Chile: Otro periodista agredido y detenido por Carabineros

Carabineros maltrató, rompió su cámara&nbsp y detuvo arbitrariamente al reportero fotógrafo del periódico El Ciudadano (www.elciudadano.cl) Sebastián Larraín, mientras registraba el desalojo pacífico por orden judicial de un centro cultural en la Plaza de la Libertad de Expresión, de Santiago, a las 4 de la tarde del jueves 18 de junio. El periodista y otras&nbsp 7 personas, incluidas 3 mujeres,&nbsp privadas de su libertad fueron liberadas a las 2,15 de la madrugada del viernes y ahora deberán enfrentar acusaciones de "agresión a carabineros" y "desórdenes públicos". Incluso uno de los detenidos –Cristián Alfan– fue pasado a la justicia militar.

Según el informe de la periodista Paulina Acevedo, colaboradora de El Ciudadano, que estaba junto al joven reportero detenido y lo asistió durante todo su calvario, la oportuna intervención del abogado Rubén Jerez&nbsp impidió que todos&nbsp los detenidos en la 3a Comisaría de Santiago&nbsp fueran pasados a la justicia militar. El abogado pudo, además, estampar una queja porque transcurrieron&nbsp más de 8 horas sin conocerse el motivo de la detención&nbsp y sin saberse si los detenidos saldrían en libertad, como ocurría frecuentemente durante la dictadura.

"En todo momento la situación fue ambigua, oscura", explicó Paulina.&nbsp "La especulación sobre los cargos variaba según avanzaban las horas, y pienso que es el reflejo de los abusos que existieron:&nbsp primero supimos que el fiscal ordenó formalizar cargos&nbsp a todos por desórdenes públicos&nbsp y dejarlos en libertad, pero también se consideró acusarlos de intento de asesinato; por suerte el reclamo constante y el hecho de estar presente como testigo&nbsp permanente, hizo que los policías no tuvieran la comodidad de hacer las cosas del todo a sus anchas".

La policía militarizada de Chile pareciera sobrepasar la autoridad del gobierno, porque estos abusos ocurrieron dos días después que la Presidenta Michelle Bachelet firmara solemnemente la puesta en marcha de un Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, en una ceremonia en el Palacio de La Moneda colmada de hombres y mujeres que sufrieron prisión y tortura. En su discurso presentó la represión contra los ciudadanos como un hecho del pasado,&nbsp acaecido sólo durante 17 años de dictadura militar (1973-2000).

Este mismo viernes 19 fueron desalojados violentamente del cauce del río Mapocho de Santiago los manifestantes de un campamento de deudores habitacionales que protestaban contra el gobierno desde hacía 42 días sin que fueran tomados en cuenta. El violento desalojo, con un centenar de detenidos bajo la lluvia, se presentó como un "gesto humanitario" para impedir que a los manifestantes se los llevara la eventual crecida del cauce que provocarían las lluvias.

Larraín y los demás detenidos (el músico brasileño Felipe Jalloreto, Andrés Handy, Analya Andrade, Dayana Osorio, Crisitián Alfan y su hermana&nbsp Diana, Elizabeth Duarte y el periodista Larraín) todavía ignoran los cargos que se formularán en su contra. "Se les dijo que serán citados, pero no sabemos a qué tribunal, ni la dimensión de las acusaciones", explicó Paulina Acevedo.&nbsp

El joven que pasará a justicia militar, por daños a la propiedad y "maltrato a carabineros" con lesiones menos graves sería acusado con la prueba de imágenes captadas por la cámara de seguridad de lo que irónicamente se llama&nbsp "Plaza de la Libertad de Expresión". El joven músico brasileño Felipe Jalloreto "está muy asustado por una posible deportación, ya que tomaba fotografías cuando se produjeron los hechos", dijo Acevedo.&nbsp

Trasfondo de un desalojo

El violento desalojo ocurrió en el contexto de una seguidilla de allanamientos a casas okupas después que un joven apareció muerto en las calles de Santiago por una supuesta bomba que transportaba en su mochila, episodio que para organizaciones juveniles constituye un montaje de la policía.&nbsp El centro cultural se aloja en un inmueble entregado en comodato a los jóvenes, pero ahora que el barrio se ha puesto de moda ha despertado el apetito de una empresa transnacional hotelera.

El presidente del centro cultural Ainil,Gabriel Pereira, dijo&nbsp a El Ciudadano que el desalojo persigue fines empresariales y añadió que los están presionando para abandonar el barrio a través de la Municipalidad y del juzgado. "Nosotros interpusimos una contra demanda y el martes deberían resolver, probablemente ganemos, cosa que significaría volver", dijo.

El Centro Ainil se encuentra en el Barrio Concha y Toro, que fue decretado zona típica en 1989 y ahora es un sector de moda.&nbsp Pereira informó que el centro tiene un comodato de 12 años y posee personalidad jurídica otorgada por la Municipalidad de Santiago. Al parecer, el desalojo obedece a los intereses del grupo Lebanon Investment Corporation, ligados a un restaurant&nbsp exclusivo –Zully–, ubicado al frente del edificio, dijo el dirigente.

La casona sede estuvo abandonada por años, deshabitada. Fue recuperada por esta organización juvenil que la convirtió en una importante expresión ciudadana. Incluso, en 2006 les fue aprobado un proyecto Fondart, del Estado de Chile,&nbsp &nbsp por un monto superior al equivalente a&nbsp 20 mil dólares.

Historial de agresiones a periodistas

Carabineros viola sistemáticamente los derechos humanos de los periodistas, como ocurrió con Marcelo Garay Vergara, detenido en la Región La Araucanía y cuyos materiales de trabajo fueron incautados, infringiendo lo dispuesto por el Nº 7 de la ley 19733, o ley de Prensa, que teóricamente debería ser acatado por todas las autoridades del país.

Garay, quien trabaja como free lance para La Nación y otros medios, fue detenido el 17 de mayo al interior del Fundo Roble Huacho, en la comuna de Padre Las Casas, IX Región, mientras desarrollaba una labor de investigación periodística. Fue acusado de tomar fotografías en un recinto privado, invocando el artículo 161 A del Código Penal, una antigua disposición represiva reactivada llamada antaño Ley Otero. A Garay, además de quitársele el fruto de su trabajo y sus instrumentos profesionales, fue víctima de una arbitraria “prohibición de mirar” y aún no obtiene la devolución de sus bienes.&nbsp Carabineros tampoco respetó la credencial del Colegio de Periodistas de Chile, situación que motiva una honda preocupación en el gremio.

El Colegio de Periodistas viene protestando hace varios meses por el proceder de Carabineros. Existe molestia por el resultado nulo&nbsp de la investigación a las agresiones sufridas hace más de un año por el periodista Víctor Salas, reportero gráfico chileno de la agencia española EFE, quien está perdiendo uno de sus ojos. El 21 de mayo de 2008 fue agredido por las fuerzas policiales en las afueras del Congreso Nacional en Valparaíso, mientras cubría incidentes en las cercanías del recinto con motivo del Mensaje Presidencial. En más de 12 meses no se ha identificado a&nbsp los responsables, y tampoco Carabineros ha sancionado a los culpables, ni existen avances en la investigación que debería llevar a cabo la Fiscalía Militar de Valparaíso.

El 17 de abril, Carabineros detuvo de manera violenta a la periodista de la agencia estadounidense UPI Nathalie Lepe y a Jorge Zúñiga, reportero gráfico y presidente del Sindicato de Reporteros Independientes, mientras cubrían una manifestación de la Agrupación Nacional de Deudores Habitacionales (Andha Chile) frente al Palacio de La Moneda, la misma organización que el viernes fue reprimida en el lecho del río Mapocho.

El 23 de abril, el reportero Oscar Pinto, del vespertino La Segunda, de la cadena El Mercurio, fue hostigado por funcionarios de Carabineros asignados a la seguridad presidencial, mientras procuraba declaraciones de la Presidenta Michelle Bachelet y del ministro de Salud, Álvaro Erazo, como parte de su trabajo habitual de periodista asignado a la fuente Palacio de Gobierno, durante la puesta en marcha del Hospital Metropolitano. Esta situación derivó en una injusta imputación de “agresión” al afectado por parte de una mujer policía, que fue quien lo agredió y posteriormente lo acusó ante la Fiscalía Militar.

Reportaje desde la prisión

Cuando el joven periodista Sebastián Larraín fue trasladado al Hospital San Juan de Dios para constatar sus lesiones, aprovechó la oportunidad "para redactar estas líneas a escondidas" desde su teléfono celular de última generación:

"Carabineros de la 3a comisaría de Santiago ha violado los Derechos Humanos y fundamentales de actores sociales de Centro Cultural Ainil y codirector de El Ciudadano.

"En un hecho de inusitada y extrema violencia el carabinero de apellido Bustamante de la Tercera Comisaría de Santiago ha golpeado brutalmente a unas 7 personas que se encontraban realizando una manifestación cultural en el marco del desalojo del Centro Cultural Ainil ubicado en la Plaza de la Libertad de Prensa en el Barrio Concha y Toro de Santiago.

"A eso de las 9:30 de la mañana comenzó el desalojo del centro cultural, donde los mismos actores sociales respondieron pacíficamente desocupando todas sus pertenencias del interior de la casona y ubicando todo en la plaza de Libertad de Prensa.

"Así transcurrió la mañana y parte de la tarde con absoluta normalidad y tranquilidad, mientras un grupo de músicos del centro cultural, que desarrollan talleres de tambores y capoeira, tocaban sus instrumentos como una forma de manifestarse pacíficamente por el desalojo.

"Debido a esto, un equipo de El Ciudadano acudió al lugar para cubrir el hecho y hacer una nota sobre lo que estaba ocurriendo.

"No obstante, a eso de las 4 de la tarde acudió al lugar un grupo de efectivos de carabineros de la Tercera Comisaría de Santiago, quienes procedieron violentamente a exigir que dejaran de tocar sus tambores y se marcharan del lugar.

"Al recibir respuesta negativa de parte de los músicos, el carabinero J. Bustamante se lanzó con extrema violencia y prepotencia sobre Andrés Handy, quien se encontraba tocando su djembé. Procedió a esposarlo torciendo su muñeca y botándolo al suelo. Varias personas se abalanzaron sobre el rabiosos carabinero, quién frente a la situación entró en cólera y fuera de sus casillas intentó arrebatar la cámara de video de El Ciudadano que se encontraba registrando de cerca todo lo ocurrido.

"Al no poder arrebatar la cámara, el carabinero procedió a arrastrar a Andrés media cuadra hasta la patrulla para llevarlo detenido. Sin embargo, en ese trayecto, que seguía de cerca la cámara de El Ciudadano, el en esos minutos delirante carabinero Bustamante alcanzó a dar un manotazo con toda su fuerza sobre la cámara de El Ciudadano, arrojándola al suelo y destruyéndola. Posterior a ello logró arrojar a golpes y patadas a Andrés dentro de la patrulla y luego de cerrar la puerta se dio media vuelta preguntando a gritos y con senda luma [porra] extendida en su mano:&nbsp ¿Quién más se va, mierda?

"Luego, como perro rabioso comienza a aforrar lumazos a diestra y siniestra a mujeres y jóvenes, propinándoles además patadas y combos, arrastró a una chica del pelo por el suelo y frente a los reclamos del equipo de El Ciudadano se abalanzó sobre el codirector del medio propinándole duros lumazos en todo el cuerpo y llevándolo a patadas al interior de la patrulla.

"Es impresionante observar como los mismos compañeros de comisaría del carabinero en cuestión miraban asombrados su extremo violento actuar. No obstante nada hicieron para impedir que continuara la golpiza irracional.

"Cabe destacar que, luego de más de tres horas de detenidos, a nadie se nos ha informado el motivo ni razones de la detención. Tampoco se nos ha permitido tomar contacto con nadie y se han vulnerado todos nuestros derechos humanos".

La detención ilegal duró en total más de 10 horas.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS