Chile. Cuarentena redujo actos de Central Clasista y de la CUT, pero ambos fueron reprimidos con brutalidad por policía militar

Publicidad

Decenas de agredidos y detenidos en ambos actos realizados en Santiago y otras localidades del país. La conducta política fascista de Piñera pareciera buscar la unidad en su contra de distintos sectores sociales y políticos del país.

Este viernes, distintos grupos de personas, organizaciones y dirigentes sindicales clasistas llegaron a la Plaza de la Dignidad en Santiago, y a la sede principal de la Central Unitaria de Trabajadores en Santiago.

Las movilizaciones fueron reprimidas por las Fuerzas Especiales de Carabineros, quienes incluso detuvieron a periodistas que intentaban dar cobertura de los hechos: en total, fueron detenidas casi 60 personas sólo en la Plaza de la Dignidad.

Del mismo modo, al menos una veintena de dirigentes de la Central Unitaria de Trabajadores de Chile (CUT) que avanzaban hacia el Paseo Bulnes luego de terminar su acto por el 1 de mayo, fueron detenidos. Los representantes sindicales pretendían entonar El pueblo unido, pero ya había piquetes de uniformados desde temprano rodeando su local. Al igual que en Plaza Dignidad, sin más argumentos que la fuerza y la orden política del régimen de Piñera, fueron golpeados y llevados a la comisaría.

El régimen de Piñera y su comportamiento fascista, que de hecho destruye el derecho a manifestarse en momentos de una crisis económica feroz que se deja caer sobre el pueblo trabajador y los sencillos, no discrimina. El mismo trato represivo recibieron los participantes a las convocatorias de la Central Clasista y de la CUT. Sin buscarlo, el accionar del gobierno diluye las diferencias entre los distintos sectores sociales y políticos, y los unifica en una sola tarea: sacar a Piñera antes de que termine su periodo.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More