Carta Abierta al Señor Ronald Godard

La Habana, 31 de octubre de 2008
AÑO 50 DE LA REVOLUCIÓN

Sr. Ronald Godard
Embajador
Gobierno Estados Unidos de América
Naciones Unidas

Respetado señor:

La Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) condenó el pasado 29 de octubre por abrumadora mayoría al bloqueo económico que mantiene Estados Unidos de América contra Cuba desde hace 45 años, y por decimosexta ocasión lo instó a poner fin a esa esquizofrénica medida. Una votación histórica de 185 a favor de de la Resolución cubana y solamente 3 en contra, pero que tres.

Sentí gran indignación cuando lo escuché —en función de Senior Advisor—oponiéndose a la Resolución de Cuba. Luego, cuando detenidamente leí su intervención y la comparé con la declaración que usted mismo presentó, con similar objetivo, el 8 de noviembre de 2006 no me quedó otra alternativa que sentir estupefacción: ¡Qué falta de creatividad! ¡Cuántas mentiras! ¿Dónde están los argumentos y las razones? En fin, que una vez más hay que preguntarse: ¿Por qué un país tan poderoso tiene que acudir a la mentira? ¿Por qué un país tan poderoso le teme a las verdades?

También, no lo niego, sentí lástima por Ud. ¿Cómo es posible que una persona con su nivel de preparación, sus Premios de Honor Superior y su experiencia pueda, conscientemente, creer en lo que está diciendo? Usted, si la memoria no falla, fue un participante u observador, el 8 de noviembre de 2005, en Asamblea General de la ONU, cuando Cuba reiteraba la solicitud de que su país pusiera fin al genocida bloqueo. Era el decimocuarto año consecutivo. Entonces, la Asamblea General de la ONU, con un registro de 182 a 4 votos, pidió a los Estados Unidos de América poner fin a sus cuatro decenios de bloqueo.

Preparando esta carta leí que: “John Bolton, flamante representante del presidente George W. Bush en Naciones Unidas, resolvió el problema simplemente no asistiendo a la votación del martes. Antes de esta, el embajador adjunto de Estados Unidos ante ese organismo internacional, Ronald Godard, ‘exhortó’ a los países representados a que rechazaran la medida contra el bloqueo porque este, según él, es un ‘asunto bilateral’». Parece que usted es “el elegido” para estas desagradables misiones.

Luego vendría la 50ª sesión plenaria de la Asamblea General, el 8 de noviembre de 2006, con resultados apabullantes: a favor de Cuba 183 países y en contra solamente 4, por supuesto, incluyendo siempre a Estados Unidos. Un año después la historia se repite, usted vuelve a ripostar a la delegación cubana, y al final 184 países dieron su voto a favor del cese del genocida bloqueo, mientras solo cuatro se pronunciaron en contra y uno se abstuvo.

Ya estos momentos en la Asamblea General de Naciones Unidas se ha convertido en una cruz pesada para sus espaldas y para su conciencia. Cuba convence con razones y verdades, y su país amenaza con mentiras y agresiones. Es que acaso tantos gobiernos estén equivocados, y solamente Estados Unidos, Israel y Palau tienen la razón. No le huele algo mal.

Año por año la delegación cubana deja sin argumentos concretos a los voceros de Estados Unidos cuando intentan explicar porque ignoran el criterio casi unánime de los países del mundo, y siguen no solo aplicando sino también fortaleciendo la acción de casi cinco décadas contra Cuba.

Cuando usted llega a su casa qué usted comenta con su familia, sus hijos, sus nietos. Cuándo ellos le preguntan: “Papá, abuelo no entiendo por qué después que tú haces las declaraciones todos los países votan contra ellas y no le hacen caso a tus palabras.”

Bueno, comience a prepararse para el próximo año. Dispone de bastante tiempo para tratar de argumentar sus falaces invenciones.

Atentamente,

José (Pepe) Chávez
Un cubano

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS