Carta de una guerrillera al niño Jesús

5

Querido niño Jesús de Palestina:

Por estos días de Navidad mucha gente festeja y se prepara para el nacimiento de Jesucristo, se reza, se escuchan sendos discursos por parte de la Iglesia y de los gobernantes sobre la palabra divina, la justicia, la paz, el amor.

Por estos días yo pienso en Palestina, tierra de Jesucristo, de María y José y escogí un niño llamado Jesús para escribirle. Enviarle desde las montañas de Colombia un mensaje de solidaridad, un mensaje de aliento, un mensaje de lucha.

Niño Jesús,  sé que estas deberían ser cosas que se dicen entre adultos, el lenguaje que quisiera para ti, sería el lenguaje de la imaginación, de lo extraordinario, de la música, de la poesía, de los sentimientos. Pero tu realidad, la de Palestina y la mía la de Colombia, han hecho de ti un adulto y de mi una guerrillera.

Sin embargo pienso en tus manitas, encerradas en un pequeño puño, en tu cuerpo pegado al de tu abuela, probablemente tus padres han muerto en algún bombardeo Israelí o están presos o desterrados. Imagino tus ojos cerrados fuertemente por el terror de un nuevo ataque, nunca nadie se acostumbra al estruendo de la muerte, así se haya nacido en medio de la guerra.

Jesús querido, es probable que no sepas leer, ni escribir pero seguro sabes que las tierras de los tuyos fueron robadas por Israel, que se tomaron sus casas, pueblos, ciudades, campos y huertos. Los expulsaron con violencia y los tiraron al desierto,los rodearon con alambres de púas. Los obligan a aguantar hambre, no permiten la ayuda humanitaria que millones solidarios reúnen para tu pueblo.

Mi niño: cuántos muertos habrás visto? Cuánto dolor te ha rodeado?No te han dado la oportunidad de jugar, de hacer deporte, montar un caballo, nadar en un lago, comer un helado, hartarte de chocolate, ver películas, dormirte en los brazos de tu madre, caerte de un árbol, montar bicicleta, pintar una mariposa, tener un gato, un perro, un pájaro, contar estrellas, de soñar con tus  amigos porque ellos y tú ya son terroristas por decisión de la política exterior de los EE.UU y de los intereses fascistas de Israel.

Mi Jesús, imagino que tendrás la piel y los ojos de cualquier niño colombiano desplazado, torturado, violado o desaparecido. Aquí las cosas no están mejor, como dice Eduardo Galeano un intelectual con mayúscula: “Mientras los niños ricos juegan a la guerra con balas de rayos láser, ya las balas de plomo acribillan a los niños de la calle”. Es la realidad de los países pobres, de los países en guerra como Palestina y Colombia.

Pequeño Jesús de Palestina, descendiente directo del Jesús que alaban por estos días pero que por festejarlo y adorarlo han olvidado que tú, real y verdadero,hoy necesitas que el mundo entero se una para salvarte. Las FARC luchamos con tenacidad, unos con verdadero heroísmo; eso tiene que contribuir a construir un mundo mejor, un mundo sin agresiones imperialistas a nuestros pueblos. Un nuevo mundo para los niños palestinos, colombianos, afganos y guatemaltecos, haitianos, libios, sirios, hondureños, japoneses, norteamericanos, españoles, para los de todas las naciones.

Cierro los ojos con fuerza para mandarte un rayito de luz, que te abrigue y te proteja, que te alimente, te haga grande y fuerte, inteligente y valiente luchador Jesús de Palestina.

www.lascombatientesdecano.wordpress.com