Chile. En defensa de la vida, nuestro principal patrimonio

Publicidad

Nosotros las trabajadoras y los trabajadores del Archivo Nacional de Chile, como encargados de resguardar parte importante del patrimonio documental del país, hemos sido testigos de un momento histórico en el que la ciudadanía expresa demandas de justicia social y dignidad, las cuales hacemos nuestras.

Sin embargo, estas expresiones se han visto enfrentadas a violaciones sistemáticas y generalizadas de los Derechos Humanos. Desde el inicio de las movilizaciones se han reportado 24 personas fallecidas. Han sido detenidas más de 22 mil personas en todo el país, las personas heridas suman 2.009, las querellas por violencia sexual alcanzan a 52 víctimas, las personas heridas por disparos de bala son 42, mientras las personas que presentan lesiones irrecuperables a la vista suman alrededor de 200. Entre los afectados se encuentran menores de edad, niños, niñas y adolescentes.

Expresamos nuestra más absoluta condena a estas agresiones a la población civil que haciendo uso de sus derechos, se manifiesta en las calles y espacios públicos. Solicitamos el cese inmediato de la represión y medidas urgentes para buscar la verdad y hacer justicia para la reparación de cada víctima.

Como trabajadores de una institución que resguarda parte importante del patrimonio documental del país, que incluye  documentación generada por las instituciones públicas, cuyo acceso y conocimiento posibilita el ejercicio de derechos ciudadanos, reiteramos la demanda por la liberación, acceso y transparencia de todos los archivos producidos por el Estado y sus representantes.

Hacemos un público llamado a derogar de una vez por todas y sin dilaciones, las disposiciones emanadas del decreto ley 18.771, promulgado en los últimos días de la dictadura, que permiten a las Fuerzas Armadas y de Orden y al Ministerio de Defensa, no entregar sus archivos a la ciudadanía. Esta situación posibilita el ocultamiento de sus actuaciones a lo largo de la historia, lo que resulta en un obstáculo a la verdad y justicia plena. En estos días, en que se violan los Derechos Humanos por parte de agentes del Estado, esta necesidad de transparencia se actualiza de forma dolorosa y urgente.

Una nueva constitución, generada a través de una asamblea constituyente, deberá asegurar el inalienable derecho al acceso y preservación de la información pública.

Por un Chile digno, democrático y justo, donde los archivos garanticen el ejercicio de los derechos ciudadanos y el derecho colectivo a la memoria.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More