Caso Pandora, un artefacto destinado a los servicios de información de los Mossos d’Esquadra

Por Jesús Rodríguez en La Directa

Las diferentes fases de esta investigación se han impulsado desde los despachos de la Comisaría General de Información, en el edificio Egara de Sabadell.

Operación antiterrorista autorizada este miércoles por el juez Juan Pablo González desde la Audiencia Nacional española tiene una clara matriz catalana. Fue la Comisaría General de Información de los Mossos que el mes de diciembre del año 2014 pidió al tribunal madrileño la autorización para registrar la Kasa de la Montaña, el Ateneo Libertario del Palomar y un largo listado de entidades y domicilios particulares. El conjunto de la operación se pensó, diseñar y ejecutar desde el edificio Egara de Sabadell, donde se encuentra la Comisaría General de Información y los servicios centrales de la policía catalana. El juez de la Audiencia Nacional sólo dio el visto bueno.

Las actuaciones realizadas en el marco de la segunda fase de Pandora también han contado con la firma del juez español, pero el músculo y el cerebro del caso tienen sello catalán.

El Consejero de Interior ha reconocido que la operación “se ha realizado de forma correcta y de acuerdo con las previsiones profesionales de la policía catalana”

El Consejero de Interior, Jordi Jané, ha salido al paso de las acusaciones de estar detrás del operativo y afirmó que “las actuaciones se han llevado a cabo tal como se habían planificado bajo el mando de la Audiencia nacional “. El titular de Interior, sin embargo, ha reconocido que “aquella predicción de personas a detener y de viviendas a registrar en Barcelona y Manresa, se ha realizado de forma correcta y de acuerdo con las previsiones profesionales de la policía catalana”.

Los Mossos presionaron el órgano judicial español
El 29 de enero de este año, se vivió un significativo enfrentamiento entre el juez Javier Gómez Bermúdez (instructor del caso hasta el pasado verano) y los investigadores de los Mossos que alimentaban la causa. Los policías pretendían que se alargara un mes el secreto de sumario para poder realizar nuevas indagaciones, y le pidieron al magistrado que prolongara la prisión preventiva para las siete personas recluidas en los centros penitenciarios de Estremera Soto del Real, Aranjuez y Valdemoro. Gómez Bermúdez no secundar las intenciones de los Mossos y acordó la puesta en libertad bajo previo pago de una fianza de 3.000 euros de todas las encarceladas. A la misma hora que el juez firmaba autos de libertad, el gabinete de prensa de Interior difundía un comunicado donde destacaba la peligrosidad de los activistas anarquistas, y la acompañaba de fotografías de cajeros automáticos destrozados por el estallido de artefactos explosivos. La relación que supuestamente había entre estas imágenes y las personas detenidas nunca ha quedado demostrada, ni siquiera de forma indiciaria.

Construcción teórica de los GAC como organización terrorista
La construcción teórica que se ha empleado como justificación para las detenciones de las diferentes fases de la Operación Pandora nace también en el núcleo duro de los servicios de información del departamento de Interior. Fue a finales de octubre de 2012, cuando en el marco de las “Jornadas sobre inteligencia ante la radicalización”, el sargento Daniel Canales -ninguna de la Unidad Central de Análisis de Estrategias de Organizaciones (UCAE) dentro de Área Central de Análisis de los Mossos d’Esquadra-, realizó una ponencia en la que se señalaba el anarquismo “insurreccionalista” como amenaza terrorista potencial. Un año más tarde, el subgrupo de la UCAE especializado en la lucha contra el anarquismo elaboró ​​informes donde se apuntaba por primera que los Grupos Anarquistas Coordinados (GAC) eran una “organización terrorista”. Esta afirmación, resulta sorprendente, por lo menos viendo cómo los GAC se presentaron públicamente unos meses antes como “un espacio de discusión y propaganda”, incluso dando a conocer un correo electrónico para contactar con la organización. Las dos jornadas de presentación de la entidad se anunciaron previamente y se celebraron en locales de concurrencia pública. En un artículo publicado en el blog del Grupo Elissa y titulado “Romper el cerco. Reflexiones sobre la Operación Pandora y la represión del anarquismo en Cataluña “se afirmaba que esta supuesta organización terrorista” sólo existe en las imaginativas mentes de los cretinos que habitan los despachos de los juzgados y las comisarías “.

IMAGEN DE PORTADA: Una de les habitacions després de l’escorcoll a la Kasa de la Muntanya el passat mes de desembre durant la primera fase de l’Operació Pandora –  Sergi Pujolar

https://directa.cat/cas-pandora-un-artefacte-ideat-als-serveis-dinformacio-dels-mossos-desquadra

-->
COLABORA CON KAOS