Celadores de todo el Estado reclaman al ministerio más protección frente al Covid-19

Publicidad

La reivindicación, impulsada por los trabajadores de la Marina Alta, está ya sobre la mesa del ministro de Sanidad, Salvador Illa

El sindicato Confederación Intesrsindical ha hecho suya la demanda, que exige modificar el protocolo del coronavirus que califica a este colectivo como de «bajo riesgo»

Corren tiempos complicados para todo el personal, sanitario o no, que trabaja en los centros hospitalarios. Todo. Los hospitales componen la enorme zona cero del Covid-19, donde se libra la batalla contra el virus. Por eso mismo, son lugares de elevado riesgo de contagio. Sin embargo, no todos los profesionales de un hospital tienen acceso, por ejemplo, a equipos de protección individual.

Esa situación tiene en pie de guerra al colectivo de celadores. Este jueves, la Confederación Intersindical ha solicitado formalmente en Madrid al Ministerio de Sanidad que revise su decisión de considerar a los celadores como personal de bajo riesgo ante la pandemia. Una batalla por tener acceso a mejores medidas de seguridad que tiene su origen en el hospital de Dénia.

Y es que han sido precisamente celadores del hospital comarcal de la Marina Alta en Dénia quienes han impulsado la iniciativa de pedir al ministerio que rectifique el último protocolo que deja fuera a este colectivo del personal considerado de riesgo. Al final, su reivindicación se ha hecho estatal al hacerla suya la Confederación Intersindical, según explica el sindicato Intersindical Salut Dénia.

 

 

En el escrito al ministro Salvador Illa registrado por la Confederación Intersindical (el sindicato estatal del que forma parte Intersindical Valenciana), se pone de relieve que «la consideración del personal de gestión y servicios, y en particular del personal celador, como ‘personal cuya actividad laboral no incluye el contacto estrecho con los pacientes afectados por el virus COVID-19’ supone que se considere que no necesita Equipos de Protección Individual». Una decisión que carece de sentido, según el sindicato, puesto que el celador es «el primero con el que se encuentra el paciente al llegar a Urgencias, y en muchos casos tiene que entrar en contacto con ellos, para ayudarle a sentarse en una silla o movilizarle de una camilla de la ambulancia a una camilla o cama del hospital».

La relación de tareas que, durante la pandemia, están realizando los celadores en cumplimiento de las funciones que les atribuye el Estatuto de Personal No Sanitario al servicio de las Instituciones Sanitarias de la Seguridad Social, va mucho más allá e incluye maniobras y acciones de indudable riesgo, según pone de manifiesto la Confederación Intersindical en su carta:

  • «Es el celador quien recibe a los pacientes que llegan a los distintos servicios de urgencias, tanto de Atención Especializada como de Atención Primaria. Esta recepción se hace previa a que el paciente sea diagnosticado por los especialistas sanitarios y por lo tanto antes de que se conozca su grado de afección y contagio. Lógicamente no todos los pacientes acuden en las mismas condiciones físicas, al servicio de Urgencias, y mientras que unos llegan por sus propios medios, otros necesitan de la ayuda del Celador para bajar del vehículo y ser acompañados en silla de ruedas o camilla a los diferentes triajes».
  • «Los celadores son los que sin distinción tocan a los pacientes para sentarlos o levantarlos sin haber siquiera diagnosticado nada al enfermo».
  • «Los celadores que recolocan la mascarilla al paciente tosiendo que por el camino del traslado se la ha bajado».
  • «Los celadores que ayudan a subir a voltear e incluso incorporar».
  • «Incluso a los que vienen por otras patologías no se les descarta el posible positivo y el celador lo recibe prácticamente desnudo y por lo tanto expuesto».
  • «Los celadores que cuando el paciente está agitado durante el viaje deben poner su mano para contenerlo».
  • «Los celadores que pasan de una camilla a otra sin conocer siquiera el diagnóstico».
  • «A los que primero el paciente se agarra, tose o toca con cualquier parte es a los celadores».
  • «Por último, desgraciadamente, los pacientes que fallecen son introducidos en sudarios entre las TCAE, funerario y el Celador y posteriormente llevados a las cámaras de los centros, por los celadores (ayudados desde hace un tiempo por los funerarios asignados a cada centro
    hospitalario)».

 

Intersindical Salut Dénia pide a Marina Salud que «se haga eco» de la demanda

En la esfera local, Intersindical Salut Dénia ha expresado su agradecimiento a los celadores del hospital de Dénia, pues «si se consigue que el Ministerio de Sanidad acepte la petición, supondrá un avance muy notable en la protección de este colectivo a nivel de toda España».

La delegación del sindicato en el departamento comarcal resalta que «el personal celador está en primera línea de contacto con los enfermos, tanto de Covid-19 como todo tipo de patologías, muchas de ellas contagiosas, y por lo tanto merecen todo nuestro respeto y apoyo». Y aprovecha para reclamar también a la concesionaria de la sanidad en la Marina Alta, Marina Salud, que «se haga eco de esta petición y no espere a la rectificación del ministerio para tomar las medidas pertinentes, entregando los equipos de protección necesarios, escuchando las peticiones y sugerencias de este colectivo, y en definitiva tratándolos como los profesionales que son».

 

Fuente

 

 

 

 

 

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More