Chile. Caso Mateluna: Cuando las mentiras de Carabineros enviaron a la cárcel a un ex rodriguista

Publicidad

“Una sola de las irregularidades sería suficiente para hacer temblar a cualquier ciudadano, pensando que algún día puede enfrentar el sistema procesal penal”, espetó el abogado Davor Harasic ante una Corte Suprema que se niega a revisar el kafkiano proceso por el cual Jorge Mateluna deberá pasar 16 años en prisión.

Este jueves era probablemente uno de esos esperados momentos en que en medio de la oscuridad permanente se comienza a asomar una luz. Tenue, pero luz al fin. La Corte Suprema anunciaría qué había resuelto ante la solicitud de la defensa de Jorge Mateluna -condenado a 16 años de cárcel por su supuesta participación en un robo a una sucursal del Banco Santander en 2013- de revisar el proceso por el cual fue dejado tras las rejas en octubre de 2014. Pero solo fue un destello. El máximo tribunal del país rechazó la petición, argumentando que esta “no reúne los requisitos ni alcanza los estándares que la causal invocada exige para la revisión”.

“Finalmente la Corte Suprema sacó las garras y defendió la podredumbre de su sistema, negando la posibilidad de justicia para Jorge y su familia. Utilizando un tecnicismo rechazaron los fundamentos del recurso de revisión sin siquiera hacerse cargo del fondo del asunto. Para nosotros Mateluna es y será inocente. Seguiremos denunciando esta injusticia”, fue el post dejado en el fan page Libertad Mateluna Inocente, a través del cual se canaliza el apoyo nacional e internacional para exigir la libertad del ex miembro del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR).

Y es que para quienes han seguido el ‘caso Mateluna’, este debe estar entre los juicios chilenos más cercanos a lo narrado por Franz Kafka en su emblemática novela El proceso, donde el protagonista de la historia debe enfrentarse a una pesadilla judicial por una razón que simplemente desconoce. En el caso de Jorge son irregularidades y mentiras de parte de funcionarios de Carabineros que alcanzan tal nivel de escándalo, que hace aproximadamente un año remecieron al entonces rector de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, Davor Harasic, quien hoy lidera la defensa del ex rodriguista.

Davor Harasic

“Llegamos a la conclusión de que acá había una injusticia aberrante”, comenzó diciendo Harasic durante los alegatos por la solicitud de revisión de la condena. Dicho esto, pasó a detallar el contundente antecedente relacionado directamente con dicha petición, el Informe pericial de dibujo y planimetría nº 439-2018, elaborado por el Laboratorio de  Criminalística (Lacrim) de la Policía de Investigaciones. ¿Qué señala este documento? “Dice que Jorge Mateluna no participó en el robo, que no ingresó a la sucursal, que no estuvo en la sucursal, que no salió de la sucursal y que por lo tanto no participó”, espetó el abogado.

“Si los jueces del juicio oral hubiesen examinado estos antecedentes, habrían absuelto a Mateluna”, concluyó Harasic al respecto.

Las aberrantes irregularidades

Sin perjuicio de lo anterior, luego de ello el jurista pasó a detallar cuáles son las irregularidades que sostienen la postura de la defensa respecto de que la condena contra Jorge Mateluna es una “aberración”. “Una sola de ellas sería suficiente para hacer temblar a cualquier ciudadano, pensando que algún día puede enfrentar el sistema procesal penal y sucederle alguno de estos hechos”, reflexionó el jurista.

Entre los hechos más destacados, mencionó que dos de los cuatro asaltantes fueron detenidos en un lugar alejado de donde se apresó a Mateluna, que iban armados, que confesaron su participación en el atraco y -lo más importante- que ambos descartaron que el ex rodriguista haya estado involucrado en el hecho. En ese sentido, el abogado destacó lo declarado por uno de ellos, Alejandro Astorga, quien dijo expresamente que Jorge “no participó ni en las reuniones previas ni en la ejecución del robo”.

“Jorge Mateluna no portaba armas, no estaba herido, su ropa no coincidía con ninguno de los sujetos que entraron al banco y lo único que se encontró en su poder fue su cédula de identidad -nadie lleva su cédula de identidad cuando va a practicar-, un celular, 41 mil pesos en efectivo y una tarjeta Bip!”, apuntó Harasic.

Luego, se refirió a la alteración del informe policial en la rueda de reconocimiento realizada una vez detenidos los supuestos asaltantes, entre ellos Mateluna. Este es uno de los hechos más graves que tuvo lugar durante el proceso en contra del ex rodriguista, debido a que -como quedó registrado en un video difundido profusamente- cuando el testigo reconoció a Alejandro Astorga -uno de los autores confesos del asalto- como uno de los participantes en el atraco, el mayor de Carabineros Juan Muñoz Gaete consignó en el informe entregado al tribunal que dicho testigo había identificado a Jorge Mateluna.

Fue el mismo oficial Muñoz quien falseó la tarjeta Bip! Tras la solicitud del Ministerio Público de que se indagaran las tarjetas Bip! aparecidas a raíz del robo al banco, el funcionario de Carabineros informó que dicho plástico “es indubitablemente de Jorge Mateluna porque es nominativa”. “No existen las tarjetas Bip! nominativas en Chile, vuestra excelencia”, les espetó a los ministros de la Corte Suprema Davor Harasic. Junto con ello agregó que el mayor de la policía solo se limitó a informar esta falsedad, obviando la entrega al tribunal del informe de Metro que, lógicamente, no podría haber señalado lo mismo porque simplemente esa afirmación carecía absolutamente de veracidad.

Tras una querella presentada por la defensa de Jorge Mateluna, en julio de este año Muñoz Gaete fue formalizado por falsificación de instrumento público y se encuentra con la medida cautelar de arraigo nacional.

Otro de los antecedentes en favor de la inocencia de Jorge Mateluna tiene que ver con el momento de la persecución de los asaltantes. Los funcionarios policiales que participaron del operativo, específicamente los que se ocuparon de ir supuestamente detrás del ex rodriguista, aseguraron que en ningún momento lo perdieron de vista y que la distancia que los separaba no era de más de 25 metros. Sin embargo, una de las testigos que declaró en el juicio relató que uno de estos carabineros ingresó a su local comercial a preguntarle si había visto pasar por ahí al atracador. “¿Entra un carabinero a preguntar a un local comercial si se vio pasar a un sujeto, si lo está persiguiendo y no lo ha perdido de vista?”, cuestionó el abogado.

Jorge Mateluna

Pero hay más. “Al transcribir los audios de CENCO (N.delR: Central de Comunicaciones de Carabineros de Chile) se falsificaron, en términos tales que sea creíble que estos carabineros iban detrás de Mateluna y que no lo perdieron”, apuntó el abogado defensor, quien agregó que además hay 7 sitios del suceso levantados con motivo del asalto al Banco Santander, pero no hay ninguno del lugar en donde fue detenido Mateluna. Lo que se hizo, explicó Harasic, es que –de acuerdo al relato de uno de los policías- este recogió la ropa e implementos que supuestamente habría portado el acusado, se los llevó a su casa y al otro día regresó al lugar del arresto y realizó una “recreación”. “El único sitio del suceso que no se levanta como se debe levantar es el de Mateluna”, advirtió el ex rector de Derecho de la Universidad de Chile.

Aun con la innegable contundencia de los antecedentes presentados en favor de una revisión del proceso que tiene a Jorge Mateluna condenado a 16 años de cárcel, la Corte Suprema respondió con una negativa. “La injusticia extrema al Derecho le resulta intolerable, y por lo tanto la situación de Jorge Mateluna a nuestro ordenamiento jurídico y a todos los chilenos, le resulta intolerable”, señaló durante los alegatos su abogado defensor.

Tras conocer el fallo desfavorable del máximo tribunal, Davor Harasic fue enfático en señalar que “no vamos a escatimar medios para seguir buscando vías que pudieran llegar a comprobar dicha inocencia”.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More