Chile. Dictamen de la Dirección del Trabajo, un nuevo golpe a la clase trabajadora

Publicidad

La Dirección del Trabajo, ayer presurosamente, resolvió vía dictamen, ponerse del lado de la Sofofa ( Sociedad de Fomento Fabril), CPC (Confederación de la Producción y el Comercio), SNA (Sociedad Nacional de Agricultura), la Cámara de la Construcción, Retail, Minería es decir, de los patrones.

Toda esto ante los llamados de  los «líderes» de las agrupaciones patronales, que flanqueados por ministros, hace pocos días, se manifestaron contra una cuarentena nacional y que quienes no trabajan o trabajan menos horas se debe  aplicar  la flexibilización laboral, en otras palabras, usar el pretexto de catástrofe o fuerza mayor, para despedir, reducir salarios y de paso solicitar ayuda económica del gobierno para ellos, como lo expresó el presidente de LATAM Chile, ya que esta «ex empresa de Piñera» tributa como pyme y así muchos evaden impuestos, reciben dinero del Estado a través de subsidios y otras prebendas garantizadas a quienes son responsables del abuso constante, las  colusiones, las  coimas etc.

Los llamados del gobierno, que ha señalado que después de esta crisis sanitaria, viene la crisis económica, encontró un «buen argumento», para profundizar la rapiña patronal. La situación económica de la clase trabajadora, desde hace mucho tiempo que se viene pauperizándose. La «crisis económica» no es un escenario nuevo, sino por el contrario se ha ido profundizado. Vale recordar que la crisis existía antes del coronavirus: una guerra comercial de Estados Unidos contra China, disputas a nivel mundial por recursos naturales como cobre, petróleo, níquel y el agua, por nombrar algunas.

Cabe recordar una vez más, que las crisis económicas en el capitalismo, se generan por sobreproducción y la explotación irracional de las materias primas, que generan periodos de bonanza para los empresarios, saturación de los mercados, crecimiento económico que permiten muy pocas veces, subir el nivel de vida de los trabajadores y sus familias. Al no vender los productos, la patronal requiere  tomar «medidas económicas» y utilizan a sus gobiernos para ello, con llamados a la «austeridad fiscal», «bajar las tasas de interés, subsidios para las empresas, privatizaciones o eufemísticamente denominadas externalización, flexibilidad laboral entre otras.

En este marco, la rapidez de la Dirección del Trabajo para permitir que los trabajadores sean despedidos, sin ser despedidos, según la subsecretaría, o sea en el lenguaje leguleyo, «prescindir temporalmente de una relación laboral, no rompiendo el vínculo laboral», en palabras simples, «chipe libre» para despedir sin pagar, rebajar salarios por «fuerza mayor o caso fortuito», toda estas situaciones demuestran claramente que este es el gobierno de los patrones.

La CUT por su parte, en una vergonzosa actitud servil y de comparsa, solicita ser parte de una «mesa de monitoreo de abuso laboral», en una clara muestra, que al igual que todos los partidos políticos del parlamento, apoyan sin chistar al régimen político de la Constitución del 80, de los patrones y se alinean, una vez más, con el gobierno de turno, para desmovilizar a los trabajadores y apoyar la medidas económicas contra los trabajadores y sus familias, a pesar de utilizar una verborrea de crítica, que no es más que el «saludo a la bandera».

Las lecciones necesarias son:

Este es un gobierno que privilegia a los patrones.

Este es el régimen de la propiedad privada, por sobre la colectiva.

Que en una crisis sea humanitaria, de salud, siempre prevalece el abuso y el negocio en favor de los patrones.

Que las corrompidas instituciones sean parlamento, ministerios, partidos políticos tradicionales, o la CUT en este caso, se ponen del lado de gobiernos asesinos.

Necesitamos urgentemente desarrollar una nueva forma de organización sindical sin burocracia, sin dirigentes que no trabajan, de base y que responda a la solidaridad e independencia de clase, es decir, sin recibir dinero de los patrones ni los gobiernos, que solo la clase trabajadora defiende y ayuda a la clase trabajadora.

Se requiere reunir a todos los trabajadores y trabajadoras, luchadores tras un programa que tenga como objetivo final la derrota definitiva del régimen capitalista.

Esta crisis epidemiológica y económica, pone de relieve la consigna «Socialismo o Barbarie capitalista».

Es imprescindible una Huelga General por la vida y los derechos de los y las trabajadores.

Se hace urgente exigir el retiro de los milicos de las calles y la libertad inmediata de los prisioneros políticos.

Fuera Piñera, el gobierno, parlamento y patrones.

Trabajadores al poder.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More