CCOO y UGT se concentrarán en Cáceres y Badajoz contra el retraso en la edad de jubilación

Los sindicatos CCOO y UGT de Extremadura realizarán dos concentraciones simultáneas el próximo 6 de marzo en Cáceres y en Badajoz, para mostrar al Gobierno el rechazo de los trabajadores al «recorte de derechos» que supone su propuesta de ampliar la edad de jubilación hasta los 67 años.

Estas dos concentraciones, que tendrán lugar en las dos capitales de provincia extremeñas a las 12,00 horas del sábado 6 de marzo, se enmarcan en un calendario de protestas que ambos sindicatos han organizado en todo el país, y que arrancará el próximo 22 de febrero.

Para animar a los trabajadores a participar en estas dos concentraciones, los líderes de UGT y CCOO, Francisco Capilla y Julián Carretero, respectivamente, participarán en las próximas semanas en asambleas en los centros de trabajo de la región para explicar el posicionamiento de ambos sindicatos respecto a esta medida, que consideran «regresiva», «insolidaria», «equivocada» e «imprudente».

Carretero y Capilla presentaron hoy estas concentraciones en una rueda de prensa conjunta que ofrecieron en Mérida, y en la que coincidieron en destacar que para ampliar la «caja» de la Seguridad Social, las medidas pasan por crear más empleo y adelantar la edad de incorporación al mercado laboral, que actualmente está en 28 años de media, en lugar de retrasar la edad de jubilación.

NO ES UN PROBLEMA VITAL

En su intervención, el secretario general de CCOO Extremadura, Julián Carretero, consideró que el Gobierno central «se ha columpiado» con esta medida, ya que según aseguró, «no es un problema vital, para la Seguridad Social, en este momento, retrasar la edad de jubilación».

Y es que, a juicio de Carretero, esta propuesta del Gobierno «hace a los trabajadores los paganos de la crisis», cuando éstos «para nada han sido sus causantes». Por eso, animó a los trabajadores «clamar en la calle» para advertir al Gobierno que «no es posible» y no van «a consentir que se produzcan recorte de derechos».

Aseguró que retrasar la edad de jubilación es «un claro recorte de derechos» y supone «trasladar a los trabajadores» una «incertidumbre» y «culpabilizarlos de la situación de la crisis», y afirmó que en estos momentos «para nada está en juego el sistema de pensiones en este país».

Una medida que rechazó máxime cuando, según dijo, España es el segundo país de Europa con la «edad real» de jubilación más alta, establecida en 63 años, cuando por ejemplo Alemania está en los 61 años, y Francia, en los 60 años.

Añadió el líder de CCOO Extremadura que esta medida es «especialmente negativa» en el caso de la región extremeña, debido que cuenta con el mayor índice de temporalidad de toda España, del 36 por ciento, y además, 65.000 personas están incluidas en un régimen especial, el de trabajadores del campo.

Por todo ello, Carretero instó al Gobierno a que rectifique esta postura, y advirtió de que en caso contrario, supondrá «una agresión de primer nivel para los trabajadores en este país», dijo. «No es el momento, es mucho más urgente ponerse a hablar de la activación económica y el empleo, y dejar para más adelante otras cuestiones», aseveró.

MEDIDAS REGRESIVAS

Por su parte, el secretario general de UGT Extremadura, Francisco Capilla, mostró su rechazo a esta «medida regresiva» que ha propuesto el Gobierno central, ya que «cualquier trabajador, para tener derecho a una pensión, va a necesitar más de 15 años de cotización».

Aseguró además que se trata de una medida «insolidaria, porque carga los recortes sobre los futuros pensionistas», así como «equivocadas» porque se centran en el gasto de la Seguridad Social, en lugar de los ingresos.

Capilla consideró que esta es una «medida imprudente» porque «están amenazando y poniendo en riesgo y en tela de juicio el diálogo social que ha venido dando sus frutos» hasta la actualidad.

Por todo ello, Francisco Capilla consideró que este asunto debería plantearse en la Mesa del Pacto de Toledo, «porque las reformas del sistema público de pensiones deben ser acordadas y consensuadas con los agentes sociales», y lamentó que los recortes de gastos que se plantean en momento de crisis «siempre recaen en el bolsillo de los mismos, de los trabajadores».

En ese sentido, resaltó que en la situación como la actual «hay que hacer planteamientos más serios, que deben de ir en la línea de buscar el consenso», señaló Capilla,

«No nos engañemos, para que nuestro sistema público de pensiones sea saludable, la solución es que se cotice más, pero incorporándose los jóvenes dos o tres años antes al mercado laboral», señaló el líder regional de UGT, quien resaltó que «para eso es necesario generar actividad», dijo.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS