Chile. Como plomo cae la represión estatal contra las demandas populares

Publicidad

Este 29 de noviembre fue una jornada de protesta popular en varias partes del país y en particular en Santiago. Desde temprano, la Federación Nacional de Pobladores, FENAPO, que lucha por el derecho a la vivienda digna, realizó varios cortes de calle en la periferia capitalina, mientras organizaciones políticas y sociales juveniles hicieron lo mismo en otras zonas de la ciudad. En todas las manifestaciones, al igual que en las de la tarde-noche, la demanda por la desmilitarización del territorio mapuche y por la justicia para el combatiente mapuche Camilo Catrillanca, asesinado por uniformados el pasado 14 de noviembre, estuvieron presentes.

En Valparaíso, los trabajadores portuarios que llevan 12 días en huelga impidiendo el comercio marítimo tras sus justas reivindicaciones, sufrieron un grave incidente que afectó a uno de los participantes del paro, Francisco Báez. Temprano, fue obligado a ingresar a un vehículo conducido por tres matones armados que lo amenazaron de muerte. “Me dijeron ‘te traemos un mensaje; termina el hueveo del paro, porque ya tenemos listo el hoyo para echarte adentro y hacerte desaparecer»(sic), de ahí me pegaron unos palmazos en la cabeza y desaparecieron”, señaló Báez. Los dirigentes del sector consideran que la intimidación proviene de los grandes capitales portuarios.

Asimismo, durante el día, en universidades y colegios, las Fuerzas Especiales de carabineros efectuaron una verdadera razzia en contra de las y los estudiantes y funcionarios de varias instituciones emblemáticas, llevándose detenidos y agrediendo «por sospecha» y arbitrariamente a un número desconocido de jóvenes. El objetivo: crear miedo. Sin embargo, la administración piñerista del Estado capitalista y policial chileno ya no está logrando su finalidad. Por el contrario, se multiplica por segundo la indignación del segmento social más activo del país andino.

A lo anterior, se agrega el miserable reajuste salarial de un 0,6% real de los funcionarios públicos, firmado inconsultamente por la directiva de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, y la Asociación Nacional de Funcionarios Públicos, ANEF. El guarismo, que en modo alguno compensa el alza del costo de la vida del año pasado, del actual y del que vendrá, estuvo acompañado de cientos de despidos. Tal es así que los trabajadores del Ministerio de Educación resolvieron continuar el paro, expresando el virtual quiebre, tanto de la ANEF, como de la CUT.

Por la tarde noche, en la metrópolis, en la Plaza de Armas y en la Plaza Italia, se efectivizaron sendas convocatorias por los derechos sociales y humanos del Pueblo Nación Mapuche, por justicia en el asesinato de Camilo Catrillanca, para protestar por los pésimos salarios y condiciones laborales de la mayoría de quienes sobreviven de un sueldo y se desenvuelven en trabajos precarios. También solidarizaron con los trabajadores portuarios en huelga en Valparaíso y con los estudiantes y las comunidades escolares y universitarias violentadas permanentemente por las policías.

Entre las exigencias del movimiento pluricultural y plurinacional, pero que ya sabe que su enemigo es el mismo y se llama régimen capitalista, están la desmilitarización del Wallmapu, la desintegración del denominado Comando Jungla, una educación gratuita y de excelencia, el financiamiento adecuado para un sistema de salud público en crisis y donde la gente muere esperando su turno para ser atendida. De igual forma, todas las demandas están cruzadas no sólo por el anticapitalismo, sino también por el combate en contra de las relaciones sociales patriarcales que imperan en Chile, y el término de las llamadas Zonas de Sacrificio. Al respecto, el ambientalismo consecuente persigue la conquista de un modo de producción que evite las desgracias y muertes que azotan a las comunidades de Quintero, Puchuncaví, y muchos otros territorios víctimas del extractivismo nacional y transnacional.

Sin excepción, todas las protestas de la jornada, principalmente pacíficas, fueron reprimidas con violencia por las Fuerzas Especiales de carabineros. Al término de la presente nota, se sabía de un importante número de manifestantes apresados y heridos.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More