Chile. Usurpación

Publicidad

Piñera sigue generando tantos anticuerpos que tras bambalinas, e incluso a plena luz del día, hay quienes consideran seriamente sustituirlo por algún palo (no muy) blanco, una suerte de Perkins a las órdenes de los mangantes de siempre.

Tal vez por eso, un amigo de POLITIKA, jurista, conocedor de los arcanos de la Constitución esperpéntica, nos contó una de suspenso, un cuento de horror, un thriller para que nos entiendas…

Helo aquí:

A partir del día 12 de marzo de 2020 restan menos de dos años para el término del periodo de gobierno de Sebastián Piñera.

Ahora bien, la Constitución establece, en su artículo 29, inciso 3º, que producida una vacancia presidencial –por cualquiera de las razones expuestas en el texto– a menos de dos años del término del mandato… el Presidente sustituto será elegido por el Congreso Pleno, por la mayoría absoluta de sus miembros en ejercicio.

Piensen, nos dijo, en los “disponibles” ansiosos de darle satisfacción al partido del orden.

¡Ojo! –nos previno–, la norma constitucional señala que en este caso el cuerpo elector es el Congreso Pleno, pasándose por el arco de Augusto a la ciudadanía.

Sería pues el Congreso Pleno (o Plano, si prefieres), el que decidiría por la mayoría absoluta de sus miembros en ejercicio. Pero la disposición constitucional no establece como requisito que el ciudadano (a) elegible deba ser necesariamente un diputado o senador en ejercicio.

Por consiguiente, a priori, cualquier hijo de vecino (de la cota mil) podría ser ungido presidente.

Además (nuestro amigo es muy riguroso en su análisis), el inciso final del artículo 29 señala otra maravilla para este diseño, y es que al elegirse un presidente por el Congreso Pleno, el elegido solo podrá desempeñar el cargo por el periodo que reste para completar el periodo presidencial y no podrá postular para la reelección en el cargo.

Escenario ideal para que un geronte del partido del orden usurpe el poder.

Por si fuese necesario, nos permitimos señalar que como inductores del sueño –no benzodiazepínicos ni barbitúricos– que actúan directamente sobre el sistema nervioso central se encuentran la Zopiclona, la Melatonina y la Raíz de Valeriana, a menos que prefieras una infusión cargadita de Pasiflora con Toronjil, Melisa, Lavanda y Manzanilla.

Que duermas bien…

.

Chile. Usurpación

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More