Chile. Neltume 2020: uniendo la memoria combativa de la montaña con las luchas rebeldes del presente

El grito rebelde de las luchadoras y luchadores de hoy se unió a la memoria de los combatientes de las montañas de Neltume, para exclamar al unísono y con energía el significado del nombre de dicha localidad en mapuzüngün: “¡Ir hacia la libertad!”, transformando el encuentro de conmemoración del año 2020 en una actividad de memoria viva, constituyéndose de esta manera en  el mejor homenaje para los combatientes caídos del Destacamento Guerrillero Toqui Lautaro.

Fueron tres días intensos, donde la camaradería, la solidaridad y la dignidad fueron características constantes de este encuentro.

Las actividades comenzaron el día viernes 31 de enero con una emotiva ceremonia de recepción, por parte del Centro Cultural Museo y Memoria de Neltume, de algunos fragmentos materiales pertenecientes al guerrillero “Pablo”, Raúl Rodrigo Obregón Torres, que fueron donados por la familia para que permanezcan en la sala de memoria y resistencia del museo.

Amelia, compañera de lucha y militancia de Pablo, fue la encargada de recibir estos significativos elementos por parte del Servicio Médico Legal y en parte de su emocionado relato manifestó:

“Cuando voy caminando hacia el Instituto Médico Legal, recién allí comienzo a pensar y a reflexionar que me voy a encontrar con la ropa de “Pablo; mil cosas se me vienen a la cabeza…. Me recuerdo haber estado con Pablo toda una noche conversando y cantando, preparándonos para volver a Chile con el compromiso que habíamos adquirido, que por supuesto no era un compromiso a tontas y a locas, sino que era un compromiso pensado, sentido desde el fondo y que sabíamos que íbamos a arriesgar la vida, pero valía la pena…”

En el Servicio Médico Legal – un día antes de viajar a las jornadas de conmemoración en Neltume del 31 de enero, 01 y 02 de febrero del presente año – Amelia es recibida por la Antropóloga Forense Carolina Ortiz, quien la saluda con mucho cariño y empatía, haciéndole entrega de un sobre sellado con los trozos de ropa de “Pablo”, luego de que firmara el Protocolo de Entrega, en  donde se expone:

 “En cumplimiento a la voluntad de don Alejandro Gonzalo Obregón Torres, hermano de la víctima, Raúl Rodrigo Obregón Torres, manifestada el 31 de agosto de 2019, al momento de la entrega de los restos mortales de la víctima, yo, Carolina Ortiz Cruz, Antropóloga de la Unidad de Derechos Humanos del Servicio Médico Legal de Santiago, procedo a realizar la entrega de la evidencia cultural asociada al caso al Museo de la Memoria y Centro Cultural de Neltume, mediante su socia representante Amelia Negrón(…)Rótulo N° 1001, evidencia física: balerina; rótulo 1002: calcetín derecho; rótulo 1002-b:calccetín izquierdo; rótulo 1003:fragmentos de tela; rótulo 1004:botones; rótulo 1005:etiqueta; rótulo 1006:elástico…”

Amelia, luego de leer con voz entrecortada el Protocolo, nos dice:

“Todo está acá adentro de este sobre sellado que tiene el timbre del Servicio Médico Legal. Después que lo recibí me volví caminando hacia mi lugar de trabajo casi en forma automática, como en trance,  con el sobre abrazado a mi pecho y en esos momentos sentí al “Pablo” al lado mío sonriéndome…”

Amelia, junto con Angélica, Presidenta del Centro Cultural Museo y Memoria de Neltume, proceden a abrir el sobre, desde donde extraen la “evidencia cultural”, como se define técnicamente a estos fragmentos materiales de memoria, que viene contenida en pequeños envoltorios, los que son entregados a compañeros y compañeras de lucha y militancia de “Pablo”, quienes, después de entregar sus testimonios y semblanzas de Raúl Rodrigo Obregón Torres, los van depositando delicadamente, como si se tratara de pétalos de cristal, sobre los pedestales rojinegros preparados para la ocasión, mientras los compañeros  del conjunto musical “Manzano Trío” interpretan la canciones  “Tres Versos para una Historia”, del conjunto Illapu, luego “Arriba en la Cordillera”, de P.Manns, para finalizar la ceremonia con el himno del MIR “Trabajadores al Poder”, el que fue coreado por las y los presentes .

Los rostros de los compañeros caídos del Destacamento Guerrillero Toqui Lautaro, desde el hermoso mural que grafica las montañas y los bosques de Neltume, pintado sobre la pared del museo delante de la cual estaban colocados los pedestales, se mezclaron con los rostros emocionados de decenas de compañeras y compañeros que estuvieron presentes en esta impactante ceremonia.

La jornada del día viernes concluyó con la presentación del libro “La Flor de la Higuera”, del autor Omar Rubio, también compañero de militancia y lucha de los compañeros de Neltume,  y la exhibición del Documental “Relatos a Contraluz”, de Claudia Monasterio y Sebastián Ulloa. Durante estos dos eventos se produjeron interesantes exposiciones y debates. En el patio del Centro Cultural Museo y Memoria de Neltume, antes de que comenzara el lanzamiento del libro, compañeras del Taller de Arpilleras Sitios y Memoria de Valparaíso expusieron algunos de los trabajos realizadas por ellas.

Cabe destacar asimismo la presencia de dos hermanas de Mauricio Hernández Norambuena, Laura y Cecilia, quienes, antes de que se iniciara la exhibición del documental, expusieron las condiciones represivas del aislamiento carcelario en que continúa “Ramiro”, haciendo un llamado a solidarizar y exigir el respeto de los derechos humanos que como prisionero político le corresponden.

El día sábado 01 de febrero se realizó el tradicional recorrido del “Sendero de la Memoria”, el que se inicia a la altura del puente Chan Chan, continúa por la orilla del lago Neltume, donde están ubicados los memoriales de  los guerrilleros “Óscar, Rigo, Pablo, Jorge, Víctor, Pedro y Camilo”, más o menos a la altura de la montaña en que fueron muriendo, para continuar después hacia las localidades de Choshuenco, Punahue y Puerto Fuy, visitando en dichos lugares los memoriales de “Paine” y “Pequeco”.

Al iniciar la entrega de testimonios en el Sendero de la Memoria, el compañero Jorge, quien también fue miembro del Destacamento Guerrillero Toqui Lautaro y que por primera vez asiste a estas jornadas de memoria, hace un reconocimiento a la compañera  “Bernarda Veras Contardo, que ha sido olvidada, no visualizada por nosotros durante todos estos años, y que fue una gestora de todo este proceso que vivió el Complejo Forestal y Maderero Panguipulli . La compañera Bernarda fue una Profesora Normalista  que se vino a alfabetizar por acá e hizo clases en la Escuela Básica de Puerto Fu y. Fue perseguida, reprimida y asesinada el año 73, junto a los 16 compañeros en el puente del río Toltén, en Villarrica…” Al mismo tiempo realiza un homenaje a la compañera Macarena Valdés, uniendo las luchas de ayer y de hoy en el territorio, agregando: “yo quería recordar a estas dos mujeres luchadoras en tiempos distintos, bajo contextos políticos diferentes, pero con un hilo conductor común que es la lucha de los oprimidos por sus derechos y su liberación.”

Desde allí, las y los participantes, en un número cercano a las ochenta personas, bajo un cielo gris amenazante, continuaron visitando los demás sitios de memoria ubicados en Choshuenco, Molco, Punahue y Puerto Fuy.

Mientras se entregaban los testimonios en el memorial de “Paine”, Miguel Cabrera Fernández, jefe del Destacamento, comenzó una intensa lluvia, por lo que se planteó la posibilidad de suspender y dejar hasta ahí el recorrido, pero la respuesta unánime  de las y los participantes fue continuar adelante: “si los compañeros sufrieron las inclemencias del tiempo y la persecución feroz e  implacable de los militares, cómo no vamos ser capaces de soportar una lluvia, por intensa que sea”, expresó a viva voz uno de los participantes, que fue respaldado a coro por el resto, continuando la jornada tal como estaba prevista.

Alrededor de las cuatro de la tarde finalizó este intenso y emotivo recorrido, que, como decía anteriormente, contó por primera vez con la participación del compañero Jorge Durán en ella, quien aportó nuevos y valiosos testimonios respecto al desarrollo del trabajo realizado en el monte por el Destacamento Guerrillero Toqui Lautaro, la preparación previa, el retorno, la detección, la persecución y aniquilamiento del  mismo, y por otro lado entregó  nuevas semblanzas de los compañeros caídos.

De vuelta en el Centro Cultural Museo y Memoria de Neltume, se realizó una pausa para compartir un almuerzo solidario, preparado por integrantes del Museo y otros compañeros y compañeras, en alegre y respetuosa camaradería.

Un pequeño descanso antes de continuar con la jornada del día sábado, que cerraba el programa sabatino con un Conversatorio denominado “Contrastes y Unificación de la Protesta Social desde los Distintos Territorios”.

Alrededor de cien personas estuvieron presentes en este espacio de reflexión y debate, el que contó con la participación de diversos compañeras y compañeros  pertenecientes a diferentes colectividades, organizaciones populares y territoriales, quienes expusieron sobre el quehacer que llevan adelante, insertos en este período de rebelión popular iniciado el 18 de octubre del 2019.

Como introducción al Conversatorio, Angélica Navarrete, Presidenta del Centro Cultural Museo y Memoria de Neltume, se refirió a la Declaratoria de Monumento Nacional en la categoría de Monumento Histórico, el 6 julio 2019 a través de la publicación en el Diario Oficial, del conjunto de bienes que pertenecieron al  Complejo Forestal y Maderero Panguipulli, como también algunos hitos relativos al Destacamento Guerrillero Toqui Lautaro, manifestando en parte de su intervención:

“Lo importante de esta declaratoria es el reconocimiento que se hace a la lucha obrera de este territorio. Normalmente, cuando se habla de patrimonio, solo se refiere a inmuebles o monumentos que tienen mucha connotación histórica o arquitectónica, pero en este caso, y es la única vez que ha ocurrido en Chile, se hace un reconocimiento histórico a la lucha que se ha dado en nuestro territorio (…) Para nosotros lo más importante para defendernos de los embates de la derecha por echar abajo esta declaratoria era, a pesar de todo el apoyo nacional e internacional que recibimos, la defensa territorial, y la comunidad local si se cuadró con la defensa de esta declaratoria. Ellos sí entendieron la importancia que esto tenía y en el fondo, más que los inmuebles o los lugares, la gente entendió que lo que se declara finalmente y se reconoce es la lucha obrera, la lucha campesina vivida en la montaña y que de una manera muy importante fue apoyada por el MIR en su época.”

Durante la tercera y última actividad de estas  Jornadas de Memoria Activa del año 2020, organizadas por el Centro Cultural Museo y Memoria de Neltume en conjunto con el Comité Memoria 81, se partió muy temprano hacia el lugar del Campamento 83, denominado así porque se instaló un día  8 de marzo, para recorrer dichos espacios y escuchar nuevos testimonios de sobrevivientes de dicha experiencia guerrillera, intercambiar puntos de vista e inquietudes con los cerca de  140 compañeros y compañeras que participaron el día domingo 02 de febrero. En el sector del “coigüe amigo”, José Bravo, integrante de la Resistencia Guerrillera del año 73 y del año 81, expresó:

“ El año pasado vinieron 123 compañeros y para nosotros es una alegría enorme ver  más gente este año acompañándonos en estas actividades de memoria, y eso nos da más ganas para seguir el otro año viniendo y contar la historia de este proceso que se vivió en el Complejo y la guerrilla del Destacamento Toqui Lautaro.”

En columna y en silencio se avanzó en medio de los coigües y las quilas verde olivas, en busca de las semillas libertarias que regaron con su sangre, en las entrañas de las montañas de Neltume,  los  compañeros del Destacamento Guerrillero Toqui Lautaro.

www.elclarin.cl/2020/03/29/neltume-2020-uniendo-la-memoria-combativa-de-la-montana-con-las-luchas-rebeldes-del-presente/

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS