Chile. Autoridades locales aprobaron ampliación de Oxiquim, empresa súper contaminante, días antes de emergencia en Quintero

Publicidad

Roy Crichton, Consejero Regional de la Provincia de San Antonio, denunció que la Comisión de Borde Costero, integrada por diversas autoridades locales, aprobó la ampliación de la planta de una de las empresas más contaminantes del sector.

Hace dos semanas, Oxiquim no parecía un nombre familiar, sin embargo, esto cambió tras la crisis ambiental desatada en Quintero, en que gases contaminantes desataron la emergencia en colegios de la comuna por intoxicaciones masivas y que llevó a más de trescientas personas a buscar atención de urgencia en el Hospital del municipio, el que prontamente llegó al colapso.

Según el relato de Aníbal Vivaceta de la Fuente, médico salubrista de la Universidad de Valparaíso y que se dirigió voluntariamente a prestar ayuda en la emergencia los primeros días de la crisis ambiental, “los equipos médicos del hospital de Quintero se encontraban trabajando a ciegas, porque no sabían a qué tipo de elementos se estaba enfrentando, por lo mismo, solo se abordaron medidas generales para mantener a los pacientes fuera de peligro, pero sin saber cómo hacer un abordaje específico”.

La incógnita sobre los elementos químicos presentes en el aire que mantenían a los habitantes de la comuna costera con vómitos, dolores intensos de cabeza, náuseas y desmayos se mantuvo hasta que Francisco Álvarez, seremi de Salud de Valparaíso, alertó el 23 de agosto que “el equipo de monitoreo que analizó el aire que generó la intoxicación masiva encontró altas concentraciones de nitrovenceno, metilcloroformo, todos derivados de hidrocarburos y que están relacionados a los síntomas que hemos encontrado en las intoxicaciones de las personas”.

El metilcloroformo es un compuesto prohibido en Chile y en varios países del mundo que han firmado el protocolo de Montreal, como una de las medidas para evitar la destrucción de la Capa de Ozono. Incluso, en 2012 el Consejo de Ministros para la sustentabilidad aprobó un decreto que prohibía la importación y exportación del químico.

El metilcloroformo es utilizado para el desengrase de metales y disolvente de aceite, y su uso está descontinuado de las refinerías de California en Estados Unidos. Sin embargo, en la zona de sacrificio de Quintero fue uno de los que se encontró en mayor concentración durante la emergencia.

Una hoja de datos de seguridad de productos filtrada desde la empresa Oxiquim, ubicada en el borde costero de Quintero, daba cuenta de la utilización del solvente que se habría encontrado presente en los diagnósticos realizados con los equipos de monitoreo para medir la toxicidad del aire de la comuna por estos días.

La empresa, a través de un comunicado de prensa, declaró que: “hace más de una década Oxiquim S.A comercializaba este compuesto, que nunca se almacenó en el terminal marítimo de Quintero, sino que en nuestro centro de distribución en Santiago, donde era recepcionado y trasladado en tambores cerrados. La hoja de datos de seguridad de productos exhibida corresponde a esa época de la década pasada, ya no se encuentra vigente y no guarda relación alguna con la situación actual en Quintero”.

En efecto, la hoja referida tenía fecha 2007, pero la dirección que ahí aparece es  Limache 3117- Viña del Mar, centro de abastecimiento para las plantas de Quintero de la empresa Oxiquim.

Desamparo gubernamental: la comisión que aprobó ampliar Oxiquim

El cordón industrial emplazado en Quintero, Puchuncaví y Ventanas, hace más de cincuenta años que contamina la bahía. Por lo mismo, en la playa de estas localidades se pueden ver residuos de carbón en la arena y grandes torres humeantes que evidencian un desarrollo industrial permanente.

Durante la emergencia que ha enfrentado este sector se han visto a las autoridades declarando en todos los medios de comunicación su rechazo frente a la contaminación. Incluso, el alcalde de Quintero, Mauricio Carrasco, luego de reunirse con Sebastián Piñera en La Moneda, viajó junto al mandatario en helicóptero a la zona afectada.

Posterior a la reunión, la autoridad local dijo que “las estaciones de monitoreo en Puchuncaví era de cuando habían tres o cuatro empresas”, a lo mismo agregó que “esta vez el Estado está entendiendo que deben responder”.

Incluso, fue tal la valoración que Carrasco hizo de la reunión con el presidente que dijo: “sentimos que nos escucharon” y que “se tomó las cosas en serio”. Por su parte, el Intendente de Valparaíso, Jorge Martínez, durante todos estos días en que cientos de vecinos han padecido intoxicaciones graves, ha desarrollado trabajos en terreno y ha respondido a la emergencia, facilitando recursos para el hospital, repartiendo mascarillas y agua para los vecinos de Quintero e, incluso, siendo enérgico al declarar culpable a la estatal Enap de la emanación de gases contaminantes.

Lo mismo ha hecho la Seremi de Medio Ambiente de Valparaíso, Victoria Gazmuri, quien ha dado respuesta a la emergencia en conjunto con su par de salud, Francisco Álvarez.

Sin embargo, en entrevista exclusiva con Radio y Diario Universidad de Chile, el Consejero Regional de la provincia de San Antonio, Roy Crichton, denunció el doble estándar de las autoridades antes referidas, quienes han mostrado su preocupación frente a la emergencia, aun cuando dos semanas antes fueron los mismos que aprobaron la ampliación de la planta de Oxiquim en la Comisión de Borde Costero.

Esta instancia interministerial creada en 1994, es la encargada de proponer al Presidente de la República las acciones que impulsen la aplicación y cumplimiento de la política nacional de uso de borde costero. Entre sus funciones se encuentra la aprobación de planes de ordenamiento territorial a fin de que exista coherencia entre estos y el uso de las áreas costeras.

Algo que no se tuvo en cuenta hace tres lunes atrás, cuando reunidos en el salón Esmeralda de la Intendencia, tres representantes de la Armada, los gobernadores de Valparaíso, María de los Ángeles de la Paz Riveros; de Quillota, Iván Cisternas y Marga Marga, Christián Cárdenas, junto a los seremis de la provincia, tres consejeros elegidos por sus pares y los alcaldes de los diferentes territorios aprobaron, por un voto de diferencia, la ampliación de la planta Oxiquim.

El Core de San Antonio, Roy Crichton, dijo sentirse indignado con la última sesión de la Comisión del Borde Costero, ya que según relató “antes de comenzar con la votación, le dije al Intendente de la Quinta Región, Jorge Martínez, que era mejor no votar aún, ya que existía una total oposición por parte de la comunidad frente a la ampliación de Oxiquim por los daños que generará en el fondo marino con la remoción de material, y por la incapacidad del borde costero de soportar un nuevo puerto que pueda generar mayor contaminación en una zona que ya está declarada saturada”.

Sin embargo, la máxima autoridad regional hizo caso omiso a la posición del consejero regional y luego de una acalorada discusión dio curso a la votación. “Los representantes de la armada venían totalmente cuadrados con el Gobierno y no pusieron ningún reparo, sin embargo nosotros, junto a los alcaldes de La Ligua, El Tabo y Cartagena, estábamos alineados para votar en contra, lo que fue infructuoso, porque hasta la seremi de medio Ambiente, Victoria Gazmuri, votó a favor, aun cuando ha sido testigo de los constantes episodios de contaminación de este sector”, relató el Core.

Oxiquim es una empresa química que abastece de productos a las diferentes industrias, entre ellas las que funcionan en el borde costero. Dicha fábrica se dedica a la producción de químicos para pinturas, detergente, plásticos, poliuretanos, tratamientos para madera, moldes de fundición, extracción por solvente, entre otros procesos.

La empresa planea construir un puerto multipropósito, el cual fue ingresado al Servicio de Evaluación Ambiental en 2013 y que hoy ya cuenta con una Resolución de Calificación Ambiental, aun cuando existe una total oposición a la construcción por parte de la comunidad.

La inversión de 126 mil millones incrementará el tráfico de embarcaciones que trasportan materiales peligrosos a la comuna de Quintero y se plantea como una expansión industrial en una zona que se encuentra declarada como saturada de contaminación. La Comisión de Borde Costero era la última instancia en la que este proyecto podría haber sido detenido o revisado para proteger a los habitantes, sin embargo, fue aprobado por las mismas autoridades que hoy intentan frenar la emergencia que dejó a más de trecientas personas intoxicadas.

El Core de San Antonio que votó en contra de esta construcción en la instancia regional se mostró preocupado porque “en un estudio desarrollado durante 2015 y financiado por el gobierno regional, que costó más de trecientos millones de pesos, se detectó que el subsuelo marino en la zona de sacrificio tenía metales pesados. Entonces, con ese antecedente, cómo se va a dragar el subsuelo marino y se va a depositar la arena con metales pesados cinco millas frente a la caleta de Horcón, cuando lo que va pasar es que cuando la arena contaminada tome contacto con las especies vivas, estas aumentarán su nivel de toxicidad, quedando inhabilitadas para su consumo. Esto atenta contra una lógica de una zona saturada como Quintero y Puchuncaví y que el gobierno representado por los Seremi, Gobernadores y el Intendente se apresuraron en votarlo a favor”.

El propio alcalde de Quintero, la autoridad que por excelencia debería mostrar el sentir de los vecinos, “con una llamada al Intendente en pleno desarrollo de la comisión de Borde Costero se mostró de acuerdo con un nuevo puerto químico para su comuna, la misma a la que ha salido a defender en los diferentes programas de televisión que por estos días han conocido la realidad de la zona de sacrificio”.

La ausencia de la alcaldesa de Puchuncaví en la comisión también fue una señal, ya que al no encontrarse era un voto menos que podría haber marcado la diferencia en una instancia decisiva para la comuna a la que representa.

El respaldo gubernamental a la empresa química Oxiquim es una evidencia del desamparo en que se encuentran las comunidades de Quintero, Ventanas y Puchuncaví, que no cuentan con un Plan de descontaminación, puesto que fue rechazado por la Contraloría General de la República por permitir un mayor grado de incidencia de contaminantes en vez de mitigar esta condición. “Y que hoy en una instancia regional que busca planificar el territorio para evitar que se sigan sucediendo episodios de emergencia ambiental como los vividos en los últimos días, se apruebe por arreglos políticos la ampliación de una de las empresas más contaminantes del borde costero, es un crimen ambiental”, denuncia el Core de la provincia de San Antonio.

Oxiquim, blindada por el Gobierno

Durante la emergencia, el ejecutivo apuntó a la empresa Enap como la responsable de las emisiones que habrían contaminado la comuna de Quintero, sin embargo, estas acusaciones se dieron vuelta, vinculando a la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, con Fernando Barros Tocornal, presidente del directorio de Oxiquim, quien fue socio de su esposo, Gonzalo Molina, y con quien compartió dos décadas de trayectoria profesional.

En este contexto, los diputados Daniel Verdessi y Diego Ibañez presentaron en Contraloría de Valparaíso una solicitud por posibles contravenciones por la relación personal que existe entre la titular de Medio Ambiente y el empresario.

Fernando Barros es abogado tributarista, cercano a la familia Pinochet y al presidente Sebastián Piñera. Por 17 años fue socio de Gonzalo Molina en el Bufete Barros y Errazuriz, y es uno de los asesores principales del actual mandatario en asuntos tributarios y corporativos.

Esta cercanía, según plantea el Core de San Antonio, Roy Crichton, es la que habría influido en la aprobación de un puerto multipropósito en la zona de sacrificio que hoy ya no aguanta más contaminación.

radio.uchile.cl/2018/09/03/autoridades-locales-aprobaron-ampliacion-de-oxiquim-dias-antes-de-emergencia-en-quintero/

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More