Catalunya y Cifuentes en la cabeza de Rajoy

Publicidad

por Domingo Sanz

En el futuro, una imagen valdrá aún más de lo que valen hoy mil palabras, sobre todo si tiene movimiento y está aderezada con un buen ruido. Y es muy probable que, en lugar de libros, para aprender historia nos coloquemos gafas de realidad virtual. O quizás nos inoculen el pasado en los rincones del cerebro donde reside la memoria. En este caso sí que será fácil para los que mandan evitar que recordemos lo que ahora con tanto ahínco pretenden que olvidemos.

Si del último medio siglo nos enseñan una veintena de secuencias, las que mejor recordaremos serán también las más antiguas. Corresponden al periodo comprendido entre la tan por tantos deseada “Españoles Franco, ha muerto”, de Arias Navarro, y la amenazante “¡¡Se sienten, coño!!”, de Tejero, pasando por la del “Puedo prometer y prometo” de Suarez y algunas otras a lo largo de los escasos cinco años en las que sobrevivimos a todas.

Al igual que durante aquel vértigo, en este tiempo tan parecido pero ausente de ilusiones salvo para la mitad de Catalunya, las mejores imágenes que se capturen conseguirán un hueco en la memoria colectiva. Quizás ocurra con los 64 segundos “robados” por La Sexta a un Rajoy paseando relajado por Sanxenxo, haciéndose confiados selfis con los vecinos y atendiendo sonriente al periodista casual para, con pose repentina de presidente, repetir las órdenes que deben cumplir los catalanes y, de repente, descomponer la figura para romper con un “Muchas gracias” para salir huyendo al oír “Cifuentes”. Ante quienes cree débiles y confundidos, Rajoy se siente triunfador porque tiene encarcelados a unos cuantos líderes de los rebeldes. En cambio, ante el espejo se acobarda porque es él mismo quien no puede respirar el olor a derrota y funeral que viene de su propio partido.

………………

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More