Chile. 8 de noviembre: Paro Nacional Activo en el país de los bajos sueldos y altos gastos

Publicidad

Con la mitad de los trabajadores ganando menos de $380 mil, Chile tiene los precios más altos de agua residencial a nivel sudamericano. También cuenta con los medicamentos más caros de América Latina.

Marchas, concentraciones, ollas comunes, protestas, cacerolazos y actos culturales están contemplados para el próximo jueves 8 de noviembre, en el marco del Paro Nacional Activo convocado por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT). La multisindical justificó el llamado a movilización por el difícil momento económico que atraviesan las familias chilenas, afectadas por un bajo nivel de ingresos y el alto precio en una serie de insumos esenciales.

En Chile, el sueldo mínimo asciende a $288 mil, la mitad de los trabajadores reciben un sueldo por debajo de los $380 mil (US$ 424), según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), y 7 de cada 10 gana menos de $550 mil líquidos (US$ 810). Solo un 15,3% gana más de $850 mil (US$ 1.251).

El INE también dio a conocer la tasa de desocupación para el trimestre julio-septiembre de 2018, indicador que se situó en un 7,1%. En el caso de las mujeres, el registro llegó a 7,4%, superior al 6,9% marcado para el mismo período del año anterior. Para los hombres, en tanto, la tasa se mantuvo prácticamente estable, puesto que en 2017 fue de 6,6% y en 2018 llegó al 6,8%.

Las trabajadoras enfrentan un escenario aun más complejo, dado el aumento en el desempleo femenino registrado en la última Encuesta de Ocupación y Desocupación del Gran Santiago, desarrollada por el Centro de Microdatos de la Universidad de Chile.

De acuerdo a ese informe, la tasa de desocupación femenina subió de 7,4% a 8,1%, con respecto a la medición de hace un año. En contraste, la tasa correspondiente a hombres descendió 0,4 puntos porcentuales, hasta llegar a 6,3%.

El agua más cara de Sudamérica

Los habitantes de Chile tienen bajos sueldos y además deben financiar uno de los costos de vida más caros de América Latina, con altos precios en elementos esenciales para el quehacer cotidiano, como el agua potable, los medicamentos e incluso los textos necesarios para la formación de los escolares.

Un estudio de la Fundación Aquae, presentado en septiembre de 2018, indica que Chile tiene el agua residencial más cara de Sudamérica. El análisis incluye 236 ciudades de todo el mundo y Chile aporta con 10 urbes en el listado, siendo La Serena la que cuenta con la tarifa más alta del subcontinente (ocupa la posición 77).

Las otras nueve ciudades chilenas en el estudio y sus respectivas posiciones fueron: Copiapó (80), Antofagasta (90), Quillota (104), San Felipe (105), Valparaíso (135), Viña del Mar (136), Temuco (141), Concepción (169) y Santiago (177).

Mejor no enfermarse

En el caso de los medicamentos, la consultora IMS Health determinó que Chile es el país de América Latina con los precios más caros para remedios originales. En el país andino, los fármacos son un 38% más caros que el promedio de precios de Latinoamérica. Si el precio medio en suelo chileno es de US$ 28,5 ($19.360); en Brasil llega a US$ 14,5 (US$ 9.850).

No ocurre lo mismo con los genéricos, puesto que en este ítem, Chile cuenta con los precios más bajos de la región, con un valor promedio de US$ 1,7 ($1.155).

Por otro lado, Javier Appelgreen, creador de una aplicación que permite comparar precios de medicamentos, señaló en radio Pauta que en Chile, el 85% del gasto en remedios viene de los bolsillos de las personas y solo un 15% entra en la cobertura de los seguros. “En otros países de la OCDE estamos hablando que esto es en torno a un 30% o 40%”, apuntó.

Precio de textos escolares en la mira

A fines de octubre, la Fiscalía Nacional económica (FNE) anunció el comienzo de un estudio del mercado de textos escolares, luego de detectar que un libro de similares características puede significar, para la familia de un estudiante de educación privada, un precio 29 veces superior al que paga el Estado por la adquisición de material destinado a estudiantes de establecimientos municipales y particulares subvencionados.

La FNE puso como ejemplo un texto de Lenguaje y Comunicación para 3° Básico de una determinada editorial, por el cual el Estado pagó $877 (US$ 1,29) y cuyo símil fue vendido en el mercado privado por la misma editorial en $36.900 (US$ 54). Es decir, el precio fue 42 veces superior para los apoderados de colegios particulares.

Esta situación provoca, de acuerdo a los antecedentes de la FNE, que el segmento particular concentre 55% de las ventas de textos escolares medidas en valor, aun cuando en unidades llega a apenas el 10%.

La compra de textos escolares representa un gasto conjunto, entre Estado y las familias con hijos en colegios privados, equivalente a US$ 116 millones anuales. De este total, el presupuesto estatal destinado a libros de clases para recintos públicos y particulares subvencionados asciende a cerca de US$ 52 millones cada año, mientras que en el segmento privado, la Fiscalía estimó un gasto anual de US$ 64 millones para el año 2018.

Jubilación sin júbilo

A este cuadro falta añadir el deficitario nivel de las pensiones que se pagan en Chile. De acuerdo al reporte de la Superintendencia de Pensiones, en agosto 11.804 personas comenzaron a recibir su jubilación por vejez edad y vejez anticipada, con un monto promedio de 4,68 UF (unos $127.000 = US$ 186). Eso sí, la mitad de estos nuevos jubilados obtuvo una pensión por debajo de las 2,51 UF ($41.223 = US$ 61).

En el caso de las mujeres, la pensión promedio alcanzó las 2,51 UF ($68.072 = US$ 100), pero la mitad de las jubiladas solo percibió 0,83 UF ($22.510 = US$ 33). Los hombres, por su parte, registraron una media de 7,77 UF ($210.726 = US$ 310) y la mitad de ellos cobró menos de 3,94 UF ($106.854 = US$ 157).

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More