Chile estalla

Publicidad

Lo vivido en Chile los últimos días no debería sorprendernos. Su origen lo podemos encontrar en el paulatino y progresivo deterioro de las condiciones de vida de nuestro pueblo. Esta caída más que estar ligada a las posibilidades de consumo está directamente vinculada al endeudamiento de la población que se ha visto obligada a hipotecar su vida.  Los paupérrimos servicios de salud, vivienda, educación, transporte, pensiones, etc., son formas de negocios capitalistas para esquilmar a la población.

De tanto que va el cántaro al agua tiene que romperse…

Esta situación no es exclusiva de nuestro país. Es un fenómeno mundial en clara respuesta a la incapacidad del capitalismo y sus instituciones de revertir la crisis del sistema. Los estallidos sociales en Ecuador, Barcelona, Francia, Hong Kong, Haití, el Líbano, y en menor grado en Argentina, Brasil y Colombia.

El principal responsable es el Fondo Monetario Internacional (FMI) como instrumento del gran capital para administrar y dirigir las economías de todo el planeta. Los que se oponen son demonizados, chantajeados y saboteadas sus economías.

El FMI es el organismo que determina qué produce cada país, los precios que deben aplicar y los ajustes financieros a realizar, medidas que siempre benefician a los capitalistas y afligen a los pueblos. Las pensiones, el acceso a los servicios básicos, salud, educación, todo beneficio social destinado a mejorar la calidad de vida del pueblo, es afectado por los tecnócratas del FMI al servicio de los intereses del capitalismo y sus grandes corporaciones.  Hoy, cuando la economía capitalista está en crisis su rol es salvaguardar los intereses y ganancias de las grandes corporaciones en desmedro de los países más pobres.

Esta situación seguirá agravándose si no se toman medidas radicales y estructurales tanto en las economías como en los sistemas político administrativos.

El mundo requiere de un nuevo orden económico y social con el fin de superar al capitalismo moribundo. El modelo neoliberal del sistema capitalista no ha podido ser reemplazado, por lo que se ha transformado en una enfermedad terminal del mismo. Otros modelos conocidos históricamente como el keynesianismo y sus variantes; el proteccionismo con el fascismo como su expresión más sangrienta, no son viables en el marco de la globalización. Las alternativas más de izquierda del capitalismo como el progresismo e, incluso, el socialismo (aún como etapa transitoria a un sistema superior), están de la misma forma determinadas a caer en crisis si pretenden de forma oportunista erigirse como sistemas finales. Es esencial comprender, que su rol es transitorio, y que su objetivo no es otro que crear los fundamentos y condiciones para el paso a una sociedad superior.

El mismo desarrollo capitalista ha creado a sus sepultureros. Junto a la clase obrera como protagonista principal en la lucha contra la burguesía, se suman otros factores materiales. El gran y acelerado desarrollo tecnológico es una de las principales causas del declive del capitalismo. Está sentando las bases de una futura sociedad que libere al ser humano del trabajo esclavizador necesario.

El constante deterioro del medio ambiente que ha generado un acelerado cambio climático, sólo puede ser revertido en una sociedad de tipo superior, jamás en el capitalismo.

A esto es imprescindible agregar la incorporación de la mujer en la lucha por su emancipación entrando de lleno como protagonista de la lucha de clases y por una sociedad mejor. Ello ha significado el desmoronamiento de siglos de normas morales y estructuras ideológicas basadas en la dominación entre humanos.

En fin, podríamos mencionar infinitos hechos objetivos que demuestran la incapacidad del capitalismo para seguir “viviendo”.

En la actualidad, los partidos políticos y diferentes organizaciones sociales han sido sorprendidas y sobrepasadas por los acontecimientos. Prácticamente todas, buscan soluciones dentro del sistema y no comprenden que no existe solución real dentro del capitalismo en crisis.  Por ignorancia u oportunismo, son incapaces de plantearse un proyecto cuyo objetivo sea el reemplazo del capitalismo.

El estancamiento ideológico y teórico de la izquierda ha provocado que sus cuadros sean subsumidos por el sistema, siendo incapaces en la actualidad, de asumir la organización y conducción de las masas sublevadas.

Los estallidos sociales serán una tónica de esta época. Es el clamor de los pueblos por un nuevo orden social. Las capacidades de la producción de alimentos, bienes materiales y servicios sobrepasan las necesidades de la humanidad y hay más de mil millones de hambrientos, millones sin techo donde cobijarse y sin atención mínima sanitaria. El capitalismo es el obstáculo para alcanzar una vida digna.

El imperativo de hoy es pensar y elaborar un proyecto que supere al capitalismo, un proyecto revolucionario.

Sin un proyecto claro y realizable, sin una organización de nuevo tipo que supere las existentes, y sin una conciencia política para luchar por una nueva sociedad, no habrá un cambio real. Los estallidos sociales solo servirán para que haya muertes inútiles, caos y destrucción inconducente y, a fin de cuentas, para continuar creando condiciones artificiales para el enriquecimiento de los capitalistas. El saqueo y destrucción sólo favorece a los grupos delictuales organizados y a los empresarios capitalistas.

Nuestro pueblo será el gran perjudicado al no poder lograr cambios de fondo, a través del estallido social.

A lo largo de la historia las luchas de nuestro pueblo, las derrotas, las traiciones de sus líderes y partidos, así como sus éxitos han ido entregando enseñanzas cuyas lecciones son aplicadas en momentos como éste. El pueblo evaluará a cada dirigente, jefe o líder, por su discurso, actitud y las propuestas concretas que planteen. Lo único cierto es que hoy nadie es creíble.

No es el último estallido. Para el próximo estaremos mejor preparados, organizados y unidos.

Chile no necesita de reformas, necesita una revolución.

 

Portal Rodriguista

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More