Chile. El oscuro y violento paso del actual ministro del Interior, Andrés Chadwick, por la Universidad Católica

Publicidad

El matrimonio formado por Bernardita López y Antonio Ibarra relatan a Politika de lo que fueron testigos cuando ambos trabajaron en el Campus Oriente de la Universidad Católica en plena dictadura cívico militar.

“Recuerdo que salen los alumnos de Teología y se junta gente de Teatro, de Filosofía, de Educación y empiezan a crecer en número y en un patio gigante se empiezan a sentar uno al lado del otro, sin decir absolutamente nada. Hasta que el presidente de la facultad de Teología lee una proclama y en ese momento bajan los tipos de Derecho que estaban en clases, se sacan los cinturones -esto me consta, lo vi con mis ojos, puedo dar fe absoluta de aquello- y empiezan a pegarle a las mujeres y a los hombres que estaban en el círculo, con violencia. El que dirigía toda esta agresión era Andrés Chadwick Piñera”. 

El relato pertenece a Antonio Ibarra Moreno, funcionario por 20 años de su vida de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC) y que por entonces, en 1978, trabajaba en la editorial de la casa de estudios. Se refiere a un recordado episodio de violencia protagonizado por el ahora ministro del Interior ocurrido en el Campus Oriente de la PUC el 6 de septiembre de ese año, mientras un grupo de alrededor de 300 estudiantes encabezado por el presidente del Centro de Alumnos de Teología, Jorge Carrasco, se congregaron en el patio central del recinto universitario para realizar un acto de apoyo a sus pares de Nicaragua.

Andrés Chadwick, 1978

“La manifestación, de carácter pacífica, fue bruscamente interrumpida por otro grupo de estudiantes, encabezados por el Presidente de la FEUC (N.delR: Federación de Estudiantes de la Universidad Católica)Andrés Chadwick, quienes gritando consignas favorables al General Pinochet, procedieron a agredir físicamente a los alumnos que participaban en el acto, y en especial a las mujeres que conforman la mayoría en dicho centro universitario”,  reseñó entonces el número 53 de la revista Solidaridad de la Vicaría de la Solidaridad. “Todos los adultos que estábamos ahí -entonces yo era un adulto joven- mirábamos atónitos esta situación”, recuerda hoy Antonio Ibarra.

Fuimos violentamente agredidos por un grupo de estudiantes encabezados por Andrés Chadwick, presidente designado de FEUC (…) Nuestra manifestación fue esencialmente pacífica y se nos respondió con insultos y golpes”, señalaron entonces en una declaración pública las víctimas, lo que fue consignado igualmente por Solidaridad. El medio citó una entrevista concedida a Radio Cooperativa por el entonces presidente de la FEUC en la que señala que impedirían las manifestaciones al interior de la Universidad “violentamente o no violentamente”. Junto con ello se rescata otra declaración formulada al día siguiente por Chadwick a un diario capitalino no identificado, en la que sostiene lo siguiente: “Tenemos la firme resolución de reaccionar con mayor o igual fuerza si las circunstancias lo requieren”.

El ex funcionario de la PUC recuerda que la agresión fue de tal magnitud que uno de los afectados debió ser llevado a la Posta Central. De acuerdo a lo que reseñó entonces la publicación de la Vicaría, se trató del estudiante de primer año de Teología Alejandro Álvarez, quien fue “golpeado violentamente en los órganos genitales” y diagnosticado con “hematomas internos en todo el cuerpo”, según consignó el medio de comunicación. Además, otros manifestantes terminaron con “lesiones menores”.

El encuentro con Emilio Meneses

“He escrito esto muchas veces en comentarios en Internet y es primera vez que alguien se interesa”, nos dice Bernardita López Faúndez, quien llegó a trabajar a la Universidad Católica en 1977, donde conoció a Antonio. Dos años más tarde, fueron la primera pareja que se casó en el Campus Oriente de la casa de estudios. En su calidad de Orientadora del Hogar, llegó allí para armar la Central de Trabajos Remunerados (CTR), un organismo dependiente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica destinado a ayudar económicamente a los alumnos mediante la asignación de empleos menores.

Recuerda que un día de julio de 1980 llegó media hora antes de su ingreso habitual a su lugar de trabajo, que era a las 9 de la mañana, y encontró adentro a un sujeto “hurgando en las carpetas”. Se trataba de Emilio Meneses Ciuffardi, oficial de reserva de la Armada para el golpe de Estado de 1973 y que se convertiría luego en académico del Instituto de Ciencia Política de la Universidad Católica. Bernardita destaca el hecho de que el sujeto había entrado a la oficina sin forzar la puerta. Hoy piensa que las llaves para abrir se las entregaron en la Federación de Estudiantes de la UC.

En el año 2011, Meneses fue denunciado como uno de sus torturadores en el Estadio Nacional por el cientista político Felipe Agüero, acusación que fue comprobada por la Justicia gracias a los testimonios entregados por al menos siete personas más, entre ellos el periodista y realizador audiovisual Fernando Villagrán.

“Le digo (a Meneses) que qué está haciendo, que qué hacía ahí. Quedó como helado y me dice ‘es que mira, ando buscando la dirección de José Eduardo Jara’. Yo le respondí que no tenía ningún derecho a estar allí, así es que se tenía que ir”, recuerda Bernardita sobre ese episodio que tiempo después volvería a su memoria y le haría atar cabos ante la ocurrencia de un hecho brutal.

José Eduardo Jara era un estudiante de Periodismo de la PUC, miembro del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), que fue secuestrado junto a su amiga Cecilia Alzamora en agosto de 1980 por el grupo represivo COVEMA (Comando Vengadores de Mártires) de Investigaciones, quienes lo mantuvieron en cautiverio por alrededor de 10 días, torturándolo permanentemente. Tras ser dejados en libertad, al joven le fue diagnosticado una hemorragia generalizada y un traumatismo encéfalo craneano, falleciendo producto de un paro cardíaco.

“A los años, yo quedé helada, porque a mí me cayó la teja mucho tiempo después de todo esto. Con los años yo me di cuenta de que este Emilio Meneses estaba buscando asesinar a este joven estudiante de Periodismo”, rememora hoy Bernardita López. Fue al leer el libro Bucarest 187 de la periodista Patricia Verdugo, donde se aborda lo ocurrido con José Eduardo Jara, que ató cabos. “Quedé mal, mi padre no entendía por qué yo lloraba y lloraba. Yo no podía hablar. Me fui sola a la playa, volví y ahí le conté”, relata la ex funcionaria.

Andanzas nocturnas

Al tiempo de este episodio y luego del nacimiento de su hijo, Bernardita fue despedida de la casa de estudios, sin que existieran razones para ello. Sin embargo, luego fue recontratada -probablemente ante la intervención de su hermano, hoy militante de la Unión Demócrata Independiente (UDI)-, esta vez para trabajar en el Preuniversitario de la FEUC. Su oficina fue instalada al interior de la que ocupaba la Federación, en una suerte de altillo, desde donde -recuerda- “se escuchaba todo lo que pasaba en la FEUC”.

“Yo toda la vida y hasta el día de hoy tengo muy buen oído. En las mañanas, (Andrés) Chadwick, (Juan Antonio) Coloma y otros más -pero a ellos no les reconocí la voz, sí a Chadwick y Coloma- se morían de la risa contando la cantidad de ‘perros’ que habían matado cuando salían con sus amigos milicos en los camiones, en las noches. Y se morían de la risa (…) Se referían a pobladores,  a personas”, narra Bernardita López.

La ex funcionaria de la PUC asegura que conocía bien a Andrés Chadwick en ese tiempo, porque -junto a otros dirigentes- eran amigos de su hermano y en esa calidad frecuentaban la casa de sus padres. De hecho, fue este familiar quien la llevó a trabajar a la PUC. “Eran soplones, eso eran. No solo dentro del estudiantado; yo creo que yo me libré por mi hermano”, reflexiona hoy.

Limpieza de imagen

“Esto tiene que ver con los personajes que han construido y con que la gente los ve así. ¿Por qué? Porque los tienen idiotizados. ¿A quién le interesa que no haya educación? ¿A quiénes les interesa tener idiotizado al pueblo? Yo veo a estos tipos arriba y veo lo que están haciendo, y escribo en redes sociales y es primera vez que alguien se interesa y lo toma”, dice Bernardita López al referirse a lo que siente hoy cuando ve a ese mismo Andrés Chadwick que conoció en la PUC hace 35 años.

Algo en lo que concuerda su compañero Antonio Ibarra, quien señala sentirse asombrado por “cómo estos tipos pueden ir lavando su imagen”, refiriéndose a los civiles que participaron de la dictadura cívico militar y hoy ocupan cargos de poder. “Es un amasijo que se produce entre cierta prensa y las redes personales que tienen; es el ministro-primo, ¿no? Me llama la atención cómo algunas cosas se pueden ir silenciando con los años y otras no, según la conveniencia”, profundiza.

El apedreo a los obispos: Chadwick y la DINA

Uno de esos hechos es, por ejemplo, aquel ocurrido en agosto de 1976 y que afectó a tres reconocidos religiosos de la Iglesia Católica chilena. Un episodio de violencia protagonizado igualmente por Andrés Chadwick. Los obispos Fernando Ariztía, Carlos González y Enrique Alvear habían concurrido a un encuentro pastoral en Ecuador, cuyo tema a tratar era “La Iglesia en la liberación del hombre en América Latina”. La dictadura ecuatoriana los tomó detenidos junto al resto de los participantes.

En Chile los prelados fueron víctimas de una violenta campaña, circunscrita en aquella que se libraba contra la institución religiosa en general por su labor en defensa de los Derechos Humanos encabezada por el cardenal Raúl Silva Henríquez. Tras ser liberados, el 15 de agosto los obispos regresaron a Chile y recibieron una desagradable recepción. En la loza del Aeropuerto de Pudahuel los esperaba una multitud de gente que, en momentos en que los religiosos se subían a los vehículos para trasladarse, fueron violentamente agredidos. La razón -como rezaban los carteles que les enrostraron- era su supuesta condición de “curas marxistas”. Protagonista de la violenta acción fue Andrés Chadwick.

Así lo recordó décadas después en entrevista con Radio Cooperativa el sacerdote jesuita Antonio Delfau, como respuesta a la crítica que el entonces vocero del primer gobierno de Sebastián Piñera realizó al ex vicario Alfonso Baeza, acusándolo de “defender terroristas” en el marco del llamado Caso Bombas. “Me quiero remontar al año 1976, cuando el joven Chadwick fue al aeropuerto de Pudahuel para apedrear a tres grandes obispos chilenos”, dijo Delfau, recordando que estos “fueron apedreados por una turba donde se encontraba el señor Chadwick”.

Tras la agresión, el 17 de agosto la propia Conferencia Episcopal de Chile emitió una declaración pública, manifestando su “indignación por lo sucedido en el aeropuerto de Pudahuel, al permitirse la manifestación concertada y masiva de consignas vejatorias contra tres Obispos chilenos”. Lo interesante de este pronunciamiento es que se afirma que la acción violenta protagonizada por el ahora ministro del Interior fue realizada “con directa participación de miembros identificados de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA)”.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More