Chile. Trabajador de Starbucks agredido por apoyar paro portuario: “Me golpea y me dice que me vaya con cuidado para la casa”

Por Felipe Menares Velásquez, Politika

Todo comenzó con amenazas a través de redes sociales. Luego, divulgaron su domicilio, pero el pasado 3 de enero, Antonio Páez sufrió una agresión en plena vía pública, en la ciudad de Viña del Mar. Hace unos días, POLITIKA dio a conocer una denuncia del Sindicato Starbucks Chile, que señalaba que uno de sus dirigentes […]

Todo comenzó con amenazas a través de redes sociales. Luego, divulgaron su domicilio, pero el pasado 3 de enero, Antonio Páez sufrió una agresión en plena vía pública, en la ciudad de Viña del Mar.

Hace unos días, POLITIKA dio a conocer una denuncia del Sindicato Starbucks Chile, que señalaba que uno de sus dirigentes había sido amenazado y agredido por apoyar la movilización de los trabajadores portuarios eventuales de Valparaíso, quienes se mantuvieron 35 días en paro, hastiados de las precarias condiciones laborales que deben enfrentar.

Este lunes, nuestro medio conversó con Antonio Páez, ex secretario general de la agrupación sindical, actual delegado regional de Valparaíso y director de la Federación Nacional de Trabajadores de Bares, Restaurant y Afines, quien tuvo que enfrentar el pasado 3 de enero, un episodio de amenaza y amedrentamiento en plena vía pública.

De acuerdo al relato del dirigente, un hombre de unos 26 o 27 años, con pelo largo y barba, “me intercepta a la salida de mi trabajo, siendo que yo no estaba en turno en ese momento, me golpea y me dice que me vaya con cuidado para la casa. Solo eso y después se fue”.

“Yo estoy con turnos rotativos. Pedí en mi trabajo que me cambiaran los turnos, que no fueran avisados a nadie y, a pesar de todas esas medidas de seguridad, alguien me hizo seguimiento y, además, se sintió con la confianza de amenazarme al lado de mi trabajo. Yo sé que mi lugar de trabajo es público, de hecho aparece en la página del sindicato, pero otra cosa es que haya gente en el local esperando para amenazarme”, afirma el delegado regional del único sindicato de Starbucks en el mundo con contrato colectivo vigente.

De las redes sociales a los golpes

Antonio tenía razones para solicitar un cambio de turno, puesto que el hostigamiento había comenzado hace poco más de un mes. En un inicio, se trataba de amedrentamiento por medio de mensajes vía redes sociales, “cosas que uno no le da mucha relevancia, porque suele ser gente que uno asume que tiene mucho tiempo”, señala.

Amenaza recibida por Antonio Páez

“El tono de los mensajes fue cambiando con el tiempo y el asunto se fue poniendo cada vez más serio, en el sentido de que al principio era ‘te vamos a matar’‘sale de aquí’”, recuerda el trabajador, quien se desempeña en el local que tiene la transnacional en el Mall Marina Arauco de Viña del Mar.

Eso sí, Antonio no era el único blanco de las amenazas, puesto que los mensajes de odio también se dirigían en contra de estudiantes de la Universidad de Playa Ancha y de Jean Pierre Paiva, activista social y de hip hop, todos simpatizantes con la causa de los portuarios. El asunto escaló a tal punto, que luego comenzaron a difundirse las direcciones de sus respectivos domicilios.

“Después comenzamos a notar que nos estaban siguiendo. Lo notamos porque, a propósito de las amenazas, una de las personas afectadas decidió cambiarse de casa y pese a que todavía no se había cambiado, estos tipos le mandaron un mensaje diciéndole ‘no sacai nada con cambiarte a este otro lugar, porque ya sabemos dónde te vai a ir’, siendo que ella no lo había comentado. Esa fue la primera alerta muy grave, a la que después se le sumó que a Jean Pierre, que es un activista hip hop, lo golpean en la calle. Un auto sin patente lo interceptó en el Plan de Valparaíso, le dieron una golpiza y le dijeron que ‘iba a ser el próximo’”, detalla el dirigente de Starbucks.

Es en este contexto que Antonio solicita el cambio de sus turnos de trabajo, medida que, de todas formas, no pudo evitar el episodio de violencia del que fue objeto el pasado 3 de enero.

“Criminalización a quienes se movilizan”

Para Antonio Páez, las amenazas recibidas por él y por otras personas afines a la movilización portuaria no constituyen hechos casuales. En este sentido, recuerda el caso de Alejandro Castro, dirigente de la pesca artesanal de Quintero, que fue encontrado muerto el pasado 4 de octubre, ahorcado en una reja perimetral de la línea férrea por donde transita el Metro de Valparaíso.

“Nosotros seguimos insistiendo que hay allí una mano negra que, de alguna manera, pudo haber intervenido. La idea es que no haya otro caso similar que se repita, porque no tengo ningún interés en amanecer muerto ni nada por el estilo”, plantea el sindicalista de Starbucks. 

Manifestación de los trabajadores portuarios

Páez describe un clima desfavorable para los líderes sociales en el país, en vista de otras muertes registradas en los últimos años, como la de Macarena Valdés, y más recientemente, el asesinato de Camilo Catrillanca a manos de Carabineros.

“Me parece que quien lo está haciendo, obviamente está, de una u otra manera, siendo avalado por el discurso público que ha instalado el Gobierno sobre la criminalización a quienes se movilizan. El caso de Camilo Catrillanca, no es solo un accidente de un carabinero que se le disparó una bala. Es gente que se sentía con la confianza de que si llegaba a darse una situación así, probablemente no iba a tener repercusiones”, sostiene.

Antonio Páez comenta además que han denunciado los hechos ante el Ministerio Público y la Policía de Investigaciones. Además, se presentó una querella por el caso de Jean Pierre Paiva y este martes 8 de enero, interpondrán un recurso de amparo y otra querella por amenazas y agresiones.

COLABORA CON KAOS