Chile. Toma Esperanza de Antihuala: por el derecho al terreno digno y la restauración de bosque nativo

Nuevas tomas de terrenos por el derecho a la vivienda y la restauración del ecosistema dañado por las plantaciones forestales se desarrollan en la Provincia de Arauco. En la localidad de Antihuala en la comuna de Los Álamos, un grupo de pobladores y pobladoras levanta una toma de terrenos para hacer realidad su derecho a tener un terreno digno para construir su hogar. Además, buscan que la empresa Forestal Arauco retire los pinos para que puedan construir áreas verdes, y recuperar el bosque nativo junto al estero Temuco Chico y la laguna Antihuala.

De larga data es el conflicto forestal en la provincia de Arauco, el más conocido es el vinculado a las reivindicaciones de comunidades mapuche que reclaman por la usurpación histórica de sus tierras. Sin embargo, en los últimos años pobladores y pobladoras de las zonas urbanas han incrementado sus reivindicaciones y también están reclamando tierras en una zona monopolizada por la gran propiedad de uso forestal.

En Antihuala hay altos niveles de hacinamiento y no hay construcción planificada de nuevas viviendas, por lo tanto hay escasas opciones de acceder a una vivienda digna.

La localidad de Antihuala en la comuna de Los Álamos, junto a la Cordillera de Nahuelbuta

En conversación con Resumen, Carolina Puchmann, secretaria y vocera de la toma Esperanza explicó que se tomaron el terreno tras muchos años de espera sin poder acceder a la vivienda. «Hay muchas familias que hoy en día tienen títulos, han trabajado, han estudiado y aún así el sistema los encasilla y llevan años postulando y tampoco pueden acceder a la vivienda digna» explica.

Carolina señala que la toma la conforman unas 40 familias «de allegados, arrendatarios, familias con hijos, madres solteras, somos 40 familias que estamos luchando por el terreno y con una necesidad real porque hoy en día pagamos 110.000 pesos de arriendo y no tenemos cómo sustentar los gastos, la gente no tiene como cancelar sus cuentas, se presentan enfermedades de familias acá en el grupo y no pueden ni comprar sus medicamentos porque la salud es indigna en este país» apunta.

El predio pertenece a Forestal Arauco (grupo Angelini) pero es parte del borde de urbanización de Antihuala. Según constató el periódico local La Voz de Arauco en abril de 2013, la empresa forestal tras conversaciones con el municipio iba a vender el predio. Según constata el medio local, eran 90 familias las que constituían el Comité de Vivienda El Salto y a las que se les había prometido en ese entonces una pronta solución habitacional definitiva.

Predios de Forestal Arauco hasta mayo de 2013 (en verde) en las cuencas de los ríos Lebu, Caramávida y Pilpilco

Pero ahora, Carolina explica que han pasado los años y continúan esperando solución: «hace 20 años atrás el alcalde Fuentes no dio término a las necesidades reales de las familias, se pagaron hasta contribuciones y nunca se hicieron efectivas y nosotros estamos en este predio por una necesidad, no tenemos otra opción más que tomarnos estos terrenos y luchar por el terreno digno, no estamos para esperar un plan habitacional porque hace 20 años estamos esperando y sabemos que es a largo plazo, nosotros estamos viviendo acá en la toma».

La necesidad de restaurar bosque nativo y proteger cursos de agua en la Cordillera de Nahuelbuta

Un estudio de 2018 reportó una pérdida de bosque nativo del 33% en los últimos 25 años en la Cordillera de Nahuelbuta. Esta pérdida de bosques está asociada principalmente a la sustitución por monocultivos forestales de pino y eucalipto.

Esta profunda transformación del paisaje y fragmentación avanzada de los bosques nativos mantiene bajo amenaza a diversas especies endémicas de la zona y que presentan también un alto riesgo de extinción.

El estudio advierte que la forestación con plantaciones se mantiene constante en torno a 4,2% al año, y que el paisaje se volverá aún más uniforme en base al pino y eucalipto, las dos especies de interés comercial.

Esto podría dejar a Nahuelbuta como un paisaje severamente deforestado, con pequeños parches de bosque nativo altamente modificados, aislados y sin conectividad entre sí, rodeados de usos de suelo altamente contrastantes.

En años recientes, varios estudios demostraron que:

  1. Los cambios de uso de suelo y expansión de plantaciones forestales alteraron el ciclo del nitrógeno en la Cordillera de la Costa
  2. Las plantaciones de pino y eucalipto afectan el suministro de agua en grandes cuencas hidrográficas, ya que para pequeñas cuencas hidrográficas, se tenía claro
  3. Los monocultivos junto a cursos de agua tienen una influencia negativa y efectos nocivos para la biodiversidad de insectos en ríos y esteros
  4. Que hay un peligro creciente de megaincendios a causa de la masividad de las plantaciones forestales y el cambio climático
  5. Y que no cualquier tipo de reforestación ayuda a mitigar el cambio climático ya que se requieren bosques naturales y no plantaciones forestales

En Antihuala, Carolina explica que en el plano regulador no se permiten plantaciones porque el terreno está urbanizado, pero como están plantados anteriormente, permanecen allí. «Estamos luchando para que saquen los pinos, no nos interesa la madera, nos interesa que saquen los pinos para poder construir nuestras viviendas y también para poder salvar el ecosistema de nuestra localidad».

En toda la provincia de Arauco existen conflictos territoriales con empresas forestales que son las mayores propietarias de la tierra en la zona, monopolizando el uso de suelo en la provincia.

resumen.cl/articulos/toma-esperanza-de-antihuala-por-el-derecho-al-terreno-digno-y-la-restauracion-de-bosque-nativo

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS