Casa Tomada: Infierno al otro lado de Gaza

«Mañana ya la sangre no estará.
Al caer la lluvia se la llevará….

Aquellos que han nacido en un mundo así

no olviden su fragilidad» (Sting)

En el barrio de La Boca de la Ciudad de Buenos Aires, no se disipa la indignación, al ritmo que el denso humo se eleva al altísimo, como víctimas acrificial de un rito con responsabilidades de Estado, según las críticas puestas en común,para señalar al Gobierno de la Ciudad, desde varios sectores de la población, la oposición, el Gobierno nacional y académicos ciudadanos.

Los vecinos en la esquina se auparon en un «Grito de Dolor» para intentar tramitar un dolor ya sabido, individual y social, colectivo y popular; no es la primera vez, aunque nada borra el duelo inédito sujeto a sus pupilas, porque esta vez, en dicho rito en su hoguera, se cobra la vida de seis hermanitos -todos de una vez-. Niños de entre 1 y 13 años. El trámite, por demás conocido: «ya sabemos, ahora nos darán un colchoncito de 10 centímetros». Mientras la funeraria de la cuadra elabora logística y costos tarifados según subsidio, el de la funeraria dice que los cajones blancos ya no se usan para las criaturas en la jerga mortuoria: «angelitos»; esta vez serán media docena, tal vez para el servicio velatorio, para que los precios resulten (por cantidad) más acomodados.

El Comedor Los Pibes, organización social emblemática de la zona y lindera al suceso, suplía lo faltante. «Solo el pueblo salvará al pueblo» es la frase que se lee en cada acción casi anónima, solidaria, barrial, vecinal, que motiva las operaciones ajustadas, en tiempo y forma, de cada uno de sus miembros que se dan cita de manera auto convocada para solidarizarse como habitualmente, repartiendo comida, pero esta vez además recolectaron para los siniestrados ropa en el vecindario. Vinieron hasta de barrio Norte.Permanecían con ellos, les dieron asilo, además de abrazos y fuerza, y choque con alguno que otro funcionario que, urgido de seguridad, desplegara infantería por encima de proveer a los sobrevivientes rápido alojo, ya que promediando la media noche del suceso, aun el Comedor solventaba como organización tal falencia.

I.Del Sur a Gaza I

El incendio de un edificio precariamente ocupado por familias emergentes en el barrio de La Boca,reaviva las recientes imágenes de la Franja de Gaza, en el sentido de lo dantesco: fuego, niñas y niños muertos y una realidad que enciende a su vez la perversa ecuación que arde en los oprimidos: pobres-pobreza, la injusticia y el poder con su impunidad de «daño colateral».

«Para que un palestino pueda matar a un israelí tiene que suicidarse», grafica así la desigualdad en su crónica el periodista R.Millán. Así de desigual resulta la desproporción ante las armas letales con las que el sistema ataca a los pobres, lo que genera «pobreza plus al rojo»que incendia sus inimputables variables: exclusión y tragedia.

Para que un «emergente» pueda alojarse y alojar, tiene que acometer de antemano cierta rendición sacrificial, primero a su condición de «ilegal» y con ello luego a toda probabilidad que la precariedad regule, según sus propias leyes de riesgo y se cobre entonces, en vida, la acción de resistencia a su estigma.

Así de desiguales su relaciónde clase con las leyes de la sacrosanta propiedad. Así de desigual es la lucha por la liberación de la condena a una heredad de intemperie y pobreza.

II.Del Sur a Gaza II

Y aunque esta vez el subsecretario de Emergencias del Gobierno de la Ciudad, Néstor Nicolás, aseguró que el edificio no tenía «un pedido de desalojo planteado por la justicia», advirtió que es una situación que «se puede repetir» ya que hay numerosos predios donde sus moradores residen en condiciones «que se asemejan a campos de concentración». En ese sentido, el vocero que envió el jefe del Gobierno porteño, Mauricio Macri, pidió la colaboración del ámbito judicial para desalojar los predios usurpados.

Nuevamentela analogía con aquel otro infierno del ejercito israelí sobre Gaza que lleva por nombre «Plomo Fundido»: el ejército de Israel lanza miles de folletos escritos en árabe por aviones israelíes sobre territorio palestino que dicen: «Residentes de la franja: próximamente el Ejército de Israel atacará con mayor intensidad los túneles, los arsenales y las actividades terroristas. Para su seguridad y la de su familias, aléjense de los elementos terroristas», dejen sus casas.

La pregunta en ambos casos es la siguiente: ¿para ir adónde?

«Es un problema de justicia, no judicial»

Por Matilde Sosa (*) en
Entrevista al arquitecto Jaime Sorín :

Decano de la FADU-UBA Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de Buenos Aires , Director del Programa de Investigación sobre Emergencia Habitacional.

MS: Jaime Sorin, a raíz de los hechos conocidos ¿es posible un diagnóstico?Los datos que reflejan los medios fluctúan entre 170 y 200 mil personas la cantidad de ciudadanos que no habitan una vivienda digna –dato que, verbigracia de la manipulación mediática se infiere en tanto dicen que «170 y 200 mil personas tienen tomados alrededor de 10 mil inmuebles a lo largo y ancho de la Capital Federal», citan a la Comisión de Vivienda de la Legislatura porteña como fuente.

JS: Hace algunos meses entregamos al Gobierno de la Ciudad los resultados de una investigación centrada en la «Emergencia Habitacional». En este concepto incluimos todas aquellas manifestaciones que se dan fuera de las Villas de Emergencia, en medio de la trama urbana,y que por ser menos visibles no son objeto de atención por los programas oficiales.

Es una suma de situaciones que incluyen el hacinamiento, la falta de infraestructuras, el deterioro creciente de los edificios, el abuso en hoteles y pensiones, la pérdida del hogar por el incremento de los alquileres, etc., que terminan poniendo a miles de familias al borde o en situaciones de ilegalidad e informalidad y sin instrumentos para defender la legitimidad de sus reclamos.

Es decir, que la emergencia habitacional va mucho más allá de las «casas tomadas» y, excediendo al fenómeno físico real, afecta los fundamentos de la condición humana, convirtiendo al problema o déficit de viviendas en uno más dentro de la problemática de los derechos sociales afectados por la exclusión y la desintegración social. Y como tal debe ser considerado.

En cuanto a la cuantificación, cualquier cifra es posible dada la ausencia de datos oficiales. Situación nada ingenua ya que evita poner en el papel la realidad y muestra el desinterés de sucesivas administraciones por encarar a fondo la problemática, abandonando políticas clientelísticas o meramente asistencialistas. Según nuestras aproximaciones, no menos de 400.000 personas entran en esta categoría, lo que sumado a la población de Villas llegaría a 600.000.

MS: Sorin, por otro lado, reflejan una tendencia, en la misma línea, asegurando que el problema parece no tener solución. La única solución probable que aparece es el «desalojo», a tal punto que, según declaraciones a los medios el subsecretario de Emergencias del Gobierno de la Ciudad, Néstor Nicolás, pidió la colaboración del ámbito judicial para desalojar los predios usurpados.

JS:La judicialización de las luchas por los derechos sociales y de las situaciones de legitimidad –más allá de condiciones de legalidad- como única respuesta son típicas de las administraciones conducidas por expresiones políticas de una nueva derecha que, en nombre de la gestión, abandona los valores sociales invocando la defensa última de las jerarquías existentes y el sentido común mas obvio de las clases medias urbanas; entre ellas el olvido de la función social de la propiedad y la obligación de asumirla desde quienes ejercen el gobierno.

Antes de hablar de desalojos debería la administración de Macri preocuparse por las razones que han llevado a miles de pobladores de la Ciudad a buscar soluciones por fuera de una pretendida legalidad para procurarse un refugio y soportar la incertidumbre cotidiana sobre su futuro.

MS: El director de Defensa Civil de la Ciudad de Buenos Aires, Daniel Russo, señaló a los medios que «Las condiciones en el lugar eran muy precarias, daba para que esto fuera para una tragedia ante cualquier llama». Ahora bien, Sorín, ¿la gente que vive en estas condiciones cómo obtiene una vivienda?

JS: Debemos considerar que cuando alguien llega a esta situación su problemática no es la de la vivienda y las soluciones deben indagarse desde políticas de integración que incluyan el trabajo, la educación, la salud y el hábitat. Para esto el Gobierno de la Ciudad no tiene alternativas y no visualiza el tema de esta manera; así toda búsqueda se da necesariamente por afuera del sistema.

MS: Hemos conversado con la gente y refieren que solo al «límite», es decir, con orden de desalojo recién ahí, pudieran acceder a solicitar un llamado «subsidio habitacional» para que el Gobierno dé respuesta a su situación crítica. Dicen los afectados directos que «les dan 400 pesos mensuales (aproximadamente 135 dólares estadounidenses) para que alquilen supuestamente una vivienda por el término de diez meses «o les derivan a los llamados «hoteles de transito» para dormir a la noche, sin permanecer en el día. Así mismo, relatan que el subsidio es por única vez «y todo ello pasando por las humillaciones comprobatorias de su estado crítico familiar. Luego de ello pudieran ser, encima, desalojados…

JS: El Gobierno de la Ciudad con el presupuesto que envió a la Legislatura abandonó toda posibilidad de avanzar en programas participativos como el de Cooperativas de Vivienda, disminuyendo en términos reales el monto de los créditos, y no existen programas que abarquen las necesidades profundas de los sectores de bajos ingresos.

El subsidio es absolutamente ineficaz y en perspectiva humillante; solo sirve para salir de la coyuntura. El Estado debe formular políticas públicas integrales de mayor alcance y eso puede realizarse si existe voluntad política para dirigir la mirada hacia los sectores más vulnerables&nbsp y con menores posibilidades individuales.

El problema no son ni las casas tomadas ni las villas ni los inquilinatos; el problema no son los pobres sino la pobreza. No se trata de construir «casas» sino ciudadanos con los mismos derechos sociales. Es un problema de justicia no judicial.

&nbsp &nbsp “La máxima responsabilidad recae sobre Macri.- Basta Ya -”

Por Matilde Sosa (*) enEntrevista a Lito Borrello máximo referente del Comedor Los Pibes de La Boca.

Lito Borello dirigente social, máximo referente del Comedor Los Pibes de La Boca ,otrora coordinador de Políticas Territoriales Urbanas hasta que presentaba su dimisión al cargo en el Gobierno de la Ciudad no solo por no estar de acuerdo con la alianza que el jefe de Gobiernode entonces( Jorge Telerman )encabezaba , sino por estar en las antípodas ideológicas» con ese sector político.

Mantiene a ojos vistas, dicha intransigencia, que actualiza ante la gravedad de los hechosal considerar ante los trágicos sucesos que, la máxima responsabilidad recae sobre el Jefe de Gobierno porteño actual. De quien dice: “Hasta su nombre (Mauricio Macri) es con «M: de Mas Muerte». La política de Macri es esa. Ya es Basta! Borello, se impone una pausa para continuar el pensamiento , ya que, como se sabe,el siniestro que arrojara el luctuoso saldo acaece justo,en el edificio lindero de la casa de su organización- Son sus vecinos directos –

¿Avanzamos?

LB: «Avanzar en el sentido de la organizaciónes ponerle freno a aquello que dice «no hay política » porque la hay .La política que aplica el gobierno de la ciudad es esta la de Mas Muerte,

«Anoche casi a 24 horas de sucedida la tragedia , tuvo que , la gente del Comedor Los Pibespresionar a la unidad móvilque tenia que retirar de de nuestro comedor a los últimos vecinos damnificados que todavía estaban alojados solidariamente en nuestra sede , para ser trasladados al Hotel de Emergencia Habitacional , y no querían llevarlos a todos, por que decían aun no tenían un lugar para ubicarlos» «.Cuando finalmente los llevan por presión de nuestra gente lo hacen con las humildes ropitas que juntamos , y buena gente donaba solidariamente, no fue capaz si quiera de poner una ropa, a esa gente que perdió todo» «Entonces basta ¡Basta de su política, porque además, hay que decirlo, el jefe de Gobierno tiene claridad política, la tiene, para excluirnos , para desalojarnos.»¿Ve? No se puede decir que no tiene política, porque la tiene Es su política tan clara como su paladar negro”

LB:”Macri es Expresión pura y genuina de la nueva derecha”.

MS: ¿Que hace falta entonces Borello?

LB: «Desde lo interno», hace falta profundizar las organizaciones , en este caso especifico profundizar el avance cualitativo que diera la organización con la COVILPI (Cooperativa de Vivienda del Comedor Los Pibes ) que es la primera Cooperativa de Vivienda por Autogestión y Ayuda Mutua dirigida técnicamente el arquitecto y Decano de la FADU-UBA Jaime Sarín, Hoy, se encuentra en plena construcción de las viviendas dignas , que serán para treinta y tres familias de la organización que hablando de las políticas del gobiernos de la ciudad , es una de las pocas cooperativas que lograron resistir los recortes del Macrismo,y han podido continuar la construcción a pesar de ello » .

El Comedor Los Pibes además, integra la Coordinación Latinoamericana de Movimientos Territoriales Urbanos-Capítulo Argentina (CLMTU), recibiendo y articulando permanentemente con otras organizaciones populares de América Latina dando y recibiendo aportes a las problemáticas habitacionales «comunes «luego de los estragos del neo liberalismo

“Gestos de grandeza y actitud patriótica”

LB : …Pero fundamentalmente, si me preguntas que hace falta te diría que gestos de grandeza, Desde lo Macro, en el campo político, en el campo popular, hacen falta gestos de grandeza para reconquistar espacios perdidos y poner en sintonía hacia toda la región. Tanto en el avance como en el retroceso, dice Borello,este nuevo momento se da en toda la región,

MS :¿Borello, porque hay gente que, como la de este trágico suceso, no integra su organización o ninguna otra?

Estamos recomponiendo el mas profundo deterioro como saldo de los años 90 aca,con el menemismo, falta organización y ahí vamos, el deterioro es profundo, ha tallado hasta en los valores, imponiendo primero el miedo y ante ello , el salvarse solo, y no es asi cuanto mas juntos estemos mas soportamos entre todos la agresión feroz de esas políticas. Hoy es un caso y ejemplo suficiente.

Por eso hacen falta gestos de grandeza ante un Macri manifestando su admiración por el Gobierno de Álvaro Uribe Vélez, poniéndolo como el ejemplo a seguir.

Gestos de Grandeza , quienes buscamos una sociedad más justa y solidaria, participamos en cuanta iniciativa barrial y local promueva el desarrollo del sur postergado de nuestra ciudad de Buenos Aires y busque incluir a todos los que las políticas neoliberales de la década del 90 tiraron por la borda por eso para nosotros «dijo » aun lo penoso del momento lo doloroso de ver que esos padres entierren de un día al otro seis hijos de golpe » nada nos resulta ajeno ni novedoso , como dijo Che «ningún dolor me es ajeno

Acabemos! es hora ya!

MS ¿ En dado caso, alcanzan los gestos de grandeza ?

LB : “No solo , además hace falta una actitud patriótica.

La cosa , no es que puedo discordar con Macri y solamente eso ,y luego sigo con lo demás sino que hacerlo será en conjunto a un todo para salvar un proyecto de nación Ya que el proyecto de Macri ,se coloca en las antípodas de lo nacional, cuanto mas de lo popular

Todo proyecto de Nación no es una actitud meramente local, aunque la incluya.

MS : ¿Borello Usted esta llamando a enfrentar a Macri?

LB: Seguimos convocando a unirnos y organizarnos, La mejor manera es juntos y organizados,- el llamado no es para integrar nuestra organización, quien quieran hacerlo bienvenidos, sino que convocamos a organizarnos patrióticamente, con gestos patrióticos

.No hay tiempo para tibios.

Ante tanto paladar negro, ya negro es el humo y el luto por tanta muerte como proyecto. no hay espacio para tibios. A los tibios «los vomito de mi boca.

(*)Periodista Argentina.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS