Chile. FPMR: 12 Rostros Altivos y Valientes Se Vislumbran Tras los Rayos del Sol

Se acerca una de las fechas más triste para la historia de Chile, la muerte de 12 combatientes chilenos, los días 15 y 16 de junio de 1987. La prensa de la época (Mercurio, Tercera, La Segunda y TVN) hablaba de enfrentamientos, las investigaciones señalan hoy, que fueron vilmente acribillados, sólo 2 compañeros pudieron defenderse.

Hoy a 30 años de aquellas dolorosas muertes, los recuerdos de esos terribles momentos, en el cual dignamente estos 12 hombres y mujeres se enfrentaron hasta el final sin tregua por sus convicciones, llegan como cantos de luces a nuestra memoria.

Altivos ellos y ellas que con sus ejemplos traspasan nuestra historia para quedarse anclados en nuestras almas.

Fueron días en que la antesala de la muerte cubría Chile, en aquellos años de horror estos/as arrojados y osados hombres y mujeres estaban convencidos de que una vida distinta era posible, sin violación a los DDHH , por Democracia y justicia social. Días siniestros aquellos, donde lo peor del ser humano se desplegó y arrasó con fieles y hermosas personas. No hay olvido, la verdad se desliza y se hace presente cada vez más a través de los vericuetos del tiempo y la historia del pueblo.

¿Acaso no era posible defenderse? La Declaración Universal D.D.H.H consagra éste valor desde su firma. Tenemos derecho a cuidar y defender nuestras vidas, las reflexiones van más allá, hoy, a 30 años de esa barbarie sin límite, ¿quiénes somos?, ¿cómo podemos permitirnos siquiera olvidar lo que hizo la tiranía contra nosotros /as? ¿Cómo es posible que atrocidades así pudieran ocurrir? pero ¿de qué estamos hechos?

Cargamos todavía con una herida terrible, que aún no cierra hasta que los culpables reciban castigo justo, nunca indulto.

Una seguidilla de muertes en esos días se apoderaron del cielo de Santiago de Chile, una tras otras, planificadas, respuestas organizadas por la terrible CNI, la dictadura instaló un modelo, la metodología del exterminio y se exterminaron a 12 jóvenes combatientes que no claudicaron en sus ideales y principios.

Ignacio Recaredo Valenzuela Pohorecky fue asesinado por la espalda en la Comuna de las Condes y Patricio Acosta Castro acribillado en San Joaquín.

Al atardecer de aquellos oscuros y nubosos días se produce el único enfrentamiento y es en la calle Varas Mena de San Miguel, donde funciona una escuela de formación, dos combatientes, Juan Waldemar Henríquez y Wilson Henríquez Gallegos hacen suyos los compromisos de lealtad hacia sus compañeros /as de lucha y se enfrentan con sus vidas protegieron la salida de aquellos /as que estaban en la casa, todos/as se salvan.

A media noche los agentes irrumpen en un departamento de Villa Olímpica, en Ñuñoa y asesinan a Julio Guerra Olivares.

Ya en los calabozos del Cuartel Borgoño estaban detenidos José Joaquín Valenzuela Levi, Esther Cabrera Hinojosa, Ricardo Rivera Silva, Ricardo Silva Soto, Manuel Valencia Calderón, Elizabeth Escobar Mondaca y Patricia Quiroz Nilo, fueron torturados y posteriormente trasladados a una casa definida por el asesino Álvaro Corbalán, sus cuerpos tirados y acribillados en la casa de calle Pedro Donoso 582 de la Comuna de Recoleta.

Más de 500 agentes desplegados por las oscuras y siniestras calles de Santiago de Chile en Dictadura, para 12 valientes rostros de la lucha anti dictatorial.

Cargamos con las huellas indelebles de monstruosidades realizadas por otros chilenos/as, sobre chilenos que se enfrentaron en la legitimidad de su defensa. Qué paradoja de la vida, la felonía presente para la causa de tanto crimen, triste y difícil de entender, pero es así, esto fue Chile hace 30 años.

No podemos negar que entre nosotros vivieron y viven seres pestilentes, perversos, tenemos una historia dolorosa, debemos conocer nuestra historia, esa que a veces se disfraza de falsa democracia, la participación es necesaria, requerimos un país sin sordos, sin ciegos, que se atrevan a desafiar a la autoridad porque es un derecho.

A los que asesinaron sin piedad, les decimos que nunca olvidaremos, no, no, y les gritamos en sus caras a aquellos que torturaron despiadadamente …sin alma …sin corazón, la justicia verdadera se hará presente en la historia de estos 12 altivos combatientes, como primavera en flor. Nunca serán olvidados, están en las fibras de cada revolucionario consecuente hoy en día. Nos quisieron destruir, trataron de despojarnos de nuestra bella humanidad, pero fue imposible, aquí estamos y están, estos 12 combatientes.

Acurruquemos y cautivemos en nuestros corazones, la justicia social, la verdad, para que otro mundo sea posible, un mundo donde la ternura, la humanidad y la solidaridad estén presente.

Ustedes rostros de la vida, nunca, nunca serán olvidados, sus nombres se repetirán en nuevos seres y sus actos de valor en cada acción de justicia social donde el amor por el hombre sea un acto más por la vida.

Honor y Gloria a estos 12 combatientes de luz y esperanza, héroes de Corpus Christi.

Santiago, junio de 2017

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS