Chile. Pinochetista cura Hasbún se defiende en El Mercurio a las puertas de su declaración ante Fiscalía por caso de abuso sexual

La denuncia de Javier Molina contra el sacerdote Jorge Laplagne fue materia de una investigación canónica conducida por el fascista cura Raúl Hasbún Zaror, proceso que concluyó de la siguiente forma: “los hechos denunciados no eran verídicos”.

Raúl Hasbún Zaror, el rostro sacerdotal de la dictadura cívico militar encabezada por Augusto Pinochet, salió a defenderse de las acusaciones de encubrimiento en un caso de abuso sexual, denunciado  por Javier Molina Huerta.

En el año 2010, el ex acólito denunció ante el Arzobispado de Santiago haber sido víctima de abuso sexual reiterado de parte del sacerdote Jorge Laplagne Aguirre. Su denuncia fue recibida por el entonces canciller del Arzobispado, Hans Kast Rist –hermano del ultraderechista José Antonio Kast Rist–, aunque derivada a Hasbún, quien condujo la investigación canónica, concluyendo que “los hechos denunciados no eran verídicos”.

En agosto de este año, Molina dijo a The Clinic que le habían llamado la atención “algunas de las preguntas del padre Hasbún: si buscaba compensación económica o si sentí placer cuando (Jorge Laplagne) me metió el dedo en el ano”. Dichas acusaciones las reiteró el pasado domingo en el programa “El Informante” de TVN.

El diario El Mercurio –no podía ser otro– dio tribuna al cura favorito de la dictadura, quien calificó la cobertura del testimonio de Molina como un “linchamiento mediático”.

“Espero que estos autodesignados justicieros mediáticos algún día comprendan la cabal diferencia entre informante e infamante. La honra no se toca. Es el único patrimonio de una persona, sobre todo si es un sacerdote”, afirmó Hasbún en el diario de la familia Edwards, esta última igualmente cómplice del régimen instalado tras el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

“(Molina) me atribuye una expresión de una obscenidad inimaginable. Es una fantasía delirante de mi injuriador, no se la puedo aceptar. Y falsamente me atribuye haberle dicho que los delitos estarían prescritos. Jamás le dije eso. No es un tema que se haya conversado siquiera”, declaró el sacerdote, desconociendo los hechos relatados por el denunciante de Jorge Laplagne.

Como si fuera poco, Hasbún Zaror señaló que había presentado una querella por injurias graves con publicad en contra de Molina Huerta. Sin embargo, no será la última vez en que el sacerdote tomará contacto con la justicia, puesto que para este miércoles 10 de octubre está fijada su declaración ante el fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias, en calidad de imputado por encubrimiento en el caso de delitos de abusos sexuales que involucra a Jorge Laplagne.

En la denuncia de Javier Molina, también aparece involucrado el cardenal Ricardo Ezzati Andrello (fascista y jefe de la iglesia católica), quien habría ignorado las advertencias realizadas por Kast Rist sobre los abusos cometidos por Laplagne. Según reveló La Tercera, Ezzati desestimó la idea de tomar una medida cautelar sobre el religioso denunciado e iniciar una investigación previa.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS