Chile: Medio millón de empleados y empleadas públicas paran y salen a las calles

Medio millón de empleados y empleadas públicas paralizaron sus actividades y salieron a las calles para exigir un reajuste salarial de 14.5 por ciento. La huelga se extenderá por dos días, y a la misma se plegaron trabajadores y trabajadoras de la administración central, servicios de salud, educación, municipalidades y universidades estatales en todo el país.

Michelle Bachelet calificó de “chantaje la movilización y avisó&nbsp que no se pagarán las horas no trabajadas.

El primer día de huelga de los funcionarios/as y profesores/as públicos chilenos ha paralizado este martes el país, afectando a puestos fronterizos, hospitales, el Registro Civil o la recogida de basuras, entre otros servicios.
Según los dirigentes de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), convocante del paro, cerca de 400.000 empleados del sector público, el 94% del total, han seguido la protesta.

A la huelga de los empleados públicos, que durará 48 horas, se han adherido los servicios de la Salud Primaria municipalizada y los empleados de Aduana y del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), que han dejado sin atención varios pasos fronterizos que unen a Chile con Argentina.

En todos ellos se han podido observar largas filas de vehículos, tanto de carga como de pasajeros, al igual que decenas de automóviles, que no han podido cruzar la frontera por la falta de personal.

El ministro del Interior, Edmundo Pérez Yoma, ordenó que los días no trabajados sean descontados a los huelguistas.

Los dirigentes del paro aseguraron que el gobierno aún no ha puesto sobre la mesa una cifra para el reajuste de los salarios de cerca de medio millón de empleados públicos. Al mediodía, al menos 7 mil funcionarios se congregaron en la Plaza de Armas de Santiago para protestar.

Los gremios dicen que la adhesión a la protesta llegó a 90 por ciento de sus 400 mil afiliados.

Manifestación en Santiago

Unas 10.000 personas&nbsp se&nbsp congregaron en la Plaza de Armas de Santiago. «Le pedimos al ministro [de Hacienda, Andrés] Velasco que se sensibilice, que escuche la voz de la ciudadanía», ha declarado el presidente de la ANEF, Raúl de la Puente, durante la concentración.

También ha instado al ministro del Trabajo, Osvaldo Andrade, a no hacer «más fintas y que de una vez por todas haga su labor y entregue y participe con los trabajadores, para que nosotros tengamos un reajuste digno y un reajuste real».

De la Puente ha asegurado que el paro ha generado problemas en diversos servicios, como el Registro Civil, consultorios y hospitales públicos, en los jardines infantiles dependientes del Gobierno, en la extracción de la basura y el funcionamiento de colegios y liceos municipales, entre otros.

El Gobierno lamenta las molestias

El dirigente sindical, que ha pedido disculpas a quienes han acudido a los servicios públicos, incluidos todos los ministerios, en busca de atención, ha advertido con nuevas movilizaciones si el Gobierno insiste en suspender el pago de las horas no trabajadas a los empleados fiscales.

El ministro del Interior, Edmundo Pérez Yoma, ha remitido a los ministros, subsecretarios, gobernadores y jefes de servicio un escrito en el que se indica que «no corresponde el pago de remuneración por aquel tiempo que no hubiere sido debidamente trabajado».

El ministro portavoz de Gobierno, Francisco Vidal, ha calificado de legítimas las peticiones salariales de la ANEF, pero ha lamentado la molestia que ha generado en los usuarios. «Que los trabajadores públicos levanten reivindicaciones salariales es legítimo, lo que es repudiable, rechazable, injusto es que paguen 'el pato' centenares de miles de chilenos», ha declarado.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS