Chile. Profesor@s de Colegio Echaurren en huelga

Publicidad

Como Sindicato de Trabajadores/as de la Corporación Educacional Echaurren, el pasado 1 de octubre presentamos  a nuestro  empleador un proyecto de contrato colectivo, donde planteamos diferentes mejoras en las condiciones laborales, en  infraestructura y en lo económico. Somos un pequeño Sindicato integrado por docentes y asistentes de la Educación, que atienden a diario alrededor de 400 estudiantes de enseñanza básica y media.

Desde principios de octubre hemos citado en reiteradas ocasiones  a la Comisión negociadora de la empresa a reuniones para llegar a entendimiento en torno a las peticiones planteadas, pero la respuesta ha sido negarse a conversar, sin manifestar voluntad para dialogar y dilatando los tiempos, incluso existiendo la mediación y resolución por parte de la Inspección del Trabajo, que establece la validez del proceso reglado de negociación. Aun así la empresa se ha negado a asistir a las reuniones convocadas por el Sindicato, contraviniendo la resolución del Organismo Laboral y lo que señala la Legislación chilena.  Además, acusamos acciones de maltrato y hostigamiento por parte de directivos a los miembros del Sindicato y a estudiantes que han manifestado su apoyo.

Finalmente, los plazos legales  se cumplieron y el martes 13 de Noviembre la mayoría absoluta  del Sindicato votó la Huelga, pues la “Última Oferta” del empleador  ha sido ofrecer  un delantal o uniforme de trabajo, y ni siquiera accedió a  lo que no tenía costo para la empresa. El lunes 19 de noviembre, dimos curso a la Huelga Legal, aun esperando poder establecer diálogo y conversar sobre las propuestas que como trabajadores hicimos hace más de un mes.

Agradecemos el apoyo de apoderados y estudiantes del colegio  y la solidaridad mostrada en estos días. Entendemos como trabajadores de la Educación que la enseñanza es un acto de amor, de responsabilidad, de dignidad, y la lucha por esos derechos son el ejemplo que queremos dar a las personas que el día de mañana serán los que construyan el mundo. Eso sólo es posible si las condiciones en las que desempeñamos esta importantísima tarea, son escuchadas con todas las garantías que lo ameritan: valoración, dignidad, justicia y respeto.

No estamos dispuestos a seguir esperando, porque somos nosotros los que forjamos el futuro intelectual y cultural del país.

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More