Chile. Megafraude en Carabineros se arrastraría desde fines de los 80

Publicidad

El Mayor de Carabineros, Nelson Valenzuela Aravena, experto en Informática y quien en la actualidad se encuentra detenido en el centro de detención Pudahuel Norte de la policía uniformada, afirmó en su declaración a la Fiscalía en noviembre pasado que la irregular forma de desvío de dineros descubiertas en el Megafraude, se arrastran desde a lo menos, 1989, año en que entró a la institución.

Según el testimonio de Valenzuela Aravena revelado por El Mostrador, los traspasos irregulares de dineros a altos oficiales de la institución, involucran al funcionario de la DIPRES, Hugo Zúñiga, quien también recibía dineros de manera oculta.

“En el año 1996, el mando de la dirección de finanzas a cargo del general Jorge Contreras Mella, coronel Julio de Bernardi Reyes y el capitán Javier Leiva Vallejos, gestionaron mi traslado al Departamento de Finanzas sección Presupuesto. En esa instancia se desarrolló con los mandos anteriormente comentados el Sistema de Presupuesto por Programa. Posteriormente ya puesto en marcha, me percaté que el señor Hugo Zúñiga de la Dirección de Presupuestos del Ministerio de Hacienda, se le pagaba como asesor de la Dirección de Finanzas mediante boletas de honorarios, pero esto estaba oculto, de hecho en la relación de pagos aparecía como XXX, lo que posteriormente ratifiqué y presencié en varias ocasiones,que el coronel Julio de Bernardi le cancelaba con un sobre los dineros en su oficina”. Afirma en su declaración.

Al año siguiente -1997- el Mayor señala haber detectado pagos dobles, lo que informó a su superior el comandante Juan Calderón Anacona, quien al informar a la Dirección de Finanzas de los hechos, fue trasladado a la ciudad de Puerto Montt.

Para el carabinero detenido, era sospechoso que Contraloría no encontrara nada extraño en la institución, ya que “las anomalías eran evidentes, por lo tanto, en la auditoría debieron haber reparado en estos antecedentes”.

Luego, en 1998, Valenzuela fue trasladado a Concepción donde “me tocó, entre otras cosas, coordinar el ascenso de mi coronel Vidal, el cual fue pagado con dineros fiscales, correspondientes al ‘rancho fiscal’. Personal que trabajaba al alero de él manifestó que fue una coronación, por el tipo de ceremonia y la cantidad de invitados que participó”

En 1999 Valenzuela fue trasladado nuevamente, esta vez al Departamento III Tesorería, donde fue testigo de como se sustraían fondos por medio de la “Renovación de Cobros bajo el subtítulo 22 ‘gastos operacionales ítem 99 compromisos anteriores’” . En su relato, el mayor narra que estos mecanismos fueron descubiertos en 2001 y 2002 por el coronel Iván de Requesens y el Tte. coronel Manuel Pérez Ananías, los que habrían extorsionado al general Pizarro Konga, Renato Sarabia y Jorge Prudant “para que no dieran cuenta de los hechos y les exigieron una suma cercana a los $120.000.000″

En el relato afirma también que “En los años 2003 y 2004, en el Departamento III de Tesorería, se realizaba fraude a través del sobreprecio mediante facturas ilícitas, esto lo hacía el coronel Cruces a través del proveedor Rodrigo Vásquez. También inicia la puesta en marcha del sistema integrado de remuneraciones, que después de una revisión nos percatamos que dicha aplicación presentaba fallas”.

El mayor cuenta en su testimonio como el año 2006 “el coronel [Arnoldo] Riveros me indicó que iban a hacer una salida de plata por el artículo 6to., que ya estaba todo coordinado y que lo acompañara al banco a cobrar el cheque correspondiente”. Agrega a su testimonio “esta gestión se canalizó por el mando del Depto. I Finanzas avalado por el general Pizarro Konga y materializado por el Jefe del Departamento Tesorería pero no recuerdo si en ese era Sáez o Vera, en conjunto con el Jefe de la Sección Tesorería capitán Pedro Valenzuela San Martín, quienes firmaron este cheque de cobro, a nombre de Arnoldo Riveros Geldres para su cobro”.

Lo insólito fue la manera de cobrar los millonarios montos “yo acompañé en la camioneta fiscal Opel combo de color azul, acompañado con el chofer del departamento III de Tesorería al comandante Arnoldo Riveros al BancoEstado, bajamos al subterráneo de dicho BancoEstado, donde se hizo efectivo el cobro de este cheque en dinero en efectivo, no recuerdo bien si el monto era entre $600.000.000 o $1.200.000.000, dichos fondos posteriormente fueron llevados al gabinete del director de Finanzas general Julio Pizarro Konga, por su puerta trasera, en conjunto con el coronel Arnoldo Riveros y yo, al abrir la puerta en su interior se encontraba el coronel Fernando Pérez y el director de Finanzas general Julio Pizarro Konga, alrededor de las 14:00 horas, se dejaron las maletas y, posteriormente, la distribución llegó en dinero en efectivo a todos los participantes, por un monto cercano entre los 30 y los 50 millones de pesos cada uno, el capitán Pedro Valenzuela también recibió de este hecho ilícito, sí, doy fe que el comprobante con que se giró este cheque llámese egreso, lo firmó el abogado Juan Badilla Drago, los dineros provienen de las cuentas de resto corriente y gasto en personal, la sucursal en la que cobramos el cheque, es la central”.

Valenzuela afirma también que el año 2007 sugirió blindar el sistema integrado de remuneraciones a un tope de $2.000.000 para sustraer dinero -porque se podía estar yendo de las manos- “Por lo tanto, establecí que tenía que ser solamente para funcionarios Institucionales”.

A la sustracción de dineros por medio del artículo 6º-afirma en su declaración el Mayor- se sumaría también el robo de dinero en DIPRECA a través de las “Licencia Pre-posnatal y artículo 19 de la Ley Orgánica de Carabineros.”

La declaración también señala como se implementó un programa de remuneraciones que fue comprado a la empresa Airh, de la que es gerente general un amigo personal del general González Theodor, a cargo de la compra.

El testimonio de Valenzuela denuncia además, múltiples formas de como se abultan los sueldos en Carabineros y que incluyen pagos irregulares de especialidades, horas extraordinarias a médicos en el hospital de Carabineros “a los cuales les figuraban más horas de las que en la práctica podían realizar”, “cónyuges de Generales Activos y otros oficiales en estas corporaciones con pensión de invalidez, trabajando” y traslados a zonas extremas de privilegios, “logrando obtener en sus últimos 6 meses en Carabineros una asignación de Zona abultada en su liquidación”.

Asimismo, su relato incluye la mala utilización de asignaciones, como por ejemplo, las asignaciones de vuelos para Directores Generales que “en su mayoría son falsas” lo que se puede comprobar “ya que, en una sola resolución de pago de asignación de vuelo, figuran 20 personas beneficiadas, y resulta que no existe ninguna aeronave policial con una capacidad de esa cantidad de pasajeros”.

resumen.cl/articulos/megafraude-carabineros-se-arrastraria-desde-fines-los-80

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More