Chile. Más allá de Petorca y las paltas: Cientos de lugares con escasez hídrica

Un importante hecho noticioso en este último tiempo, por primera vez en diversos medios de circulación masiva y comercial, sobre la gravedad de lo que se vive en Petorca y su relación con el acaparamiento de aguas y el crecimiento de monocultivos de paltos, es el resultado  de las incesantes denuncias que personas y organizaciones  vienen realizando, cuyo desenlace es parte de las consecuencias del modelo de crecimiento del Estado chileno y de cierto sector privado.

En Chile existen numerosos casos de escasez hídrica con graves consecuencias y en su mayoría se relacionan a ese modelo de crecimiento, extractivista, capitalista, feudalista, colonial, incapaz de reconvertirse e incapaz de replantearse atendiendo el respeto a la naturaleza, a los derechos humanos y a las autonomías de los territorios, es decir, las soberanías de los Pueblos.

La industria minera ha devastado un amplio territorio, dejando sin agua numeroso lugares y sus fuentes hídricas y en otras, contaminándolas, así como la tierra y el aire. Ahora van por el mar, como también buscan expandir la industria salmonera a pesar de las evidencias en  insustentabilidad, daños, desigualdades, empobrecimientos, incluyendo lo que ha sido parte de actos de corrupción con grupos políticos, como la Ley de pesca, intentándose asimismo violentar la protección que hay sobre espacios de bordes costero, indispensables para las soberanías de los pueblos y su existencia. Todo esto va mucho más allá de lo ideológico como se ha querido también catalogar en algunos “escenarios”, incluyendo la colusión de la industria forestal, la corrupción y los impactos causados por las contaminantes plantas de celulosas y los monocultivos de especies exóticas. Hoy buscan expandirse por medio de tierras campesinas y de reducciones mapuche, manteniendo la tala rasa y con alta depredación, incapaz de abrir caminos verdaderos para la reparación mínima de derechos al Pueblo Mapuche, frente  al brutal despojo territorial de que ha sido objeto como también a la urgente necesidad de restauración de territorios en biodiversidad, cultura(s), justicia, paz, buen vivir, respetos. El mismo modelo incapaz de darse cuenta asimismo del enorme daño que está causando, incluyendo a ellos mismos y que en vez de buscar reconvertirse y transformarse para mejorar, insisten en depredar más, buscando maquillarse en “sustentabilidades”, “responsabilidades sociales” y “vecindad”. No es viable este modelo, es una manera destructiva cómo se piensa el desarrollo y crecimiento, incluyendo el proyecto carretera hídrica para sacar aguas desde los ríos cordilleranos del centro-sur, principalmente para  fines industriales o mantener políticas agrotóxicas o mantener agresiones a las soberanías alimentarias.

Hoy no se trata solo si dan más o menos puestos en manos de obras y las calidades de estos. No se trata de los aportes que puedan dar a una Municipalidad o cuantos proyectos pueden financiar en temas sociales, ni de compensaciones ni migajas. Se trata de que hay corrupción; pagos y generación de dependencias en instancias de interés público; cientos de casos sobre daños a la naturaleza y derechos humanos, incluyendo contaminación y escasez hídrica; daños sociales, culturales, muertes, incluyendo antecedentes epidemiológicos, asesinatos políticos empresariales. Bueno sería revisar también los graves conflictos que proyectos de la industria de energía vienen generando en diversos territorios.

No es menor que en Chile, en vez de que se generen políticas de protección efectiva y democratización y justicia en la administración de las fuentes hídricas, tienda a buscar mantener el acaparamiento y persista en su control para fines extractivistas y de ciertas élites. No es menor la complicidad y silencio del empresario y Presidente de la República, Sebastián Piñera Echeñique, frente a temas y situaciones como estas, urgentes y graves, negándose a asumir mecanismos de soluciones, que son de interés público y de bienestar común.

Petorca, comuna ubicada en la Región de Valparaíso, Chile, en la Provincia de Petorca, la que se encuentra a 220 kilómetros al norte de la ciudad de Santiago y 190 kilómetros al este de Valparaíso, siendo la comuna más extensa de la región, en materia de escasez hídrica,  es en una gran parte, el resultado del modelo agroindustrial y monocultivos, en este caso, principalmente las paltas, y el llamado de alerta que se viene levantando desde ese territorio,  es a que se respeten y se reparen derechos básicos, como el agua, obligación que debe asumir el estado chileno, quien debe regular asimismo los acaparamientos.

www.mapuexpress.org/?p=25054

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS