministro, quien decidió cancelar la charla, aunque el papelón ya estaba hecho.

La Moneda protocolizó el nombramiento de 25 embajadores que nos representarían en distintos países, pero al momento de ser confirmados faltaron seis de ellos que no fueron considerados. ¿Por qué? Porque en la cancillería alguien se saltó un par de hojas en el documento oficial, olvidando específicamente a aquellos cuyos apellidos iban de la ‘S’ a la ‘Z’. Fue así que quedaron sin confirmar: Cristián Streeter (Irlanda), Eduardo Tapia (Ecuador); Flavio Tarsetti (Dinamarca), Mauricio Ugalde (Paraguay), Patricio Utreras (Haití) y Fernando Zalaquett (Egipto).  El canciller, Roberto Ampuero, tuvo que citarlos a una reunión especial en la que dio explicaciones por el bochornoso hecho, asegurando que sí estaban confirmados y que su no presencia en el documento oficial se debía sólo a un “lamentable error”.

Otro tropezón, de mayor gravedad, fue el que experimentó el MOP (Ministerio de Obras Públicas), que habría analizado el tema del uso provisorio del fallido puente Cau-Cau con el Ministerio del Interior. En dicha cartera, la jefa de la División Jurídica es Ximena Risco y el asesor externo para casos de alta connotación pública es Luis Hermosilla, ambos, hasta marzo, eran abogados de la empresa “Azvi”, constructora del mentado puente.

Sobre este asunto, el diario electrónico “Fortín Mapocho” informó: <<Hay mucho ruido interno estas semanas en el Ministerio de Obras Públicas (MOP), ya que después de cuatro años de enfrentamientos con las empresas responsables de la construcción del Puente Cau Cau –calificado en el mundo como un “horror de cálculo”– y que llevaron a dicha cartera a impulsar su desarme, hoy hay un nuevo criterio que apunta al uso provisorio y parcial por dos años de la cuestionada obra. No sólo eso, con esta voltereta dicha cartera podría encaminarse a una derrota judicial en lo que respecta a la demanda civil por incumplimiento de contrato que en 2015 presentó Azvi, la empresa constructora, en la cual exigía al Estado el pago de $890 millones por obras ejecutadas y otros cuatro ítems de obras por un valor de $5.388 millones>>

No terminan allí los problemas de los  nuevos gobernantes, ya que el Ministro de Salud, Emilio Santelices, destacó con luces propias mediante dos burdas intervenciones que en otro país le habrían costado el cargo. En una de ellas afirmó que en Chile, en relación a la mortalidad por VIH, estábamos por sobre el doble del promedio mundial, pero días más tarde (cuando en las redes sociales lo despedazaban criticándole su desconocimiento del tema) tuvo que rectificar aclarando que “hubo una confusión” al momento de explicarlo: “El promedio mundial de mortalidad de VIH es de 13,96 y no del 1,2 por cada 100 mil habitantes“, expresó el secretario de Estado.

Más  delicado que lo anterior fue, sin duda, lo ocurrido con el “protocolo de aborto tres causales”, que Santelices impulsó para establecer la “objeción de conciencia” que algunos médicos manifestaron tener. Sin embargo, la Contraloría General de la República emitió un dictamen que anula ese protocolo de objeción de conciencia para los centros de salud en materia de aborto. El ministro debió concurrir a la Cámara de Diputados llamado por una interpelación; sin embargo, su actuación ante la comisión ad hoc fue francamente lamentable, pues eludió responder las preguntas que se le hicieron y su comportamiento fue más parecido al de un fanático futbolero de barra brava que a la de un ministro de estado.

En estos serios trastabillones, la guinda de la torta la puso, como es sabido, el Ministro de Hacienda, Felipe Larraín, envuelto en un escándalo de proporciones mayores luego que en medio de un severo plan de austeridad -que él mismo impulsó- se reveló el pago con recursos fiscales de su viaje a Estados Unidos para asistir a un encuentro de ex alumnos de la Universidad  de Harvard.

El viaje tuvo un costo superior a 8.300 dólares, entre pasajes en primera clase y el viático, los que fueron cancelados por el por el fisco chileno, ya que Larraín recibió la invitación en agosto del año pasado, cuando aún no ejercía como ministro. La polémica se desató pocos días después que el propio Larraín anunciara un recorte fiscal de 4.600 millones de dólares para el periodo 2018-2021, con un severo instructivo de austeridad en todo el aparato público.

Pero, no se agota en lo meramente económico este asunto, ya que Larraín arrastra al gobierno a honduras mayores, toda vez que parlamentarios del partido socialista recurrieron a la Contraloría General de la República solicitando un pronunciamiento de ese organismo, acusando al secretario de Estado de realizar un viaje personal financiado por el Fisco. Ante ese escenario, el presidente Piñera queda expuesto a compartir una eventual falta a la probidad. A lo anterior se ha sumado otro hecho: el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago declaró admisible una querella por malversación de fondos públicos presentada por al abogado Luis Mariano Rendón en contra del ministro.

Felipe Larraín, en tanto, informó que haría un reembolso de cierta cantidad del total del dinero fiscal usado en ese viaje, y con evidente molestia declaró que: “todo esto es parte de la pequeñez de la política y se ha faltado a la verdad; se ha dicho que fui a una reunión de amigos y se omite decir que fui a una conferencia que organiza la Universidad de Harvard”.

Por otra parte, Alfredo Moreno, Ministro de Desarrollo Social, le marcó la pauta a Felipe Larraín, pues él también había viajado a Estados Unidos –a la Universidad de Chicago-, pero el costo del viaje, vale decir pasajes y estadía, lo pagó con dineros de su propio bolsillo.

Para algunos parlamentarios del oficialismo, como es el caso del senador Iván Moreira, que se suma a lo explicitado por Andrés Chadwick (quien había dicho que la devolución de una parte del dinero efectuada por Felipe Larraín demostraba la ‘buena fe del ministro’, y que además no hubo perjuicio fiscal) aseguró que “el Ministro de Hacienda, Felipe Larraín, era de una honestidad a toda prueba”. Y mientras dirigentes opositores ‘recomiendan’ a Larraín y a Chadwick  leer el artículo #8 de la Constitución (principio de probidad), y leer también  la Ley 18.575 de Bases, o 19.653 que incorpora normas de probidad administrativa, parlamentarios de la coalición oficialista “Chile Vamos” pidieron a la oposición tener una actitud constructiva y que “no viva estos cuatro años metida en la Contraloría”.

La cuestión es que con todos estos intríngulis, ilegalidades y frescuras de cutis ya reseñadas muchos piensan que lo afirmado a finales del siglo diecinueve por Eliodoro Matte Pérez (bisabuelo de Eliodoro Matte Larraín) continúa siendo parte del alma de la derecha económica, y también de la derecha política ultra conservadora: “Los dueños de Chile somos nosotros, los dueños del capital y del suelo; lo demás es masa influenciable y vendible; ella no pesa ni como opinión ni como prestigio“.

Al releer esa frase y recordar los sucesos vividos en la política chilena los últimos 50 años, es posible entender por qué a este gobierno y a la Derecha no les gusta la Historia, pues ella los condena. Poca duda cabe que en este seco invierno, un viento fresco (muy fresco) recorre los pasillos y oficinas de La Moneda.

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More