Casi un mes en huelga de hambre en el puerto de Xixón

La privatización de la empresa de estiba EBHI, telón de fondo de un conflicto laboral que ha despertado una ola de solidaridad en la sociedad asturiana.

Una manifestación de unas mil personas recorrió el jueves 4 de junio las calles de Xixón en apoyo a la huelga de los trabajadores de EBHI, una empresa semipública de carga y descarga de barcos de mineral de hierro y carbón en El Musel, el puerto de Xixón. Aunque el movimiento obrero en la ciudad asturiana ya no es lo que era, el conflicto de EBHI ha despertado una enorme simpatía en la localidad más poblada de Asturies, así como en el conjunto de la comunidad.

La dramática situación de cuatro de sus empleados, a punto de ser despedidos, que se han puesto en huelga de hambre y encerrado en las instalaciones de la empresa, ha levantado una ola de solidaridad como hacía tiempo no sucedía con un conflicto laboral en una empresa de tamaño mediano, de 130 trabajadores, lejos de las grandes plantillas de la industria pesada asturiana. Ayer, 7 de junio, Edu, uno de los trabajadores, tuvo que abandonar por complicaciones graves en su salud cuando se cumplía la jornada 26 de la huelga de hambre.

Desde los mensajes de apoyo de Nacho Vegas, Rodrigo Cuevas, Anabel Santiago y otras figuras de la vida cultural asturiana, a las muestras de solidaridad de trabajadores, comités de empresa, colectivos sociales u hosteleros privados, las movilizaciones casi diarias en la calle, o las acciones nocturnas de sabotaje, como barricadas en llamas o la quema del coche de un vigilante.

La privatización de los puertos europeos

Los estibadores son históricamente uno de los colectivos laborales más robustos dentro del movimiento obrero. Rodeados siempre por cierta leyenda negra de mafias, contrabandismo y bajos fondos, menos conocida es sin embargo su tradición solidaria y combativa. En septiembre de 1975, los últimos fusilamientos del franquismo paralizaron la carga y descarga de barcos españoles en varios puertos europeos. Era su forma de responder a la dictadura y solidarizarse con quienes en España luchaban por la democracia y la libertad.

No hace falta irse tan atrás en el tiempo. Este mes de abril los estibadores del puerto de Barcelona donaban 143.163, 92 euros a la sanidad pública para su lucha contra el coronavirus. Entregaban así el valor económico de las miles de toneladas que ellos mismos habían descargado en material médico y sanitario. Su gesto no tendría, sin embargo, la publicidad de las donaciones de Amancio Ortega u otros millonarios españoles.

La estiba es un trabajo duro, pero bien pagado. Un trabajador portuario puede ganar 60.000 euros o más al año. Destruir su capacidad de negociación colectiva ha sido un sueño histórico de empresas y gobiernos. Las sucesivas leyes europeas y nacionales han ido encaminadas a conseguirlo. La privatización de los puertos ha jugado para ello un papel fundamental. Se trata de uno de los pocos sectores de la clase trabajadora que aún realizan huelgas de solidaridad cuando tiene lugar un problema común. En junio de 2017, estibadores de toda Europa paraban los puertos de la UE en solidaridad con sus compañeros españoles, en lucha contra la privatización portuaria impuesta por el gobierno de Mariano Rajoy.

EBHI: la última empresa pública de estiba está en Xixón

Tras el Decreto del PP, EBHI es la última empresa de estiba con participación pública que existe en España. Fundada en los años 90 para encargarse del movimiento de los principales graneles sólidos del Musel, carbón y mineral de hierro, dirigido principalmente a las centrales térmicas y a la industria siderúrgica, ha sobrevivido milagrosamente a las políticas privatizadoras desplegadas en los últimos años por la UE y el Gobierno en materia portuaria.

A pesar de contar con una parte de accionariado privado, la mayoría de su capital sigue siendo público, de la Autoridad Portuaria de Xixón, dependiente por lo tanto del Gobierno autonómico, que nombra a sus altos cargos. En 2015 llegó a aprobarse su privatización. Por entonces los beneficios de la terminal eran de tres millones de euros. Un bocado jugoso, con unas buenas instalaciones y maquinaria, como grúas portuarias, que al parecer no encontró entonces comprador. Desde entonces, la EBHI vive en un extraño limbo. Los números de la empresa ya no son tan buenos como los de hace cinco años.

La caída de la producción en Arcelor-Mittal y el final de las centrales térmicas juegan en contra de una terminal especializada en el movimiento de carbón y mineral de hierro. Sin embargo, la empresa sigue teniendo una posición estratégica en El Musel y unas instalaciones envidiables con los que ninguna otra empresa portuaria privada cuenta. Quedarse con la terminal sigue siendo atractivo, y si es a precio de saldo mucho mejor. Los trabajadores de EHBI denuncian que la empresa está siendo saboteada desde dentro por parte de la Autoridad Portuaria. Objetivo: arruinarla y poner a precios ridículos sus acciones para que algún empresario se las quede. ¿Quién? Existen hipótesis al respecto.

¿Quién planea quedarse con EBHI?

El pasado mes de abril, el diario El Comercio informaba de que las empresas privadas de estiba estabaan comiéndole muy seriamente la tostada a EBHI, que ha visto perder en un 15% del movimiento de carbón que anteriormente se producía en su terminal. Estas pérdidas son las que teóricamente justifican el ERTE y los despidos a los que se oponen los trabajadores en huelga de hambre y sus compañeros, que respaldan su lucha. Para los trabajadores de la empresa, es el propio puerto el que está sistemáticamente dejando pasar las oportunidades de negocio, dejando que sean las empresas privadas radicadas en El Musel, como Marítima del Principado y Alvargonzález S.A, las que carguen y descarguen cada vez más carbón. No piensan así solo ellos.

Hablamos con un profesional del sector portuario. Una persona con una larga trayectoria a sus espaldas tanto en el sector público como en el privado. No es ningún bolchevique, sino un gestor partidario de culminar la privatización de EHBI y acostumbrado, como gerente, a pelearse con los sindicatos de estibadores, de los que no tiene precisamente una buena opinión y cuya endogamia familiar critica sin pudor.

Sin embargo, en esto coincide con la versión que dan los trabajadores: “Si yo soy el director de la EBHI, con las instalaciones que tiene y con el volumen de negocio fijo que aún mantiene por Mittal y EDP, preparo una buena oferta, con precios competitivos, y salgo a buscar carga de trabajo”. Para este profesional, no hay duda de que si EHBI está perdiendo clientes es porque hay instrucciones desde la Autoridad Portuaria para que no se busquen nuevos contratos que den carga de trabajo a la empresa.

MNR, la gran empresa carbonífera que llega pisando fuerte al Musel

Desde la empresa se habla de una pérdida del 30% de los tráficos de carbón siderúrgico y térmico. Sin embargo, el mineral de carbón no ha dejado de moverse en el puerto del Musel este año, pero de otra manera y con otros clientes. “El carbón térmico triplica sus movimientos fuera de la EBHI” titulaba el pasado mes de abril el diario El Comercio una información sobre la entrada con fuerza de MNR (Natural Mining Resources) en el puerto gijonés. NMR es una empresa nueva en Asturies, que viene operando en El Musel desde el año pasado. Su domicilio está en Pozuelo de Alarcón. Su administrador único es David Rodríguez. Anteriormente trabajaba como vigilante en una mina asturiana de carbón. ¿Cómo un empleado ha logrado en tan poco tiempo ponerse al frente de una gran empresa carbonífera? Es otro enigma que no se ha podido aclarar.

A finales de 2019, la Autoridad Portuaria de Xixón anunció la concesión de 10.000 metros cuadrados en el puerto para esta empresa que opera, según su web, en España, Ucrania, EEUU y Emiratos Árabes Unidos. Sus instalaciones en El Musel están dedicadas al almacenamiento de carbones y a mezclar y tamizar diferentes tipos de ellos. El carbón que se almacena y procesa en las instalaciones de NMR en el Musel procede de Colombia, Rusia y otros países, y se exporta principalmente a Marruecos, aunque también a otros destinos.

En solo un año, NMR se ha convertido ya en una de las principales empresas que operan en el puerto de El Musel. Su demanda de estibadores es por lo tanto muy alta. Hay muchos barcos que cargar y descargar. Para un buen conocedor del mundo portuario consultado para la elaboración de este artículo NMR podría estar interesada en quedarse con la EBHI: “Si tienen negocio para años en El Musel, lo lógico sería aspirar a tener su propia empresa de estiba y no estar dependiendo siempre de las tarifas que les pongan otras empresas”.

“Mucho nos tememos que Laureano Lourido (presidente de la autoridad portuaria) se esté buscando un futuro como alto cargo de NMR”, afirma Fernando González, uno de los estibadores de EBHI en huelga de hambre. Lourido es de profesión marino mercante, y durante casi tres décadas ha trabajado en empresas portuarias. González denuncia que desde su llegada al Musel, se ha puesto una “alfombra roja” a NMR, mientras la empresa que depende directamente del puerto, es abandonada. “Llevamos años reclamando inversiones básicas en las instalaciones de EBHI como iluminación y asfaltado. Es peligroso trabajar aquí y lo tenemos denunciado a inspección de trabajo. Llegan ellos, se les concede todo y les ponen una iluminación con torres que parece aquello El Molinón”, comenta González, que considera que la Autoridad Portuaria está descapitalizando deliberadamente a EBHI y provocando su ruina.

NMR es propiedad de DSA Group, un grupo empresarial que recientemente ha adquirido la fábrica de Vauste en Xixón, la antigua amortiguadores Monroe. Según fuentes sindicales, Vauste sería una cuestión secundaria para el grupo, ya que su verdadero objetivo es el negocio carbonífero en El Musel. La privatización de una EBHI por un valor mucho más bajo que en 2015, sería un bocado muy apetitoso para los intereses del grupo en El Musel.

Tras casi un mes de huelga de hambre, varios días de paro laboral, presión en las calles y en el parlamento asturiano, donde el grupo parlamentario de Podemos ha llevado las demandas de los trabajadores, parece que el Gobierno autonómico, monocolor del PSOE, ha dado indicaciones discretas a la empresa semipública, de retomar las negociaciones. Si van adelante, supondrían un respiro para los trabajadores. Sin embargo, la privatización de la última empresa portuaria semipública de toda España permanece al acecho.

Fuente: El Salto

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS