Chile. Coronavirus y el uso político de una pandemia

Publicidad

El Coronavirus está causando diversos estragos en occidente. Los primeros impactos han golpeado la economía, con fuertes caídas en las bolsas internacionales. Mientras tanto, los sistemas de salud de las diferentes naciones crujen, tensando un largo debate sobre modelos de salud preventiva y políticas de salud pública. Pero la pandemia ha traído consigo también consecuencias políticas, que perfectamente se inscriben en la llamada «doctrina del shock», es decir, aprovechar grandes crisis o convulsiones para instalar políticas contrarias a los intereses de las poblaciones de las respectivas naciones donde se aplican.

Algo de Historia

Que las epidemias o pandemias han cambiado el curso de la historia es un hecho reconocido, especialmente para nosotros los americanos, pues nuestros pueblos originarios fueron drásticamente diezmados por plagas como la viruela o el sarampión. Sin esta guerra biológica no se entendería la rápida invasión europea sobre nuestras tierras y la instalación de los regímenes coloniales por más de tres siglos.

En el caso inverso ocurrió en 1804 tras la revolución de Haití, las tropas enviadas por Napoleón desde Francia, para aplastar esta rebelión de esclavos (con las para entonces fuerzas militares más poderosas del mundo), fueron diezmadas por una peste, logrando con ellos los rebeldes de Haití consolidar su libertad, que tanto ayudaría a la rebelión de los hispanoamericanos, tan solo unos años más tarde.

El Cisne Negro

Hace ya una década un filósofo libanés Nassim Taleb popularizó el concepto de «El Cisne Negro»definido como: «un suceso sorpresivo (para el observador), de gran impacto y que, una vez pasado el hecho, se racionaliza por retrospección (haciendo que parezca predecible o explicable, y dando impresión de que se esperaba que ocurriera)».

Son episodios difíciles de predecir, que están fuera del ámbito de las expectativas normales de la historia, la ciencia, las finanzas y la tecnología. Para Taleb el desencadenamiento de la primera guerra mundial a raíz de un atentado en los Balcanes es un claro ejemplo de estos eventos de Cisne Negro.

Crujen las Bolsas de Valores y fluctúan el valor de las divisas

Desde hace ya más de 10 días las bolsas del valores del mundo crujen asociadas a la expansión de este coronavirus-2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2) que genera la llamada «enfermedad por coronavirus 2019» (COVID-19 por su acrónimo en inglés) o gripe de Wuhan por su zona de origen. Sin duda detrás de esta alerta mundial, hay algo más que la propagación de un virus, como lo fue el atentado en Sarajevo en 1914, pero las olas que levanta hablan de un reacomodo de la realidad económica, social y política del mundo contemporáneo.

Es muy probable que este virus encuentre vacuna en unos meses más, pero las consecuencias que ha dejado perdurarán o tendrán nuevos efectos. Hay quienes ya dicen que el mundo de la «aldea global» que conocimos entró en crisis terminal, que a partir de mañana habrá una reconfiguración de las economías y con ello de los equilibrios geopolíticos mundiales.

Puede ser la victoria final o el cerco con candado para esta nueva configuración mundial que nace desde China con la ruta de la seda. No es de extrañar que Italia, unos de los principales aliados de la ruta de la seda en Europa y con una alta proporción de población adulta mayor, hoy sea el mayor afectado en el viejo continente.

China, Cuba y el medicamento Interferón combaten al coronovirus

Hace dos días aviones con ayuda china, cubana y venezolana despegaban hacia Italia. China habría sido capaz no solo de ralentizar el avance del virus, sino además de comenzar a controlar y disminuir significativamente el número de muertes y de contagiados.

Estas acciones en China fueron posibles con el tratamiento de un fármaco cubano, un antiviral de amplio espectro llamado Interferón alfa 2B recombinante. Este productor del desarrollo de la biotecnología cubana es utilizado en el tratamiento de enfermedades como el VIH, el virus del papiloma humano y las hepatitis tipos B y C.  Ahora este medicamento sería efectivo también para contener también al coronavirus SARS-CoV-2 y China montó en su propio país una fabrica para producirlo, así como lo hicieron con el hospital de emergencia en solo cuestión de días.

El ejemplo chino-cubano, ha abierto la discusión sobre la salud pública. Varias naciones capitalistas han declarado estados de alerta o emergencia sanitaria para poner hospitales o clínicas privadas bajo control del Estado según indicaron medios españoles. A todas luces, un sistema privatizado de salud es el peor escenario a la hora de intentar contener esta crisis o emergencia sanitaria, y es muy probable que el dogma neoliberal existente en Chile en esta materia sea uno de los factores que retarde un accionar efectivo en una crisis que parece inminente en cuestión de semanas.

La pregunta que hoy surge es si el gobierno de Sebastian Piñera va a recurrir a la ayuda medica cubana, especialmente a la compra del Interferón, el que ya está siendo adquirido por Italia y España, naciones más afectadas en occidente en este momento. Esta pregunta no es menor, recordemos el alineamiento de la política internacional de Chile durante este segundo mandato de Piñera, absolutamente genuflecto a los dictámenes de Donald Trump, lo ha llevado a cometer gestos tan absurdos como los realizados por el propio Piñera en la frontera de Colombia y Venezuela.

Pero esta preocupación persiste por un hecho de reciente data: Durante un rebrote de Menigintis en América Latina el año 1997, el gobierno de Chile, encabezado entonces por Eduardo Frei se negó a la importación de la vacuna cubana existente entonces contra la enfermedad, con los costos que ello significó para la salud pública de los chilenos, solo por la indigna sumisión de los gobiernos de la concertación a la política internacional de los Estados Unidos.

España y el uso político de la Pandemia

Mirar el evolucionar diario de la crisis del coronavirus en España, es probablemente mirar lo que aquí puede pasar en cuestión de semanas o meses, con el agravante que España y el Hemisferio Norte, están saliendo del invierno para entrar en primavera y nosotros estamos por entrar al otoño y posteriormente a al invierno, temporadas más propicias para la propagación de un virus que disminuye su propagación con las altas temperaturas.

Este dato es muy importante, por el hecho de que tanto en el Estado español como en Chile, se contemplan elecciones durante abril. En Chile para cambiar la constitución y en la península ibérica la de gobiernos autonómicos de Galicia y el País Vasco.

Francia, país afectado también por la pandemia, decidió realizar sus elecciones municipales de todas maneras, tomando resguardos sanitarios. En España donde la situación es más compleja se ha abierto al discusión de un posible aplazamiento, teniendo en cuenta que para ellos vienen días mas soleados en adelante.

En el caso de Chile cualquier intento de aplazamiento de la consulta sobre la constitución, tiene solo como objetivo mantener el actual orden institucional pinochetista, un atraso electoral, no mejora sino que empeora las condiciones para la transmisión de la pandemia.

Asimismo en España se han producido situaciones en que el uso político de la crisis es evidente. El primero de ellos es que el gobierno central ha tomado control de los servicios sanitarios y las policías autonómicas, cuestión resistida tanto por vascos como catalanes.

Hay que señalar que fue en Cataluña donde se registraron los primeros casos en el Estado español, allí se adoptaron medidas drásticas de contención como el aislamiento total de la localidad de igualada, para evitar la propagación de la crisis. Los servicios de salud catalanes y vascos se han mostrados muy eficientes en el manejo de las crisis, sin embargo la expansión de la pandemia del Coronavirus hoy en España proviene básicamente de su capital Madrid, donde la pandemia fue tomada con relajo y llego a tal nivel, que hoy ministros, parlamentarios y hasta las propias familias de los líderes de las dos formaciones que gobiernan el país (PSOE-PODEMOS).

La derecha ha aplaudido las medidas centralista contra el virus, tanto el PP como los extremistas de VOX, un símil a los chilenos de la campaña del Rechazo, cuyo líder ideólogico (Ortega Smith) realizó actos políticos masivos en lugares cerrados, en medio de la crisis, con visibles síntomas de contagio, dando la mano y saludando de besos a sus partidarios. Con posterioridad a la confirmación de su enfermedad salió a la calle, confiando en que sus defensas españolas vencerían los virus chinos. El ex presidente de la derecha española, José María Aznar, también aprovechó la crisis para ir de vacaciones a Marbella. Las ciudades de la costa andaluza y valenciana han reaccionado contra la llegada de madrileños con la instalación de barricadas en los accesos de algunas de sus ciudades.

La ineptitud del gobierno central que aún no cierra Madrid, fuente principal del contagio, como sí lo hizo Italia con Lombardía su región más rica, ha sido una de las causas del descontrol del coronavirus en la península ibérica. Sin embargo, el virus ha sido utilizado para quitar poder a los gobiernos autonómicos, el cual es el gran debate político en ese estado.

En Chile no podemos permitir que el coronavirus sea el motivo para aplazar el cambio constitucional, por el contrario debe ser el motivo por el cual levantemos demandas por el control estatal de salud en Chile.

.

resumen.cl/articulos/coronavirus-y-el-uso-politico-de-una-pandemia

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More