Chile. Desde el viejo modelo capitalista al nacimiento de una nueva sociedad

Publicidad

Por lo visto, las respuesta a las demandas básicas del pueblo chileno no se harán efectivas.  Sebastián Piñera y el bloque dominante en el poder se han atrincherado utilizando al Estado en la idea de legalizar una dictadura disfrazada de “democracia”, desatando la represión,  otorgando migajas y manipulando el imaginario social/colectivo, de quienes anhelan una nueva “constitución”, la cual es el caballito de Troya de la burguesía chilena, que ha aunado fuerzas en la idea de hacer creer a la gente que desde la nueva carta magna se solucionarán todos sus reclamos y exigencias de justicia, igualdad, libertad y fraternidad, conceptos que al igual que en La Revolución Francesa, han sido traicionados por quienes prometieron dichas ideas. Ideas por las cuales el pueblo chileno entregó su mandato, el cual ha sido vendido al mejor postor, fiel a los principios del mercado.

Nos encontramos en un momento histórico. Después de tres meses de iniciada la resistencia social directa contra el bloque dominante en el poder, esta última, no está dispuesta a entregar así como así su fracasado gobierno. Al parecer, no queda más remedio que agudizar las contradicciones entre dirigentes y dirigidos, entre políticos corruptos y líderes sociales honestos, en definitiva, entre opresores y oprimidos.

La actual situación  chilena nos permite rememorar en la historia y hacer una analogía, en el sentido que así como el feudalismo dio paso al capitalismo, hoy en  Chile, el capitalismo, patriarcal y extractivista debe dar paso a los creadores de una nueva sociedad, pues el antagonismo existente, entre la clase abusada y desprotegida y la clase abusadora y en el poder, es imposible de resolver desde la institucionalidad vigente, pues esta busca perpetuar y ajustar con acuerdos interburgueses, el mismo modo de vida existente en el país, el cual intentará adormecer al pueblo para mantenerlo al servicio de los designio del mercado, con mayor explotación laboral y el aumento del extractivismo de nuestros recursos naturales.

El pueblo chileno no quiere más el actual modelo económico y político, no quiere más capitalismo depredador en sus vidas, el pueblo chileno exige cambios profundos que sean el inicio de una  nueva sociedad, y así enterrar para siempre el experimento del cual fuimos los conejillos de indias de la denominada teoría de mercado, el famoso modelito de los chicagos boy. Esta nueva sociedad debe hablar de un modo de producción, donde el producto y las ganancias sean sociales y colectivas. Beneficiándose la comunidad toda y no solo una élite monopólico financiera, que mantiene a muchos hombres y mujeres en la pobreza absoluta.

Así como el capitalismo nació de las ruinas del feudalismo, en Chile la  nueva sociedad justa y solidaria nacerá del hundimiento y la ruptura con el modelo capitalista, patriarcal y extractivista.

“El pueblo chileno esta a las puertas de iniciar la destrucción de ese viejo mundo, que lo mantiene sometido y esclavizado, por la construcción de un mundo nuevo, una sociedad justa, solidaria, y comunitaria, que lleve al pueblo chileno a una real liberación, que les permita al fin vivir”.

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More