Chile. Piñera dice que invertirá U$11.750 millones ante la crisis económica

Publicidad

El mandatario comunicó una serie de medidas que pretende mitigar los efectos en la economía de la pandemia del coronavirus que, en nuestro país, ya suma 342 afectados.

En el contexto de la pandemia del coronavirus y sus efectos en ámbitos como el económico, Sebastián Piñera hizo hoy una serie de anuncios tendientes a mitigar el impacto del Covid-2019 en nuestro país.

En este sentido, el mandatario aseguró, en un punto de prensa efectuado en La Moneda, un plan de fortalecimiento de la economía por U$11.750 millones. En lo concreto y de acuerdo a sus declaraciones, la intención del Ejecutivo es abordar tres ejes que, de acuerdo a un comunicado oficial, apuntan a “reforzar el presupuesto del sistema de salud, proteger los ingresos familiares y proteger los puestos de trabajo y a las empresas que los generan”.

En relación al refuerzo del presupuesto del sistema de salud, este “será suplementado con el 2% constitucional para atender los gastos que se deriven de la emergencia sanitaria”. Cabe recordar que el gobierno español destinó un 20% del presupuesto nacional para los mismos fines.

En el ítem de resguardo de los ingresos de las familias chilenas, se desglosa en:

– Proyecto de Ley “Covid-19” de protección a los ingresos laborales que “garantizará el pago de ingresos de quienes, por motivos de la emergencia, deban permanecer en su hogar sin posibilidad de realizar las labores a distancia (teletrabajo). Esta medida, “involucra una inyección de hasta $2.000 millones de dólares en el Fondo de Cesantía Solidario”, cuyo monto por persona es una miseria, limitado y decreciente en el tiempo.

– Se otorga urgencia al Proyecto de Ley de Protección del Empleo, con lo que se le da “discusión inmediata al PDL de protección al empleo, lo que permite la reducción de la jornada laboral, compensando la disminución de la remuneración con recursos del Fondo de Cesantía Solidario”. O sea, más flexibilidad laboral para beneficio del capital.

– Bono Covid-19, lo que implica un “equivalente al bono de Subsidio Único Familiar, que beneficiará a dos millones de personas sin trabajo formal y que involucra recursos por US$ 130 millones”. Esto es, 50 dólares por personas por una vez.

– Fondo Solidario para enfrentar la crisis, lo que se traduce en la “creación de un Fondo Solidario de US$ 100 millones, destinados a atender emergencias sociales derivadas de las caídas de ventas del microcomercio local”, una ayuda que serán canalizada a través de los municipios.

Para proteger las empresas, las medidas anunciadas son:

En el ámbito tributario, se suspenden “los pagos provisionales mensuales (PPM) del impuesto a la renta de empresas por los próximos 3 meses”, lo que “permitirá a 700 mil empresas disponer de más recursos en su flujo de caja”. Este ítem, “compromete recursos por hasta US$ 2.400 millones” en los próximos 120 días.

Paralelamente, el Ejecutivo decidió la “postergación del pago del IVA de los próximos tres meses para todas las empresas con ventas menores a UF 350.000, posibilitando su pago en 12 cuotas mensuales a tasa de interés real 0%”, lo que permitirá inyectar liquidez por hasta US$1.500 millones a 240.000 empresas durante el segundo trimestre”.

Otra de las medidas alude a la “postergación, hasta julio de 2020, del pago de impuesto a la renta de las Pymes de acuerdo a lo que declaren en la operación renta de abril próximo”, lo que significará una liberación de recursos en caja por US$ 600 millones a 140.000 Pymes. 

La postergación “del pago de contribuciones de abril, para empresas con ventas inferiores a 350.000 UF y personas con propiedades con avalúo fiscal inferior a $133 millones” es otro de los anuncios de esta tarde hechos por Piñera.

Al respecto, el gobierno aclara que se “permite el pago de esta cuota en cualquier momento del año, aplicándose una tasa de interés real de 0%”, una decisión que involucra recursos por US$ 670 millones.

Se determina también la “reducción transitoria del impuesto timbre y estampillas a 0%, para todas las operaciones de crédito durante los próximos 6 meses”, lo que se traduce en la reducción “del costo de financiamiento para familias y empresas” y que significa una inyección de dineros que asciende a US$ 420 millones.

En cuanto a las “medidas de alivio para el tratamiento de deudas tributarias con la Tesorería General de la República, focalizadas en las Pymes y personas de menores ingresos”, se anuncia:

– Flexibilidad para celebrar convenios de pago de deuda tributarias con Tesorería General de la República, sin intereses, ni multas.

-Suspensión temporal de acciones de cobranza judicial y de remates por deudas tributarias, lo que significa que todos los gastos de las empresas asociados a enfrentar la contingencia sanitaria, serán aceptados como gasto tributario.

Por último, se oficializaron otras medidas de liquidez que apuntan a la “aceleración de pagos a proveedores del Estado”, lo que traduce en que “a principios de abril, se pagarán al contado todas las facturas emitidas al Estado y pendientes de pago, generando liquidez inmediata por US$ 1.000 millones”, aproximadamente.

Paralelamente, “toda factura que se emita en adelante al Estado, será pagada antes de 30 días (US$ 500 millones mensuales)”, lo que constituye la primera etapa de la agenda pago centralizado. 

Por último, se anunció una “nueva capitalización del Banco Estado por US$ 500 millones”, lo que implica destinar estos recursos “a otorgar financiamiento a las personas y las Pymes”, lo que se traducirá en un incremento de “la capacidad crediticia del Banco Estado en aproximadamente US$ 4.400”.

En rigor, las medidas de Piñera se limitan a transferir recursos del Estado a la clase capitalista y distribuir bonos-miseria por una vez, para enfrentar los costos sanitarios de la epidemia. Lo que no hace es lo más importante: inversión estatal en industria productiva. Sin ello, cae la demanda de trabajo, de consumo, se multiplica el desempleo (y por tanto, bajan los salarios y empeoran las condiciones laborales); las Pymes, que compran alrededor del 70 % del trabajo asalariado del país, quiebran frente a los monopolios; y no obliga en absoluto a alentar la inversión, por el contrario. La baja del precio del dinero por parte del Banco Central a un 1 % de interés para los bancos privados, tanto para salvar a la banca y a los grandes grupos económicos, no obliga al empresariado a invertir productivamente en la economía real. Los grandes capitalistas, evitando el riesgo, optan por comprar el dinero barato y ponerlo en instrumentos financieros, papeles seguros que representan valor (como los bonos del Tesoro de EEUU), pero que no producen más riqueza ni valor social.

La ideología de la ganancia privada y sus medidas, una vez más, terminarán por atentar contra el bien común.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More