Catalunya: La policía responsables del 40% de los casos de xenofobia atendidos por SOS Racisme en 2013

La policía ha protagonizado el 40% de los casos de xenofobia en Catalunya que ha atendido SOS Racisme en el 2013, según ha revelado la directora de la entidad, Alba Cuevas, a la luz de la quinta edición del ‘Informe sobre el Estado del Racismo en Catalunya’, coincidiendo con el Día internacional para eliminación de la discriminación racial, que se celebra este viernes.

Los cuerpos de seguridad pública acostumbran a tener actitudes racistas en «procesos de identificación que motivan simplemente por motivos étnicos», ha alertado Cuevas, que ha asegurado que desde el inicio de la crisis están aumentando estas actitudes entre los policías.

De hecho, el racismo institucional «está aumentando mucho», algo que se materializa en normativas como la Ley de extranjería, el decreto que excluye a inmigrantes sin papeles de la atención sanitaria, y las órdenes municipales que impiden el uso del velo integral en espacios públicos.

«El racismo institucional está legitimando cada vez más el racismo social y esto debe frenarse», ha pedido Cuevas, que ha alertado de retrocesos en políticas públicas de lucha contra este fenómeno discriminatorio.

Ha afirmado que la creciente «despreocupación» de las administraciones hacia el racismo, está fomentando que las víctimas tengan cada vez más miedo de denunciar agresiones y discriminaciones.

De hecho, de los 163 casos atendidos en 2013 por la entidad, el 51% no se materializaron en una denuncia o reclamación administrativa, quedando las actitudes impunes: «Falta compromiso y preocupación en las instituciones, lo que hace que las víctimas sientan desconfianza y miedo».

De los casos denunciados, la mayoría de tramitan por la vía penal –«aunque sería mejor buscar otros mecanismos de mediación»–, de los que el 43% están todavía pendientes de instrucción, un 13,9% han absuelto a la otra parte y un 9% la han condenado y un 10% de han archivado.

Perfil de los atendidos

El informe revela que la mayoría de personas que acuden a SOS Racisme para alertar de una discriminación son de nacionalidad española, con una media de diez años de residencia en Catalunya y con estudios superiores a la media.

Por lo tanto, los 80 casos tramitados son «solo la punta del iceberg, porque por debajo de este colectivo hay inmigrantes sin papeles ni recursos, mucho más vulnerables e indefensos», ha dicho, y ha destacado que el 15% de los casos atendidos responden a discriminaciones en el acceso a derechos sociales, muy por detrás de los casos protagonizados por la policía.

Ha destacado que Catalunya debe «aprovechar el proceso nacional iniciado para eliminar el racismo de raíz», y ha pedido que se garantice la igualdad de oportunidades y el ascensos social en una hipotética Catalunya independiente.

Fuentes: Agencias/ El Periódico

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS