Chile. Las tareas de las y los comunistas revolucionarios en la actual coyuntura

Publicidad

Organización Comunista Revolucionaria

Chile, noviembre, 2019

A más de un mes del inicio del alzamiento popular, la clase trabajadora y el pueblo no ha abandonado las calles. Al contrario, de manera rebelde y con creciente conciencia suma a la protesta mayores niveles de organización.  El Bloque en el Poder busca construir un nuevo acuerdo interburgués para mantener la dominación, pero la coyuntura sigue abierta y las y los comunistas debemos continuar volcados a la organización y mayor toma de conciencia integral  de las masas, robusteciendo las expresiones de solidaridad, fortalecer la protesta popular y generar, al calor del combate, las condiciones materiales y subjetivas para el surgimiento desde el seno del pueblo de un instrumento político que dote de dirección estratégica a la lucha de clases, y así dar pasos concretos en la lucha por la conquista del poder y la total emancipación de la clase trabajadora.

Millones hemos recorrido las calles en cientos de marchas a lo largo del país, entre estos millones, cientos nos hemos volcado a la construcción de organización popular, al interior de los territorios, levantando asambleas territoriales que articulan diversas expresiones organizativas y están siendo el resorte que está impulsando la lucha en las poblaciones y villas.  Las asambleas en sindicatos comienzan de a poco a ser una práctica para organizar la participación de las y los trabajadores. La protesta popular ha sido la forma como millones y de multiformes maneras hemos sacado la rabia y el descontento de décadas de explotación y dominación capitalista, transformado este sentimiento en barricadas y enfrentamientos donde el pueblo es hoy el actor principal, una animal político indomable que está dando cara a los dueños del poder y la riqueza y a la bestia imperialista.

La llamada crisis social actual en Chile, no es sólo un fenómeno local, por el contrario, es una expresión de la crisis internacional y de características integrales que atraviesa el capitalismo monopólico. El alzamiento no es un hecho aislado, en el Líbano, Irán, Francia el pueblo se manifiesta en contra de las medidas de sus gobiernos y Latinoamérica no es la excepción, en Ecuador se ha desarrollado un levantamiento popular que lleva más de un mes, el cual se desató en contra del paquetazo neoliberal de Lenín Moreno, que ha sido impulsado por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Por su parte, vemos las protestas populares en Haití que han tenido más de 50 asesinados en las últimas semanas, al igual que en Honduras, Panamá y Perú. Por último, la crisis política en Bolivia y la ofensiva imperialista que ha significado la salida de Evo Morales del gobierno y de alrededor de una veintena de muertos por efecto de la represión. Solidarizamos con todos los pueblos de Latinoamérica y el mundo que en su lucha por alcanzar su dignidad y emancipación, se enfrentan no sólo a la burguesía local sino también contra el imperialismo mundial.

En Chile, el Bloque en el Poder, saliendo de la desorientación y pérdida de iniciativa, logra, luego del llamado de Piñera, construir un acuerdo interburgués que le permita salir del pantano en el cual aún  se encuentra.

Además de la errática “Agenda Social” anunciada, la segunda iniciativa a destacar, que se entiende como una mirada de más largo plazo por parte del Bloque en el poder, y que buscará prepararse para futuros combates, es una agenda legislativa con más de 10 medidas, un acuerdo político trasversal de crítica a la violencia de masas, y una ofensiva militar y policial que busca castigar con violencia al pueblo y por otro lado golpear a las organizaciones de avanzada de la clase.

El asesinato, la mutilación, la ola represiva, las violaciones y abusos sexuales, son la muestra de cómo actúan los perros de presa del capital cuando la burguesía comienza a ver mermado sus privilegios de clase, el permanente ruido de un nuevo decreto de estado de emergencia y la posibilidad de la vuelta de los militares a las calles deben hacernos tomar mayores medidas para cuidarnos y cuidar a nuestros hermano y hermanas de clases, todo esto para seguir en la lucha y en ningún caso para ceder antes las amenazas, que buscan aplacar la furia de las masas con todo lo que representa al sistema que nos oprime y explota.

El pacto por la paz y la nueva constitución, es sin lugar a dudas la expresión gráfica del alineamiento de todos los sectores con representación en el parlamento que buscan asegurar el patrón de acumulación capitalista, mantener el control político y principalmente la seguridad pública, dando garantías a la clase dominante de que están dispuestos a ceder para que nada cambie. El rechazo generalizado del pueblo al pacto social que nace de las cocinas del poder entre cuatro paredes no hizo más que prolongar la grave crisis de legitimidad que atraviesa, no sólo el actual gobierno, sino que el sistema político actual, sus formas de participación, los diferentes partidos, el parlamento y sus aparatos represivos.

Las posibles salidas al actual escenario de la lucha de clases en Chile, son dinámicas y diversas, y por lo tanto se van configurando como alternativas reales de acuerdo a la dinámica misma de la lucha entre los opuestos.  La patronal ha tomado como medida actual el camino del pacto constitucionalista en la perspectiva de apostar por el sistema democrático burgués, a través de los partidos del bloque en el poder, donde la no firma  por parte del falso partido comunista es seguramente intrascendente y momentánea. Esta es la principal apuesta política por el momento del Bloque en el Poder, ha incluido a todos los segmentos y dispositivos en esta operación de largo alcance. Los sectores hegemónicos de la clase dominante y el imperialismo pueden aceptar diversas transformaciones cosméticas e incluso alguna de carácter estructural, asegurando siempre la mantención del orden y de sus privilegios, asociados a la explotación de la clase y a la opresión burguesa. La principal dificultad que presenta esta salida burguesa es la posibilidad de la prolongación de la inestabilidad en la dominación que abre la reforma. El modelo actual es coherente, excluyente, concentrador y policíaco. Las expectativas de transformaciones que se puedan producir van a chocar en el corto plazo con las rigideces de la dominación y pueden parir nuevos estallidos.

Por otro lado, el Bloque en el Poder tiene la carta golpista en su mano y seguramente prepara las mejores condiciones políticas en el plano nacional como internacional para desatar un golpe al pueblo en lucha, esta alternativa es sin duda considerada por el Bloque en el Poder y así de manera velada lo han manifestado, incluso desde la Moneda. La salida de endurecer el régimen por el momento es descontada por no contar con el suficiente consenso para su implementación.

Por último, una tercera vía de escape a la crisis es la salida de Piñera de la presidencia producto de la presión social y como consecuencia de posibles contradicciones internas en el Bloque en el Poder y la presión de las masas en lucha, cuyo eventual resultado es de doble cara. O la profundización del sistema de explotación y no mejoras para el pueblo o la apertura de una situación de prolongado vacío de dirección y por lo tanto prolongación radicalizada de la crisis del Bloque en el Poder. Esta salida es de un alto costo para la dominación pues mostraría que las luchas decididas, además de lograr la conquista de reivindicaciones y derechos a través de reformas, también se pueden prolongar en conquistas de carácter político que le doblen la mano al estado. Sacar al gobierno y sus cómplices en este sentido, aun considerando que no produce transformaciones radicales en el modelo, representa una considerable victoria para el levantamiento de masas de características radicales en sus formas y de contenido principalmente democrático en sus demandas.

Afirmamos y nos comprometemos a poner todos los esfuerzos en esta tarea, independiente de la salida que pueda imponerse, el camino es construir un nuevo poder, basado en la fuerza social gestada en la lucha concreta por los derechos, el desarrollo de conciencia de clase y la construcción de organización desde una línea política anticapitalista, antipatriarcal y antiimperialista. Ese nuevo poder, el poder popular, entendiéndolo como antagónico e independiente al de la burguesía, es el único camino para la clase trabajadora y el pueblo capaz de confrontar de manera estratégica y con perspectiva de poder al estado. Destruirlo desde sus cimientos y así comenzar a construir una nueva sociedad.

En este sentido, constatamos que existe una carencia de alternativa revolucionaria y, más aun, una comunista que se instale y desarrolle en las masas descontentas y movilizadas. La falta de una línea táctica y estratégica desplegada en la clase trabajadora y el pueblo y que sea asumida de manera creativa, por las masas organizadas y combatientes, a través de la constitución de un Bloque Popular Revolucionario, conlleva que este se empantane en medidas institucionales y burocráticas que terminan por relegitimar el sistema burgués y no resuelven el problema del poder para el proletariado.

La falta de un instrumento político con perspectiva estratégica que dote de estrategia y táctica y que acompañe a las masas ha sido evidente, y parte de las principales limitaciones del actual movimiento. Hemos reconocido lo no previsto del alzamiento pero tenemos la certeza que es el efecto, desde luego, de las condiciones materiales de  vida de nuestro pueblo pero también del trabajo que por décadas muchas y muchos compañeros llevamos aportando al proceso de reconstrucción y emancipación de la clase trabajadora, desde la derrota de los 90, el resurgimiento de las organizaciones a principios del 2000 la irrupción secundaria del 2006 y el resurgimiento de un sindicalismo clasista y combativa, el batatazo feminista y la lucha del 2011 caracterizan un ciclo de luchas ascendentes en organización y combate.

Quienes abrazamos las banderas del comunismo, en este alzamiento popular  no sólo debemos desplegarnos con nuestro pueblo en la organización y la lucha por los derechos populares desde una perspectiva anticapitalista, sino también generar importantes esfuerzos orientados a la edificación, junto a la clase trabajadora, del partido comunista revolucionario como instrumento político, como herramienta que permita avanzar con mayor solidez en la lucha popular, dar un consecuente salto a la lucha política con el levantamiento de una alternativa de izquierda real y lograr la victoria y el poder en  próximas batallas. La construcción partidaria es el objetivo principal del actual periodo de la lucha de clases.

Los crecientes niveles de enfrentamiento y violencia política de las masas nos enfrentan a un enemigo fuerte en medios, logística y capacidad destructiva. Queda demostrado que aun cuando hemos avanzado, nuestras fuerzas requieren de planificación y mayor capacidad ofensiva. La autodefensa de masas y la efectiva constitución de formas más avanzadas de la lucha popular dan luces y nos muestran a la vez los desafíos para el futuro inmediato.

El alzamiento, claramente, trajo para los dueños de la riqueza costos que golpean profundamente el desarrollo del capitalismo neoliberal en Chile, la crisis también tuvo consecuencias para la patronal, pérdidas en ventas y transacciones, la caída de la bolsa, el aumento del valor del precio del dólar, la quema de tiendas del retail, han impactado en su tasas decreciente de ganancias, y esto ha llevado a la economía un estado de recesión (considerando que la caída ya estaba en marcha y el alzamiento la ha empujado y profundizado) que seguramente acechará por un par de trimestres al menos, bien sabemos que ellos colocarán sobre nuestro pueblo y la clase todos los costos de esta lucha, nosotros debemos bregar por que la crisis la paguen los ricos y no nosotros y nosotras como lo hemos hecho hace cientos de años.

A más de un mes del estallido popular podemos vislumbrar algunas victorias del pueblo.

En primer lugar, se ha perdido el miedo a la represión, dando un nuevo salto en radicalidad y masividad, frente a la pasividad de las masas heredados de la salida pactada de la dictadura, transformando la rabia acumulada en rebeldía y en la gestación de organización popular por medio de asambleas territoriales, sindicales y estudiantiles.

En segundo lugar, los esfuerzos de recomposición de la clase trabajadora y el pueblo hoy han rendido frutos, y hemos sido testigos y partícipes de infinitas expresiones de solidaridad efectiva, de apoyo incondicional y de defensa del pueblo hacia el pueblo, tanto en expresión de cotidianeidad en la relaciones como en fortalecimiento creciente y gradual de la organización en la perspectiva de desarrollo de fuerza propia e integral.

En tercer lugar, el pueblo ha aprendido que luchando es como se consiguen las cosas, tomando conciencia de la fuerza transformados que se anida en él, y que cuando quiere torcer la mano al poder es posible, demostrando que, con la lucha decidida, el Estado poco a poco se transforma en un tigre de papel.

En cuarto lugar, sin duda ha habido un desarrollo de conciencia inigualable, comprobando una vez más que por medio de la lucha concreta es cuando la clase trabajadora más desarrolla su conciencia, transformándose en la mejor escuela de formación de cuadros para el pueblo.

En lo inmediato, porque no debemos dejar las calles ni confiar ni un poco en quienes nos quieren vender pacificaciones y vías institucionales, recogemos y hacemos nuestras las iniciativas desarrolladas por el pueblo en lucha y nos convocamos a:

A protestar cada día en las calles, con masividad, fuerza y solidaridad, cada quien tiene su puesto en la pelea.

Mantener las protestas en los territorios populares, apuntando a fortalecer la organización de base y la lucha por nuestros derechos.

Fortalecer y construir Asambleas Populares Territoriales, para desarrollar la protesta popular.

Luchar por la liberación de todos y todas las prisioneras políticas en las cárceles del Estado.

A Fortalecer la Protesta Popular

La Revolución Comunista es Imparable

Organización Comunista Revolucionaria

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More