Chavez: a Pérez Becerra le tendieron una trampa para darme a mi una puñalada

¿Qué quieren que haga yo?, la única alternativa que yo tenía era cumplir con los compromisos internacionales firmados por Venezuela? (Hugo Chávez)

* Es que no hubo tal “circular roja”. NINGUNA autoridad, ni venezolana, ni colombiana y ni siquiera la fiscalía colombiana en la primera audiencia pública el año pasado en Bogota la han mostrado. Es una falacia. Por eso no fue detenido ni en Suecia ni en Alemania Joaquín Pérez cuando hacia transbordo para seguir el viaje a Caracas.

Y si esta con duda y un dilema, Hugo, pues ¡que lo envíe de vuelta a Suecia! De eso no hay ningún problema según las leyes internacionales. ¿Por que tenia que enviar a Pérez a sus viejos verdugos?

“Yo no estoy diciendo si él es inocente o culpable” (Hugo Chávez).

* ¡Que barbaridad!, Chávez, más razón por no enviarlo a Colombia un sueco sino a su país de origen, Suecia. ¡Que las autoridades suecas tome la decisión según sus leyes que no siempre son compatibles, por suerte, las de Colombia! ¿Y por que no entregaste Julián Conrado, reconocido guerrillero a Santos? ¿Esta trabajando las autoridades competentes? ¿El Poder Judicial venezolano? ¡Que bueno, por que así debería ser en TODOS los casos, que el poder judicial investigue, procesa y toma la decisión!

¿Y en el caso de Joaco?

Suecia fue “neutral”, entre comillas, durante la segunda guerra mundial, gobernado por una coalición socialdemócrata-hasta la derecha. Pero ninguno de los casi 700 suecos que fueron a España para luchar con el pueblo español para salvar la República con el fusil en la mano contra el generalísimo Franco, fueron entregados en su regreso a Suecia 1939, a pesar que el régimen de Hitler así lo solicitaba, a Alemania. Fueron internados sí, en “campos de trabajo” en Suecia, en vez de ser héroes. Pero no fueron entregados a los matones nazis.

De los 700 internacionalistas suecos, 173 jóvenes suecos no regresaron, fueron enterrados en la tierra española después haber dado su vida en la lucha contra el fascismo. Son recordados por el pueblo español por su valentía, su coraje de no ablandarse ante el enemigo que te quiere llevar a la tumba.

Lo hicieron por la soberanía española, la paz y la justicia social, y sabían que no lo lograría haciendo concesiones con el fascismo, ni el español, ni el italiano y tampoco el alemán que casi llevó la humanidad al holocausto en los años de la guerra mundial. El genocidio de Guernica era solo un “aperitivo” lo que llegaría más delante.

Y ahí, Hugo, en esas Brigadas Internacionales en España se encontraban también venezolanos antifascistas.

Ya en 1936, en plena huelga de trabajadores petroleros que exigían mejores condiciones laborales, la dirigente comunista zuliana Olga Luzardo señaló en un mitin las similares condiciones de los trabajadores tanto en España como en Venezuela, y llamó a la solidaridad con la República Española amenazada por el fascismo”, escribe Eloi Yagüe Jarque en un articulo publicado en Aporrea 7 de agosto de 2006 bajo el titulo; “Asamblea Nacional debe pronunciarse sobre la Guerra Civil Española”.

Y sigue, Hugo, tu compatriota; 

“Hubo también venezolanos que se fueron a España a luchar por sus ideales. El caso más célebre fue el de Oscar Pantoja Velásquez, joven estudiante y militante comunista de El Valle, cuando éste aún era un pueblo conectado a Caracas por tranvía. Apasionado, idealista, Oscar se presentó en la embajada de España a ofrecerse como voluntario a las Brigadas Internacionales pero no lo admitieron por ser demasiado joven. Entonces, engañando a sus padres, se embarcó a Francia y de allí pasó a España. Murió con el fusil en la mano, luchando en el sector Pozuelos de Madrid. El retorno de sus restos a Venezuela se convirtió en un acto antifascista. Por supuesto no faltó quien desde la prensa burguesa usara la muerte heroica de Oscar para hacer propaganda anticomunista, diciendo que había sido un joven confundido por “el veneno izquierdista” http://www.aporrea.org/actualidad/a24243.html.

Debes estar orgulloso, Hugo, por tu compatriota Oscar Pantoja Velásquez, como nosotros antifascistas suecos somos de nuestros mártires caídos en la tierra española en esos durísimos años. Por que tenía ese calibre especial por lo cual no dudaba, no vacilaba sino siguió el camino hombro a hombro a mujeres y hombres que también se decidió seguir el rumbo hasta las últimas consecuencias.

Y en Venezuela, como reportero, igual como “Joaco”, he visto miles de “Oscar´s”, dispuestos a seguirte hasta las ultimas consecuencias para crear esa nueva Venezuela que también Joaquín sueña que Colombia sea; una nación en donde todos los colombianos caben.

Él no tiene otros intereses que a su pueblo, así de sencillo. No vale la pena, Hugo, de especular sobre una u otra cosa. Lo que me da tristeza es que no siquiera diste la posibilidad que el cónsul sueco en Caracas pudo entrevistarse con él. Ni la embajada sueca en Bogota pudo obtener un solo minuto de conversaciones con las autoridades venezolanas y menos con algún ministro tuyo, Hugo, esos tres días cuando Joaco se encontraba en un bunker militar en Caracas.

Solo sacaste un comunicado de prensa diciendo, a través del ministro de comunicación, que Joaco era un ciudadano colombiano con XXXX número de la cédula, una cédula que Joaco entregó a la embajada colombiana en Estocolmo el año 2000 cuando fue nacionalizado sueco. Entró a la tierra de Bolívar con el pasaporte sueco. ¿Tampoco te informaron de eso?

Primera falla, Hugo. Un periodista de experiencia jamás comete ese error, siempre hace doble control de las fuentes.

Hablas de “trampa”. ¿Cuál es la trampa? La verdadera trampa te la tendió Santos cuando te llamó cuando Joaco volaba entre Frankfurt-Caracas. Y te alerté sobre esa trampa el mismo día de la detención de Joaco:

“¡No caigas en la trampa de Santos, Chávez!”
(http://dickema24.blogspot.com/2011/04/no-caigas-en-la-trampa-de-santos-chavez.html)

No había más trampas. Quizás había personas en Suecia que pasaba la voz a Santos a través “La Red de Sapos” que Uribe bautizaba a “Una Red de 100.000 Amigos de Colombia en el Exterior”. Y esa red también tiene sus tentáculos en los organismos de seguridad suecos, sin duda, que tiene un control sobre entradas y salidas del país. No me extrañaría pero me extraña que tú, Hugo, solo piense que Joaco era el riesgo en este tema.

El mundo esta lleno de “Enemigos Internos”.

Dick Emanuelsson, Reportero sueco en América Latina, residente y acreditado como periodista 2000-20005 en Colombia, uno de seis periodistas víctimas del Terrorismo de Estado Colombiano en el caso de las “Chuzadas”, la misma policía política secreta que ha plantado las acusaciones en contra Joaquín Pérez. Vive en Honduras y cubre Latinoamerica desde la tierra de Morazán.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS