Chile. Urgente represión en la cárcel de Rancagua

El día 08 de enero a las 16:10 se efectúo un allanamiento al módulo Nº 1 de imputados en la Cárcel de Rancagua. En este allanamiento se encontraron tres teléfonos celulares. Uno de ellos fue encontrado en una de las celdas, mientras que los otros dos fueron encontrados en el patio del penal. Frente a este hecho, uno de los internos fue llamado para que se hiciera cargo de uno de los celulares encontrados en el patio a partir de la afirmación del Mayor Ferrada, quien señaló que uno de los aparatos había sido encontrado en la celda de dicho imputado. Sin embargo, la mayoría de los internos se dio cuentaque la afirmación del Mayor Ferrada era falsa dado que los aparatos fueron encontrados tirados en el patio.

El allanamiento terminó sin grandes inconvenientes, salvo pérdidas de paquetes de cigarrillos, dinero que estaba en las celdas de varios internos y uno de los imputados injustamente castigado. Frente a ello, los internos del módulo Nº 1 tomamos la decisión de no retirar la comida como un modo de presionar para que el mayor Ferrada se hiciera presente a fin de dialogar sobre las pérdidas ya señaladas, el castigo injusto a uno de los imputados e intentar una solución.

A las 16:40 ingresan dos funcionarios, de apellidos San martín y Palacios, a preguntar si íbamos a comer, a lo cual se le respondió que no, ya que antes se requería la presencia del Mayor Ferrada, como encargado del módulo Nº, a fin de recibir una respuesta a lo ya señalado. El funcionario San Martín reacciona tirando la correspondencia que los internos habían entregado minutos antes y que tenían como destino a las esposas y madres de varios internos y ambos funcionarios se retiran sin mayor mayores problemas.

Lo más grave viene después de transcurridos cinco minutos desde el retiro de los dos funcionarios, ya que a las 16:45, ingresa nuevamente el funcionario San Martín, seguido de otros 8 funcionarios a cargo del Mayor Ferrada, iniciando una golpiza generalizada, acompañada de trote y gimnasia, situación que duró hasta las 17:25. no conformes con lo ya relatado, fueron sacados del módulo tres de los internos catalogados como los voceros del movimiento y golpeados hasta el cansancio, al punto que uno de ellos se autoinfirió heridas corto punzantes como único medio para detener la golpiza y ser llevado a la enfermería. Cabe aclarar que esta golpiza a los tres internos fue encabezada por el Mayor Ferrada y participaron los funcionarios de Apellido Neira y San Martín.

Es importante señalar que el Módulo Nº 1 es un sitio destinado a internos e imputados en espera de juicios orales, y en él se encuentran internos que han sido detenidos por primera vez, internos con buena conducta y otros con el beneficio de encuentros matrimoniales. Lo anterior quiere decir que este módulo no alberga reos de alta peligrosidad. Sin embargo, el trato que se nos da como imputados es el mismo al cual son sometidos los reos del disciplinario. Recordamos que este penal tiene fama por los malos tratos a los internos, así como dos intentos de suicidio colectivos con resultados de internos muertos.

Frente a todo lo relatado pedimos que las autoridades competentes nos brinden la protección necesaria tomando las medidas que permitan evitar la repetición de este tipo de malos tratos.&nbsp

Internos, Módulo Nº 1
Cárcel La Gonzalina, Rancagua.



BASTA DE HOSTIGAMIENTO A LOS PRESOS POLÍTICOS

&nbsp

Una vez más me veo en la obligación de denunciar la situación de hostigamiento al cual he estado siendo sometido sistemáticamente por funcionarios de Gendarmería de la Cárcel de Rancagua, como único medio para dejar precedentes en caso de un agravamiento de la situación.

Esta vez se trata de la denegación de un medicamento recetado por un facultativo del penal a quien debí recurrir por malestares físicos manifestados en pérdida de equilibrio, lentitud corporal y dolores en uno de mis oídos. El diagnóstico de este doctor señaló que estoy padeciendo una infección al oído medio, motivo por el cual me recetó un medicamento que un familiar compró y entregó en dependencias de Gendarmería el día miércoles 6 del presente, a objeto de que se me suministrara según la prescripción médica.

A la fecha, domingo 10 de enero, tal medicamento no me ha sido suministrado, mientras los malestares van en aumento.

Adicionalmente, es preciso señalar que el día 8 de enero, en el transcurso de un allanamiento del módulo Nº 1, los internos fueron duramente golpeados en forma generalizada, mientras que tres de ellos, internos con las cuales mantengo cordiales relaciones al interior del penal, una vez terminada la golpiza general, continuaron siendo objetos de golpes. Este maltrato selectivo fue acompañado con insultos y preguntas del tenor de “¿tú también eres terroristas? Tales “preguntas” deben ser entendidas tanto como una conminación a que corten sus relaciones conmigo en un intento por aislarme al interior del penal, así como una velada amenaza hacia mi persona. Al respecto, debo aclarar que en los momentos de la golpiza yo no me encontraba en el penal en tanto había comparecido a la audiencia de inicio del Juicio Oral programada en Villarrica para ese mismo día 8 de enero, el cual, a petición de mi nuevo abogado, fue postergado para el día 3 de marzo a objeto de contar con el tiempo necesario para estudiar el expediente y preparar la defensa.

Nuevamente debo señalar que la denegación de los medicamentos y las amenazas veladas ocurridas durante la semana pasada, están íntimamente relacionados a los golpes recibidos por mi persona el día 16 de diciembre en el transcurso de otro allanamiento al Módulo Nº 1, así como al montaje de las supuestas amenazas que yo habría proferido a un funcionario de gendarmería. Todo ello encadenado al montaje original de la fiscalía de Rancagua y a mi actitud de no tranzar principios y no callar ante las graves arbitrariedades cometidas tanto en el montaje original como al interior del penal de Rancagua.

Una vez más debo advertir la gravedad de esta situación en tanto este penal se ha ido destacando por los malos tratos a los internos y, a pesar de visitas que las instancias de garantía al realizado al recinto, los malos tratos continúan a la orden del día.

Reitero que la situación en que me encuentro es realmente peligrosa, que ha tendido a escalar y que no son descartables otras formas de hostigamiento, como la aparición entre mis pertenencias de elementos prohibidos, supuestos intentos de fuga o lisa y llanamente nuevas agresiones físicas.

Se requiere desarrollar acciones concretas ante las autoridades del penal, instancias de garantía y autoridades políticas, a objeto de detener el hostigamiento antes de que esta situación pase a un estado de mayor gravedad. Se debe partir del principio que las autoridades competentes son las responsables y llamadas a tomar las medidas necesarias para evitar hechos lamentables derivados de los malos tratos a que son sometidos los internos de este penal.

SOLO LA LUCHA NOS HARÁ LIBRES

&nbsp

Kenny Sánchez Contreras.

Preso Político

Cárcel de Alta Seguridad, Rancagua.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS